Emprendedores

Emprendedores-700

Emprendedores-700
Crédito: Depositphotos.com

Edificando Exitos

Edificando Exitos

Una empresaria de la construcción nos revela su secreto deléxito en los negocios.

Por Luis Gómez Hernández

Después de años de trabajar como empleada en unacompañía privada, ganando un sueldo de $30,000 pesos al mes (US$3,000), la ingeniera mexicana Xóchitl Gálvez se puede ahorajactar de tener un negocio que factura medio millón de dólares alaño y emplea a unas 18 personas en un rubro nada fácil: laconsultoría en procesos de ingeniería para edificiosinteligentes. Todo esto en apenas cinco años, con 33 años de edady dos hijos.

Para conocer más de cerca el negocio de Gálvez, así comosus secretos para alcanzar el éxito, Entrepreneur hablócon esta joven emprendedora. Extractos de la entrevista.

Entrepreneur: ¿A qué se dedica específicamente suempresa?

Xóchitl Gálvez: High Tech Services, S.A. de C.V. tienetres funciones básicas: la primera es hacer un diagnóstico de unproyecto, lo que se logra en tres o cuatro meses promedio; la segunda es laselección tecnológica, es decir, determinar qué tipo detecnología vamos a emplear, para lo que hacemos concursos, evaluacionesy damos dictámenes técnicos y, la tercera, es lasupervisión técnica de la ejecución del proyecto.

E: ¿Qué le hizo entrar en un giro tan complicadoéste, que en México está dominado por empresasextranjeras?

X.G: Ha sido muy difícil. Este es un negocio en donde tienesmuchos enemigos; pero también muy fortificante. Vi que la oportunidadestaba latente, existía un mercado cautivo y, además, me estabatocando el cambio del país. Lo que me queda claro, es que la manera comose empieza a construir y a competir en México es diferente a como sehacía hace unos años.

E: ¿Cómo se mantiene al tanto en materiatecnológica?

X.G: Participando en eventos internacionales relacionados con mitrabajo; creo que es la única manera de estar al día en elterreno tecnológico. Participo en un promedio de diez congresosinternacionales al año. Esto, además de participar activamente enpabellones tecnológicos que se organizan en diferentes países delmundo como Francia, Japón y España. Me fascina ver los avances deotras naciones, pero también estoy muy satisfecha de ver que en variasocasiones el pabellón de México ha sido el mejor, lo quedemuestra que cuando los mexicanos nos proponemos hacer bien las cosas, lohacemos.

E: ¿Cómo considera los costos de renta y/oconstrucción de edificios inteligentes con tecnología de punta enMéxico, con respecto a otros países?

X.G: ¡Son altísimos! Una oficina en México te cuestalo mismo que en Nueva York. Al principio, pensé que esto se debíaa la avaricia de los dueños, pero después me di cuenta que no. Lacausa es el alto costo de la construcción en los insumos, materiales,mano de obra, pero sobre todo la importación de la tecnología ylos malos diseños estructurales . . . sin faltar muchas veces lacorrupción. Esto ocasiona que las empresas no puedan competir en elmercado internacional por los costos tan altos, lo que provoca una baja en suproductividad.

E: ¿Qué hace usted en este sentido?

X.G: Creo estar poniendo mi granito de arena al cotizar más bajoque los demás; con diseños adecuados, alta tecnología entelecomunicaciones, seguridad, etc., pero sobre todo con un alto grado decalidad. Todos los edificios que hemos diseñado están ocupados ala fecha y es que le significamos un ahorro importante a las empresas que noscontratan.

E: ¿Cuál es su secreto para haber logrado penetrar en elmercado mexicano con éxito?

X.G: Primero que nada, mi carrera profesional se había mantenidocon cierto prestigio, porque la gente me reconocía e identificabafácilmente. Luego constituí una empresa en la que integréa muchos ingenieros exitosos, aunque a la fecha todavía buscanmás a Xóchitl Gálvez que a High Tech Services. Esto me hapermitido contratar proyectos importantes, como el World Trade Center y elCentro Financiero Serfin, entre otros.

E: ¿Qué requiere una persona para convertirse enempresario?

X.G: Básicamente talento. Cuando yo empecé, notenía ni computadora ni capital; mucho menos antigüedad comoempresa. No contaba con apoyo de nadie, pero tenía algo muy valioso:talento. Esto demuestra que para tener un negocio no hace falta tener tantodinero, sino una idea clara de lo que quieres y talento. Empezar con humildad,utilizar el patrimonio natural: tu cuerpo y tu inteligencia. El dinero se puedeacabar con una mala planeación, este patrimonio no. Yo empecé minegocio con mi liquidación y el dinero de la venta de mi auto, perosobre todo . . . con muchas ganas de hacer algo importante.

E: ¿Y para crecer?

X.G: Cautela. Hay que ser audaz, pero con tiento. Manejar elcrédito pero muy controlado, siempre pagando para tener las puertasabiertas. Yo he visto muchas empresas quebrar por sentirse ricos cuando eldinero no es de ellos, sino de los bancos o de sus acreedores.

E: ¿Cuál es el panorama que usted ve de aquí haciadelante?

X.G: En general bien, pero para nosotros muy positivo, porque ya nosomos una empresa nueva, ya nos conocen y eso nos da una ventaja que noteníamos cuando empezamos. Afortunadamente, le hemos ahorrado muchodinero a las empresas, con decisiones adecuadas y los proyectos cada vez salenmejor. Tal vez sea el momento justo para cotizarnos mejor. El rumbo queestá tomando el país hacia la recuperación es lento, peroavanza, sobre todo el campo de las telecomunicaciones, que es un cliente muyimportante para nosotros, así como la banca.

E: ¿Qué cree que deba tener como prioridad una empresa,ya no sólo para mantenerse, sino para crecer?

X.G: Madurez. Estoy convencida que la etapa de sacrificio extremodebió haber terminado el año pasado. Debemos entender que elpaís no se acaba por un proceso electoral, ni por un cambio de gobierno.Hay que aprender a vivir con estos cambios. No va a pasar nada, llegue quienllegue. Además para las empresas que tenemos visión, ahíesta el TLC que ya es un hecho y, queramos o no, representa un reto decompetitividad pero también de oportunidad.

E: ¿Cómo se puede ser competitivo como empresa?

X.G: El tema es la calidad. Si tu enseñas a tu personal a hacerbien las cosas desde la primera vez, se va acostumbrando a hacerlo sólouna ocasión; eso te reduce costos y te aumenta competitividad. Lacapacitación, también: si no inviertes en capacitaciónpara tu gente, nunca te dará los resultados que esperas. Asítambién, el uso de tecnología de punta es básico paraestar al nivel de los mejores del mundo y, por último, eliminar lacorrupción, ser honestos y mejores líderes.

E: ¿Algún mensaje para los empresarios?

X.G: Que tengan confianza en México. Que hagamos funcionar estegran país, con amor y entrega. Somos muy dados a pensar en lasutilidades que vamos a ganar, pero pocas veces nos ponemos a pensar enqué tipo de país queremos para nosotros, para nuestros hijos ynietos.