De medio tiempo

De medio tiempo-504

De medio tiempo-504
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Camarón que se Duerme... Contactos

Camarón que se Duerme...

Sembrando camarones para cosechar divisas.

Por Patricia Segura Barragán

La industria de la acuacultura está tomando un interesante auge ennuestro país y uno de los estados en donde se perfila más boyanteesta actividad es Veracruz.

Para conocer a fondo los pormenores de la acuacultura y, sobre todo, detectaroportunidades de negocio para el emprendedor, Entrepreneur seacercó a Corporación Veracruz/LYCOSA, una empresa que estámarcando la pauta de desarrollo de la acuacultura en ese estado y ofreciendointeresantes opciones de negocio a los pequeños productores.

Con una inversión de US$2 millones y una producción de 55toneladas de camarón al año, Corporación Veracruz/LYCONSAesperan duplicar para este año su producción... y sus ingresos.Su director general, Claudio Chávez Ramírez, habló sobreesta empresa, cuyo posicionamiento en el mercado ha sido impactante en menos decinco años de establecida.

Entrepreneur: ¿Cómo surge, en Veracruz, la industria dela acuacultura?

Claudio Chávez R.: En Veracruz surge porque tenemos un litoralamplísimo, desde Tamaulipas hasta Tabasco, con una superficie de dos mil800 hectáreas disponibles para la camaronicultura, lo que genera empleosy divisas. También tenemos la necesidad de proveer al medio ambiente dediversos productos pesqueros, ya que se han depredado mucho. Además, enla cuenca del Río Papaloapan, que es donde estamos ubicados, contamoscon mantos acuíferos que pueden dar un campo de producción demariscos y de peces en una gama muy amplia.

E: ¿Cuál es el antecedente de esta industria enVeracruz?

C.Ch.: Podría decirse que nosotros fuimos los pioneros; ha habidopequeños grupos que se han instalado. Sin embargo, algunos se han tenidoque desplazar poco a poco, debido a la inversión que se requiere y a lafalta de tecnología que se tiene que aplicar.

En Veracruz existen, aproximadamente, nueve plantas productoras; no obstante,en términos generales, una industria como esta, con tecnologíasavanzadas, es la primera que hay en el estado y, tal vez, en toda laRepública.

E: ¿Cuál considera ha sido la clave del éxito ensu empresa?

C.Ch.: Básicamente la tecnología que empleamos. Esta hasido desarrollada en Japón por un mexicano, mi hijo, el doctor ClaudioChávez. Se trata de una tecnología desarrollada sobre basesgenéticas que se acabó de implementar aquí, ya quehabía que adaptarla al entorno del Golfo de México, pues losmedios climáticos que hay en Japón son absolutamente distintos delos nuestros. Tuvimos que adaptar los organismos naturales del Golfo a estanueva tecnología.

Normalmente, todos los acuacultores establecidos en el país han seguidopatrones de tecnologías que vienen del Ecuador, Panamá o EstadosUnidos; pero todos estos patrones de producción son de carácterextensivo, es decir, siembran la larva y esperan a engordarla unos meses(básicamente una engorda del producto). Nosotros nos dedicamos areproducir a base de biotecnología, un recurso novedosoa nivel mundial,que se experimenta en China, Israel, Hawai, Japón, el sur de EstadosUnidos y aquí, en Veracruz.

Con nuestra tecnología, generamos crustáceos poliploides, esdecir, organismos incapaces de reproducirse, mediante la manipulacióngenética. Producimos individuos con mayor número de cromosomas ycélulas de talla superior. Los organismos poliploides -a diferencia delos normales o diploides- no desarrollan sus órganos reproductivos y deesta forma, la energía la aprovechan sólo para el crecimiento yla acumulación de sustancias, lo que se refleja en una producciónmás grande, con mejores ejemplares en talla, color, sabor y textura. Laclave está en sembrar mayor cantidad por unidad de área, lo queaumenta la producción.

Normalmente, las granjas que están en Veracruz y el Pacíficosiembran sistemas extensivos sobre 12 unidades por metro cuadrado; hay otrasque llegan a sembrar entre 20 y 30. Nosotros sembramos 300 unidades por metrocuadrado. Ese es el know-how de nuestra tecnología. Nuestra planta buscaun proceso de desarrollo tecnológico para alcanzar la excelencia enproducción y calidad.

E: Pensar en la inversión en un negocio como este debe seraltísima... ¿qué oportunidades de inversión ofreceesta industria al pequeño y mediano productor?

C.Ch.: Efectivamente, la inversión es alta, porque lainvestigación y la adaptación de esta investigación sonprocesos muy costosos, pero hay empresas que sólo quieren sembrar yvender y, para ello, la única inversión que deben hacer es montarsu estanquería: adaptarse a los procesos tecnológicos que serequieren y nosotros les vendemos la postlarva y les brindamos asesoríaen sus plantas.

