Emprendedores

Emprendedores-467

Emprendedores-467
Crédito: Depositphotos.com

¿Emprender o Aprender?

¿Emprender o Aprender?

El emprendedor: entre cambios y retos constantes.

Por Serafin Tijerina Limón

Cuando pensamos en un emprendedor, es común hacernos la siguientepregunta: el emprendedor ¿nace o se hace?

Ambas cosas, de alguna forma, son ciertas. ¿Quién no ha conocido aun niño que se pone a vender, frente a su caso, golosinas, refrescos ojuguetes y, al paso de los años, lo encontramos formando empresasexitosas? También conocemos gente dedicada a los estudios, al deporte oal baile que, ya de adulto, decide emprender su propio negocio.

Hay personas que, desde muy pequeñas, y de forma natural, emprenden,pero también hay quien, por experiencias ganadas, también lohace.

Trabajando como consultor de empresas, ha descubierto algunos aspectosinteresantes del proceso que conlleva al ser emprendedor.

Exposición: el sentirse expuesto a las necesidades de losclientes en la chispa detonadora.

Riesgo: se continúa con el deseo de ponerse a prueba, un sentidode riesgo para saber si se puede ofrecer algo que satisfaga al cliente.

Satisfacción: estar comprometido con los resultados yalcanzarlos; así, se obtiene el sentido de satisfacción quecompleta el proceso.

Cuando vemos que esta ciclo se repite constantemente, estemos frente a unverdadero emprendedor.

1. Exposición. Para el emprendedor -o la empresa naciente- la exposición es natural. El emprendedor ve, a través deventanas, a los clientes, proveedores, competencia, personal del gobierno,sindicatos, etc. En la gran empresa, en cambio, hay que aprender a exponerse.Son muchas las paredes y obstáculos que impiden tener contacto directocon el exterior, teniendo que promover, desde dentro, que cada persona se veacomo parte de una cadena múltiple de relaciones cliente- proveedor ytenga que averiguar cómo satisfacerlo o aprovecharlos, partiendo de lasnecesidades y capacidades de ellos, en lugar de las demandas de su propiatarea, tecnología u objetivos departamentales que regularmente seimponen.

2. Riesgo. El emprendedor arriesga su capital, esfuerzo y tiempo,lo que provoca una tensión natural que, a su vez, lo estimula a ofreceralgo que satisfaga a los clientes y, al mismo tiempo, tener ganancias que lepermitan seguir delante. En la gran empresa, por su parte, hay que aprender aarriesgarse; sueldos y salarios se pagan religiosamente, por lo que hay quecrear un ambiente estimulante para el empleado, ejecutivo o gerente, que loshaga sentir obligado a satisfacer a otros: sus clientes internos y externos, enlugar de dedicarse sólo por hacer bien su trabajo.

3. Satisfacción. Como una opción más, en laempresa naciente la orientación a la satisfacción es natural,pues si el cliente no compra los productos o servicios, el emprendedorperecerá. En la gran empresa, hay que aprender a ir por los resultadosterminales, puesto que cada persona se preocupa por los propios; los de laempresa resultan muy alejados, por lo que es importante orientar y apoyar alpersonal para que contribuya, para que aporte resultados terminales de laempresa o institución, haciendo que cada uno se sienta dueño delproceso a través del cual se consigue que, entre todos, logren elresultado final que permite salir adelante en un mundo tan competido.

El emprendedor es capaz de enfrentar eficazmente los desafíos quepresenta el cambio constante, así como satisfacer a los clientes porsobre lo que la competencia ofrece, y promover un enriquecimiento del que todosganan. Un emprendedor tiene un sentido de compromiso y responsabilidad social yel cambio es parte de su naturaleza; busca adelantarse al tiempo y tieneinterés en agregarle valor a lo ya existente, mejorar e innovarcontinuamente. No sólo tiene ideas brillantes, sino que requiereponerlas en práctica; no sólo las señala, sino que secompromete con ellas. Se puede ser emprendedor en cualquier nivel de unaorganización: operario, cuando se desarrollan herramientas que facilitanel trabajo o reducen las operaciones; gerencia cuando se promueve un estado deorden que reduce fallas e incrementa altos estándares dedesempeño, de empleado, cuando éste se propone reducir el manejode papelería para incrementar su nivel de servicio; o, a nivel dedirección, para encauzar voluntades y coordinar esfuerzos en pos de unameta clara.