Emprendedores

Emprendedores-427

Emprendedores-427
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Juan Sánchez Navarro y Peón

Juan Sánchez Navarro y Peón

Este emprendedor de larga trayectoria nos revela los secretos de suéxito

Por Roberto Calleja

A sus 85 años , Juan Sánchez Navarro y Peóncontinúa trabajando como hace 55 años: llega a su oficina a las7:30 empunto de la mañana y no se va sino hasta las 8:00 de la noche.&flashquotMe gusta&flashquot, dice, y atribuye su buena salud al ejercicio de la vidaempresarial, lo que lo alienta para seguir interesándose por todas lascosas.

&flashquotRecíprocamente influye la experiencia, la tradición y elejercicio diario del poder dentro de una empresa&flashquot, dice el vicepresidente deGrupo Modelo, una de las empresas más importantes de México,considerado por muchos, el &flashquotideólogo&flashquot de la cúpula empresarialmexicana, calificativo que, por cierto, no es exactamente lo que lo define deuna manera amplia. En cambio Sánchez Navarro, dice &flashquotyo soy unemprendedor; un empresario con una visión más amplia que la delpropio negocio, que es estar integrado a la sociedad en una forma social,cultural y aun política activa&flashquot.

&flashquotEl que me digan ideólogo no me gusta, pero ya me pusieron ese marbete yahí voy, corriendo con fortuna y sin fortuna, por los campos de Montiel,como diría Don Quijote&flashquot, dice.

Don Juan Sánchez Navarro habla con Entreprenur sobre losobstáculos que tuvo que sortear para ingresar en el difícil mundoempresarial mexicano, pues con dos doctorados, uno en filosofía y otroen derecho, la cosa no fue tan fácil como parecía.

&flashquotEl hecho de que yo fuera un profesor de universidad que haya tenidotítulos universitarios, no gustaba en el mundo empresarial: Este no,este es un intelectual, este es un profesor. Así me veían, perono es inconciliable el tener una cultura básicamente de tipojurídico - filosófico con la posibilidad de emprender; es decir,de crear o participar en la vida de una empresa, con el riesgo que elloimplica&flashquot.

En medio de todo este ajetreo laboral, Sánchez Navarro tiene tiempo parahacer llamadas de amistades que le piden su colaboración . Desde suoficina, ubicada en el piso 19 del edificio Parque Reforma, tiene unavisión completa de la ciudad de México y, precisamente, desdeallí habla sobre la visión empresarial.

&flashquotLa empresa es el núcleo esencial del desarrollo económico. Detodas las fuerzas que coinciden en la formación del mundoeconómico la sobresaliente, la básica, es la empresa y,consecuentemente, el emprendedor, que es la clave de que la empresa tenga suesencia&flashquot.

Gracias a los múltiples viajes que ha realizado por todo el mundo,Sánchez Navarro tiene plenamente identificada la diferencia delemprendedor, del empresario mexicano con respecto a sus similares del resto delmundo, y dice que la esencia de esa diferencia radica en el interés quetiene el mexicano por preservar y dar a conocer su cultura, ir másallá de lo que el dinero deja ver:

&flashquotEl ejemplo que tenemos está en los cerveceros justamente. Bailleres,por ejemplo, el padre de Beto Bailleres, fundó el ITAM; Eugenio GarzaSada, de Cervecería Cuauthémoc, fundó el InstitutoTecnológico de Estudios Superiores de Monterrey; Don Pablo DiezFernández (fundador de la Cervecería Modelo) creó muchasempresas de tipo más bien de beneficencia social, pero participóen la fundación de que el empresario mexicano tiene un interésadicional, si se quiere ver así, a favor de la cultura&flashquot.

Con una vasta colección de enciclopedias y libros de varios temas que seencuentran en un librero que se tiene en su oficina, casi todos sobreMéxico, Sánchez Navarro vierte su definición deMéxico.

&flashquotPrimero es mi patria, eso es lo más importante. Segundo, es una de lasgrandes naciones de la historia en América, quizá, salvo por eldesarrollo económico formidable que ha tenido con Estados Unidos, perosalvo eso, México es la joya de América, la Nueva España,y es la expresión de la cultura europea en un mundo nuevo&flashquot.

El emprendedor forma parte de la sociedad que lo ve crecer como empresario, porello la importancia de nunca olvidarse de ella, de que fue la sociedad quien ledio la oportunidad de crecer y así lo externa uno de los másgrandes empresarios que tiene México cuando señala que el dinerosí es el satisfactor principal de todo empresario. &flashquotDecir que nosería un error, va uno tras del bien económico. La riquezamaterial, pero sería un error terrible de ese señor que vadetrás de ese bien quedarse limitado a un bien material como es eldinero. Debe cambiar su horizonte, ver a la sociedad como parte integrante desu propia empresa y participar en la vida de la colectividad en alguna forma,dando un servicio a la misma gente&flashquot, señala Sánchez Navarro.

Este hombre vale mucho más que un millón de dólares, portodo sus conocimientos, por su experiencia, por sus vivencias, pero sin dudamuchos de ustedes se preguntan ¿cómo logró JuanSánchez Navarro obtener su primer millón de dólares?&flashquotTrabajando. Tan sencillo como eso, trabajando&flashquot. Y vaya que trabajó,pues comenzó como chícharo, buscando lugares para pegarpublicidad de la Cervecería Cuauhtémoc, &flashquotcon todo y misdoctorados. Posteriormente fui ascendiendo hasta convertirme en jefe depublicidad de la empresa que representaba la cervecería&flashquot.

Tiempo después fue llamado por Don Pablo Diez para hacerse cargo de lagerencia en la cervecería Modelo, donde &flashquotnos vendió a un grupomuy reducido de empleados que ya teníamos una posición clave,entre ellos a mí, unas acciones que fueron subiendo y, desde luego, elprimer millón de dólares lo hice al calor de mi actividadempresarial&flashquot.

Su carácter de líder queda plasmado desde el momento en que fuepresidente de la sociedad de alumnos de sus dos carreras: filosofía yderecho y líder estudiantil en 1933. Ya se perfilaba como uno de losgrandes de nuestro país.

&flashquotEl empresario emprende. La raíz del verbo es la misma, una cosa dediferencias total no hay. No hay ningún empresario, que no haya sidoemprendedor. Y un emprendedor con éxito es un buen empresario. Hay unasimbiosis&flashquot, dice Sánchez Navarro respecto a las posibles diferenciasentre emprendedor y empresario.

Como todo en esta vida, todo lo que empieza tiene que acabar, y en este mundoempresarial esta regla también se cumple, pero Juan SánchezNavarro sé rehusa a aceptarla tajantemente. &flashquotLas tesis americanas dicenque los empresarios, para mantenerse con éxito, deben de tener unlímite de edad, que generalmente son los 65 años, yo pienso deotra manera: yo creo que si uno esta en condiciones de claridad mental y desalud física, el emprendedor tiene larga carrera todavía en elmundo empresarial. Sin embargo, las dos tesis son válidas: larenovación al estilo americano hace que el cuerpo social de la empresareciba un influjo nuevo, sangre nueva, y eso puede estar bien&flashquot.