Emprendedores

Emprendedores-536

Emprendedores-536
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Una Mina de Oro De la Cátedra a la Tienda Contacto

Una Mina de Oro

La pasión por las piedras abrió paso a un excitante ylucrativo negocio.

Por Agueda Carbonell

Hay ocasiones en que el simple gusto por una actividad lleva al emprendedor adesarrollar un gran negocio. Así les ocurrió a Luis Haghenbeck,Raúl Rubinovich y Luis Iñiguez, tres entrepreneurs quedescubrieron en su pasión por las piedras preciosas y semipreciosas unnegocio que, en tan sólo cuatro años de existencia, ha dadoexcelentes resultados.

El de las piedras preciosas y semipreciosas es un negocio que, generalmente, esasociado a pequeños puestos improvisados por hippies en las calles depueblos y ciudades de todo el mundo, pero para estos tres jóvenes, lademanda y la oportunidad que ofrecía esta actividad de mercado losllevó a pensar en un negocio &flashquoten serio&flashquot.

De la Cátedra a la Tienda

Luis Haghenbeck, un joven de 28 años que trabaja como profesor demineralogía en la Universidad Nacional Autónoma de México,(UNAM) y asistente en el Instituto de Geología de la ciudad deMéxico, conoció a Iñiguez y Rubinovich, otrosjóvenes que, como él, compartían su gusto y pasiónpor todo tipo de piedras.

Los tres se iniciaron- como muchos otros- con un pequeño puesto en elParque San Jacinto, en el corazón del barrio de San Angel, frente alprestigiado Bazar del Sábado en la ciudad de México. Eso fue en1993 y, para misma sorpresa, el negocio creció de tal modo que a loscuatro meses, lograron instalar otro local en un bazar del sur de la ciudad.

Desde entonces, no han parado de crecer. Con las ganancias provenientes de suprimera incursión en este negocio, invirtieron cerca de US$3,000 paraabrir, en 1995, una tienda propia en la Colonia Roma, a la que denominaronMineralia. Ya a fines de 1996, las ventas habían crecido de tal modo queinstalaron una sucursal en el centro de Coyoacán.

¿El secreto? Además de ponerle al negocio toda la pasión ygusto por lo que hacen, estos jóvenes descubrieron las ventajas del&flashquotvalor agregado&flashquot; es decir, que no se quedaron en la simplecomercialización de piedras, sino que hoy, más del 40 por cientode sus ventas son piezas trabajadas por artesanos que subcontratan paraelaborar relojes, portavasos, portalibros, esferas, pirámides y otraspiezas de joyería. Todo esto, además de dedicar el cien porciento de su tiempo a la supervisión y seguimiento del negocio(actualmente, todos ellos pasan tiempo completo en las dos tiendas.)

Con ocho empleados y dos guardias de seguridad que laboran en dos tiendas, losdueños de Mineralia cuentan con una variedad de más de 500piedras, muchas de las cuales provienen de diversos estados de laRepública, además de importar otras desde Brasil, Zaire,Sudáfrica, Uruguay, y Argentina. Con un rango de precios que va desde $1hasta $5,000 pesos, estos emprendedores encontraron para su producto uninteresante nicho de mercado que abarca el esotérico, el ornamental y elde los coleccionistas, apartándose de la mera compra- venta de piedrasque muchas veces no pasan del puesto callejero.

Así sin mucho conocimiento del mercado, ni una investigación demercado previa, estos tres jóvenes han alcanzado el éxito en unnegocio que se inicio casi como un hobby. Pero, como dice el propio Haghenbeck,&flashquotpara que un negocio funcione, le tiene que gustar a uno lo que hace; tenerorganización, meterle mucha cabeza y mucho trabajo&flashquot. Es este el consejode un Entrepreneur que encontró en su pasión por las piedras unaverdadera mina empresarial y que podría ser el secreto de muchosjóvenes ansiosos por iniciar un negocio en un área queverdaderamente les apasione.

Contacto

Mineralia, Av. Oaxaca 131, Col. Roma 06700, México, D.F. Tel.Mex. (5) 533-1411, Fax (5) 208-9390.