Emprendedores

Emprendedores-782

Emprendedores-782
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Charles Goodyear

Charles Goodyear

El creador de la industria del hule tenía poco talento para losnegocios, y sabía muy poco de maquinaria y de química

Por Héctor Lacy

Charles Goodyear (1-800-1860) fue un hombre de corta estatura, frágil yenfermizo. Su vida y las circunstancias extremas en que siempre estuvo envueltodistan mucho de lo que hoy entendemos como propio y correcto para unempresario. Sin embargo, tuvo algo que le permitiría pasar a la historiaal revolucionar la producción industrial en todo el mundo; algo muchasveces no valorado, pero imprescindible para cualquier empresario completo:tenacidad.

Goodyear nació en Connecticut, Estados Unidos, siendo el mayor de seishijos de un pequeño comerciante. Junto con su padre, trabajó losprimeros años fabricando los primeros botones de nácar en losEstados Unidos, botones metálicos para el ejército y algunasherramientas agrícolas.

En 1826, ya casado y con una hija, abrió en Filadelfia unaferretería para vender, entre otras cosas, los artículos quefabricaba junto con su padre. Al poco tiempo, tuvieron problemaseconómicos debido a los créditos que indiscriminadamentehabían otorgado a sus clientes. En una noble, o tal vez a nuestros ojosinocente, actitud, los Goodyear rehusaron declararse en bancarrota para evadirlos pagos pendientes con sus acreedores. Vendieron todo lo que tenían ycomenzaron a liquidar deudas, teniendo Charles que presentarseperiódicamente en la prisión para garantizar el cumplimiento delos pagos pendientes, como lo establecía la ley. Al mismo tiempo,diseñaron y fabricaron productos que generaron algunos ingresos paralimpiar sus finanzas.

En 1834 Charles Goodyear se dio cuenta de que la industria del caucho, o hulenatural, se encontraba en una pésima situación. Los diferentesfabricantes de productos elaborados con caucho, tanto en su país como enel resto del mundo, enfrentaban problemas derivados de las deficiencias propiasde dicha materia prima. Si algún producto fabricado con cauchotenía cierta aceptación por parte del público consumidor,era rápidamente rechazado cuando sufría deformaciones,ablandamiento o endurecimiento, pues el caucho es muy delicado y sensible a loscambios de temperatura. Los zapatos, impermeables o salvavidas que sefabricaban con ese material &flashquotcrudo&flashquot se volvían, irremediablemente duroso suaves y pegajosos al quedar expuestos al frío o al calor, lo que losinutilizaba casi totalmente.

Consciente del enorme potencial del mercado de los productos que sepodían fabricar a partir del caucho, si se pudieran mejorar suspropiedades haciéndolo más resistente y menos voluble, Goodyearse propuso encontrar la forma de sacar provecho de esa situación,abandonando todas sus otras actividades.

Con una familia que mantener y muchas cosas en su contra, se dedicótotalmente a su objetivo. Como laboratorio, utilizó la cocina de lacabaña que rentaba con su familia y comenzó a experimentar usandoaguarrás como solvente, mezclándolo con infinidad de sustanciaspara tratar de mejorar sus características. Al paso del tiempo tuvo quevender sus muebles y empeñar algunas pertenencias para poder pagar larenta. Luego comenzaron a mudarse de un lugar a otro.

Con el tiempo, obtuvo algunos resultados positivos aunque no definitivos. Llenode entusiasmo, le obsequió al presidente Andrew Jackson variosartículos de su fabricación, como salvavidas, capas y sombreros.También atrajo el interés de un socio capitalista, pero al pocotiempo, las deficiencias todavía existentes en sus procesos y la crisiseconómica por la que en aquel entonces pasó su país,precipitaron el fin de aquella sociedad.

En la ruina, Goodyear comenzó a luchar otra vez, llevando a vivir a sufamilia a una fábrica de productos de caucho abandonada, dondepodía continuar con sus experimentos. Para alimentar a su esposa y a sushijos tenía que pescar en los ríos de los alrededores. En unaocasión, dio su paraguas a cambio de un viaje en transbordador para ir aver a su prestamista.

Llegó el momento en que perdió toda fuente de financiamiento.Algunos amigos le regalaban alimentos para sus hijos, pero la mayoría,lo evitaba totalmente. Estaba en la situación más desesperada desu vida. Fue en ese entonces, en una fría noche de enero de 1839 cuandose encontraba experimentando en la cocina, que accidentalmente dejó caerazufre dentro del recipiente donde calentaba el caucho. Observó consorpresa que el compuesto no se derretía o sufría los cambios queinfinidad de veces había presenciado. En lugar de eso, se curó.

Después de tanto sacrificio y esfuerzo había descubierto lavulcanización del hule natural, lo que aumentaba su fuerza, conservandosu flexibilidad, sin deteriorarse con el frío o el calor.

Inmediatamente, comenzó a enfocar su descubrimiento a la creaciónde productos útiles y duraderos que funcionaran donde la madera, elmetal y todo lo común hasta entonces no funcionaba. Sin embargo, losprimeros años después de su descubrimiento siguieron siendo muyduros para él y los suyos, pues los inversionistas se mostrabanescépticos con sus logros. Convencido de tener, por fin, algo muy grandeen su poder, siguió perfeccionando sus procesos y fabricandoartículos cada vez de mejor calidad. Poco a poco fue incrementando susventas y mejorando su situación. Entonces comenzó la segundaparte de su vida, ya reconocido como un exitoso fabricante de productos de huley poseedor de varias patentes con las que luchó por defender susderechos.

Contrariamente a lo que pudiera pensarse, no cobró grandes sumas porceder a infinidad de fabricantes sus derechos de explotación. Hubierapodido convertirse en un hombre inmensamente rico, pero siempre pensóque cobrar mucho a sus permisionarios era un abuso que no estaba dispuesto acometer. Por otro lado, gastó grandes cantidades de dinero en pleitoslegales contra gente que en diferentes partes del mundo trataba de explotardescubrimientos sin pagar los derechos correspondientes. Tambiéndespilfarró mucho en ostentaciones, llegando a tener trato con grandespersonalidades de su tiempo y participando en eventos y ferias industrialesalrededor del mundo para promover la industria por él creada.

Controvertido y singular personaje hasta el final, murió en Nueva York alos 59 años, habiendo llevado en la pobreza, y después de ella,una vida llena de sinsabores, interminables luchas, éxito,extravagancias y, tal vez, algo de felicidad.