E: ¿Podríamos hablar de una especie de franquicia?

C.Ch.: El principio sí es el de una franquicia, aunque no estamosconstituidos como tal; les podemos vender la tecnología o instalar loscomplejos; podríamos también vender la postlarva o todo elpaquete completo... eso depende de la inversión que quieran hacer lospequeños productores.

E: ¿Es aquí donde se vuelve interesante para elemprendedor?

C.Ch.: Claro. Lo que aquí se requiere es que, quien invierta,tenga buenas tierras pegadas al mar; una buena toma de agua, un sistema defiltración y uno de bombeo; su estanquería (que puede ser deconcreto o rústica) la postlarva y ponerse a sembrar.

E: ¿De qué inversión estamos hablando?

C.Ch.: En un sistema industrial, la inversión sería deentre US$70,500 a $82,500 por hectárea, con una producción detres mil a siete mil kilos por hectárea por año y un mercado muyatractivo, tanto nacional, como de exportación. Nosotros exportamos el90 por ciento de nuestra producción y el diez por ciento restante sequeda en Veracruz. Realmente, quien invierta en camarón, puede tener laseguridad de que hará un buen negocio, ya que, mercado sobra, lo quefalta es producto.

E: ¿Cuánto tiempo se lleva el proceso, desde la siembrahasta la cosecha?

C.Ch.: De cuatro a cinco meses para obtener un producto deexportación, es decir una talla U30, que es una medida estándar,o sea 30 camarones por libra. Nuestro producto es totalmente controlado, dealtísima calidad, sin contaminantes y se puede decir que de primernivel, con mucha aceptación en Estados Unidos y Europa,principalmente.

Nosotros estamos colocando el kilo en $50 (cerca de US$6) en nuestra planta, loque representa un precio bastante atractivo para otros países.

E: Usted menciona que es un negocio atractivo, ¿de quéutilidad estamos hablando?

C.Ch.: Este es un negocio cuyo margen de utilidad puede ser de 40 ó 50por ciento y, en estos momentos, un negocio con esos márgenes es unexcelente negocio. Yo considero que, ni el ganado o la agricultura, son tanrentables como este negocio.

E: ¿En qué medida le afecta a esta industria lacontaminación del agua o el clima tan variable del Golfo?

C.Ch.: Nosotros manejamos sistemas de filtración y un alimentoespecial dosificado para que puedan comer. Además, el clima de Veracruzes ideal, porque aquí nunca hace frío. Para la producciónde camarón se requiere una temperatura de entre 26 y 34 grados,así que está perfecto. De hecho, los nortes nos ayudan, ya quenos bajan el valor de la aireación, pues aireamos los tanques consistemas de paletas y con los nortes se ahorran considerablemente los costos deenergía eléctrica.

E: Eso es el negocio del camarón... ¿qué ocurrecon el ostión?

C.Ch.: El del ostión es un problema más complejo, ya quela prohibición de su consumo por razones de higiene lo ha llevado a sermás serio.

Nosotros estamos viendo la posibilidad de instalar una depuradora deostión, con tecnología japonesa y española, pero a nivelexperimental para ver qué resultados se obtienen, porque es un productoque tiene mucho mercado.

E: ¿Qué otros aspectos de esta industria representan unaoportunidad para el pequeño empresario?

C.Ch.: Yo creo que muchos. Primero, en sembrar una o doshectáreas en carácter semi-intensivo, que es lo quehabíamos mencionado; pueden manejarse también líneas defrío, de empaque, de descabece, envasadoras de camarón, porque,parece increíble, pero sólo hay una envasadora en México(Excélsior) de ahí en fuera nadie envasa camarón. Estosson nichos y oportunidades de mercado que nadie ha cubierto hasta ahora y queestán en manos de una sola empresa. Existen oportunidades,también, al producir el alimento que se requiere: nosotros lo tenemosque traer de Guadalajara, porque por esta región no hay quien procesealimento para camarón, cuando el mercado podría extenderse haciael centro y sur del continente.

En Veracruz hay muchas cosas que se requieren y que, por no haber, se traen deotras partes. Hay una planta aquí que produce alimento para pollo, peroque no puede producir el nuestro, porque el granulado debe ser muypequeño. Y esta es sólo una de las posibilidades quebeneficiaría a empresas como la nuestra.

Veracruz es, además, una puerta hacia el extranjero y ofreceoportunidades a nivel regional e internacional.

Contactos

Corporación Veracruz/LYCOSA, tel. y fax MEX (5-29) 35-1545.