Hide this Looking for English Content? Click here

De medio tiempo-503

De medio tiempo-503
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Un Sueño de Calidad. Contacto

Un Sueño de Calidad.

La tenacidad llevó a esta emprendedora al éxito entresábanas.

Por Gabriela Rodríguez

Cada vez que vamos a dormir, levantamos las sábanas de la cama y nosintroducimos en ella con la esperanza de encontrar el sueño que reparela fatiga cotidiana. Iniciamos, así, un ritual que llevan a cabomillones de personas en todo el mundo.

Para Bertha Alicia Mariscal, una entrepreneur mexicana, meterse entresábanas finas y suaves es una imagen de la infancia que se fijóen su mente gracias a las sábanas de seda de su abuela. Y pensando enesta imagen inició, hace cinco años, un exitoso negocio.

Todo inició cuando Mariscal esperaba el nacimiento de su primera hija ydecidió hacer un juego de sábanas y accesorios para vestir elmoisés de su bebé; encontró las mejores telas, algodones,hilos y adornos creando prendas tan exquisitas que muchos familiares y amigosquisieron tener algo similar.

Diseñó seis modelos más, cuidando siempre la calidad ycomenzó a imponerse retos; visitó un hospital infantil y algunasboutiques con sus muestras y, para su sorpresa, comenzó a levantarpedidos. Comprendió, entonces, que aunque abundaban estos tipos deproductos en el mercado, pocos se habían enfocado específicamenteen la calidad.

Blancos Mutti nació con una inversión inicial de aproximadamenteUS$7,000, con lo que Mariscal contrató a dos bordadoras (los bordadosson hechos a mano), compró telas y surtió los primeros pedidos,al tiempo que continuó visitando tiendas y boutiques.

Mariscal, diseñadora gráfica por la Universidad Iberoamericana,cuenta que, para impulsar su negocio, fue sumamente importante escuchar a losconsumidores; atender las necesidades de las madres, qué quieren,qué están buscando, qué tipo de materiales,diseños, colores, texturas, etc.; abrir sus diseños a lasnecesidades de sus clientes potenciales y, por supuesto, aportar creatividad entodo. Fue esa actitud, dice, la que fue abriendo mercados.

El siguiente paso fue llevar sus muestras a las tiendas departamentales, yasí fue como El Palacio de Hierro le abrió sus puertasinmediatamente y, durante algún tiempo mostró sus productos enanaqueles de la cadena.

Tras el éxito de su producto, Mariscal decidió abrir una tiendaen un centro comercial al poniente de la ciudad de México. A las dosbordadoras iniciales se sumaron cinco más; actualmente tiene un tallercon cuatro máquinas y dos vendedoras a comisión, además deun administrador y una secretaria. Con esta estructura, logra producir, enpromedio, unas 350 piezas al mes, entre sábanas, cobijas y coordinadospero, cada vez que lo requiere (en caso de que un pedido sea muy grande)recurre a la subcontratación de talleres que se encargan de lamaquila.

Así ocurrió con un reciente pedido de Price Club. En laspáginas de esta revista (Entrepreneur, agosto 1997, página 6),Mariscal conoció la oportunidad que ofrece la cadena para emprendedoresque buscan colocar un producto en el piso de dichas tiendas por un tiempo cortoy como muestra de cómo se desplazaría el producto. Eléxito fue tal que le aceptaron un pedido inicial de 300 piezas de cadaproducto y el pasado febrero se exhibió nuevamente en esta cadena detiendas, además de otras tres en la ciudad de México yQuerétaro.

El crecimiento inicial fue financiado el negocio. Ha ido con paso segurocubriendo cada etapa sin perder de vista el punto fundamental y lo quelanzó a su negocio: la calidad. Hace un año y medio, le pidierondesde Chicago 250 mil piezas, cifra que, en aquel momento estaba fuera delalcance de Blancos Mutti, pero como ha comprobado el crecimiento y eléxito del negocio, está decidida a internacionalizar suscreaciones. A través de sus clientes, ha entrado en contacto con elmundo de los muebles...

Alejandra Quiroz, dueño de Galerías la Finca, que tiene cincotiendas de muebles en diferentes puntos de la ciudad, es uno de sus clientesmás satisfechos y, en una forma de alianza, exhibe sus cunas y mueblesinfantiles con los diseños de Mariscal.

Aunque el negocio de Blancos Mutti se inició casi por casualidad, esosUS$7,000 de la inversión inicial se han convertido en un negocio quevale alrededor de medio millón de dólares (según Mariscal)y en este momento, ante la creciente demanda de grandes clientes como PriceClub y las posibilidades de exportaciones que se presentan, se estáviendo en la necesidad de transformar el negocio familiar en una sociedad;estudiando potenciales socios o qué tipo de socios podrían serconvenientes para su empresa. En el camino ha conocido textileros, muebleros,proveedores de todo tipo que podrían crear interesantes oportunidades decrecimiento a través de una alianza estratégica. Por lo pronto,esta emprendedora está trazando un plan de negocios de aquí a 20años, donde dice que lo más importante es mantener el &flashquotsecreto&flashquotoriginal de su éxito: la calidad de sus productos y el conocimientosobre dónde y a quién venderlo.

&flashquotQuiero pertenecer al grupo de mexicanos que está cambiandoMéxico; aunque sea con un granito de arena&flashquot, concluye Mariscal.

Contacto

Blancos Mutti, Av. Centenario 394 Loc. 1 P.B., Col. Merced Gómez01480, México, D.F., Tel. MEX (525) 593-1668, Tel./Fax MEX (525) 661-1221.

OK

This website uses cookies to allow us to see how our website and related online services are being used. By continuing to use this website, you consent to our cookie collection. More information about how we collect cookies is found here.