De medio tiempo

De medio tiempo-473

De medio tiempo-473
Crédito: Depositphotos.com

Made in México. Los Primeros Cortes. Rompiendo Patrones. El Siguiente Paso. Cortes que Crecen. . . Contacto

Made in México.

Con un concepto de &flashquotmoda masiva&flashquot, Sarah Bustani descubre un nicho demercado.

Por Vivian Cohen Borenstein

El negocio de la moda siempre se asocia a nombres de grandes diseñadoresy a prendas excesivamente caras y diseñadas para un pequeñosegmento de la población y no cabe duda que es un buen negocio.

Sin embargo, la diseñadora mexicana, Sarah Bustani, de 32 años,descubrió un interesante y - antes inexplorado - nicho de mercado: adiferencia de la mayoría de diseñadores de moda, Bustani siemprequiso vender &flashquotpor volumen&flashquot y atacar un sector más amplio del mercado: laclase media.

&flashquotTodos los diseñadores queremos ser famosos, pero yo prefiero venderdiez mil prendas en un mes, que diez vestidos exclusivos en el mismo tiempo&flashquot,dice Bustani, quien a cuatro años de haber creado su empresa, ya exhibesus prendas en las tiendas más exclusivas del país, incluso allado de diseños importados, pero a un precio mucho más accesibleque el resto.

Los Primeros Cortes.

Bustani se inició en el mundo de la moda cursando la licenciatura endiseño de modas en el Instituto Janette Klein Design School, en laciudad de México, y una especialidad en patrones y línea deproducción industrial en Nueva York. A su regreso se encargó, decoordinar y producir prendas para la marca Metrópoli de las tiendasSuburbia. Más adelante, comenzó a diseñar uniformes paraempresas como Cablevisión y Bacardi, así como vestuario parateatro y televisión; un mercado, también antes no explotado.

Poco tiempo después, enviudó y se quedó con unpequeño taller de diseño y costura. Aprovechando su experienciaen producción en serie y su conocimiento de la moda juvenil,decidió lanzarse como diseñadora independiente bajo la marca quelleva su nombre.

No fue exactamente un momento fácil: la entrada en vigor del Tratado deLibre Comercio (TLC) había intensificado la competencia y la entrada deprendas de vestir de Estados Unidos, e incluso de Asia.

Sin embargo, fue esa misma situación la que propició que susdiseños fabricados con 90 por ciento de tela nacional y el cien porciento de mano de obra mexicana, llamaran la atención entre lapoblación mexicana. Presentó su primera colección aprincipios de 1995, y el éxito fue tal, que Bustani se dio cuenta que yano había marcha atrás. &flashquotNo podía ser un negocio MMC(Mientras Me Caso o Mientras Me Compro un Coche); ya había gente quedependía de mí y la empresa requería mucho cuidado&flashquot,cuenta.

&flashquotEl primer paso fue conseguir las instalaciones adecuadas. Para nosotros eramuy importante contar con la infraestructura necesaria, no sólo en elmomento, sino pensando en el triple de lo que hacíamos entonces&flashquot,dice.

Durante el primer año, para su misma sorpresa, las ventas alcanzaron elmedio millón de pesos. Era tiempo de invertir en publicidad. &flashquotTodas lasutilidades se invirtieron en la publicidad; incluso los desfiles eran planeadoscon fines publicitarios - y no para clientes exclusivos - porque darnos aconocer era nuestra meta principal&flashquot, dice Bustani.

La estrategia dio excelentes resultados: para finales de su segundo añode operación, Bustani había vendido $ 4 millones.

Rompiendo Patrones.

La prensa especializada ha llamado a 1997 como &flashquotel año de SarahBustani&flashquot. Además de contar con más de $ 10 millones de pesos enventas y un margen de utilidad de un 25 por ciento, esta emprendedoraconcretó la tercera etapa de su crecimiento cuando, además dereafirmar su presencia en tiendas departamentales como Liverpool, El Palacio deHierro y JC Penney, abrió su primera boutique propia en el exclusivoCentro Comercial Santa Fe de la ciudad de México.

&flashquotLo más importante en el diseño de modas es que definas tu estiloy tu nicho de mercado. . . y defenderlos a muerte&flashquot, explica Bustani.

Y para lograr este nicho y este estilo, las telas fueron parte integral.&flashquotAunque muchos aseguran lo contrario, en México hay muy buenas telas,claro, cuando se consigue que se queden acá y no se exporten todas&flashquot,dice Bustani. Pero fue quizás la innovación en texturas lo que lepermitió distinguirse de sus competidores.

Hoy en día, apoyada por la multinacional de pigmentos DuPont, Bustaniexperimenta con nuevas combinaciones de fibras, como el elastano.

El Siguiente Paso.

La meta de Bustani es contar con dos líneas propias de ropa: una, deropa exclusiva, dirigida a un pequeño mercado y en donde pueda utilizartelas y diseños más sofisticados, y otra más accesible deprendas bien diseñadas, bien cortadas, pero dirigidas a un mercadomás amplio y con precios más accesibles.

Sin embargo en el corto plazo las metas no son menos ambiciosas. Antes deconcluir el presente año espera abrir su segunda boutique enMéxico (Centro Comercial Perisur) y la primera fuera del país (enMiami). Aunque ya vende en algunas tiendas de América Latina y deEuropa, Bustani se prepara para su sólido lanzamiento internacional. Suplataforma de lanzamiento: Estados Unidos. Para ello, planea pasar la segundamitad de este año en ese país, donde establecerá unaoficina permanente y peleará su entrada al mercado del vecino del norte,el cual, admite, le da miedo.

&flashquotHay mucha desconfianza (hacia los diseñadores mexicanos) porque se lesconsidera de baja calidad. Además, la informalidad en tiempos de entregay financiamiento con que se han comportado muchos fabricantes mexicanos en elpasado cerró puertas. Por eso quiero prepararme antes, contar con laspersonas adecuadas y un buen nombre&flashquot, admite Bustani.

La crítica ha sido ambivalente hacia Sarah Bustani. Muchosseñalan su sentido de &flashquotproducción masiva&flashquot frente a la eleganciade producir diseños exclusivos y de alto precio. Otros ven en desacuerdoque, paralelamente a su marca, Sarah Bustani diseñe para artistas comoThalía, Lucero o Garibaldi. Sin embargo, ella considera que lapolémica sólo le da más publicidad y su empresa siguecreciendo a pasos agigantados.

Cortes que Crecen. . .

Año Ventas

(pesos mexicanos)

1995 $ 0.5 millones

1996 $ 4 millones

1997 $10 millones

1998 $ 20 millones *

*Estimado.

Contacto

Sarah Bustani / Estudio de Diseño, S.A. de C.V., Bolívar231 2º. Piso, Col. Obrera 06000, México, D.F., Tels./ Fax MEX:(525) 578- 9848, 578- 3372.