Consultoría

Hablemos del Enojo

Hablemos del Enojo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Hablemos del Enojo Hablemos del Enojo

Hablemos del Enojo

Aprenda a controlar sus emociones

Por Sean M. Lyden

Atraso en pagos, personal inepto o inversionistas deseosos de tener un excesivocontrol, son algunos de los problemas de empresarios y comerciantes que puedenprovocar estallidos esporádicos, aun en las personas más serenas.Y, en la mayoría de los casos, hay buenas razones para estasdescargas.

No obstante, si la ira lo consume hasta el punto de afectar sudesempeño, vale la pena hacer un alto. Cierto, al principio, estasdescargas alivian, y uno parece sentirse mejor al expresar el enojo contra lapersona que lo causó (o contra el inocente que iba pasando), pero lacólera desenfrenada puede distanciarlo de su equipo de ejecutivos, delresto del personal, de clientes, proveedores e inversionistas, todos los cualesson necesarios para el éxito de su negocio. Y cada relación queesta actitud afecta se traduce en publicidad negativa para usted y sucompañía, lo cual pone en riesgo todas sus operaciones.¿Cómo reducir estos sentimientos de ira y mantener elprofesionalismo cuando está a punto de estallar?

Encuentre una forma constructiva de ventilar los sentimientos. CuandoJustin Fallon, de 31 años, estableció su compañía,era estudiante de State University of New York en Purchase y tenía 18años. Lo que no tenía era con quién compartir lasfrustraciones. Fallon, presidente de 1-800-SOLD-OUT/SOLDOUT.COM, una empresadedicada a conseguir boletos para actividades culturales y deportivas conlocalidades agotadas o difíciles de obtener, recuerda: &flashquotEn aquellostiempos estaba bajo mucha presión. ¿Cómo comunicarme conamigos preocupados por mantener su empleo de lavaplatos, mientras que yo tomabadecisiones que tal vez costaran cientos o miles de dólares? Mis amigosno entendían las dificultades de mi trabajo ni lo que significabamanejar problemas de personal&flashquot.

Sus compañeros en la universidad estaban lejos de imaginar las presionesque impone el éxito a un joven. Fallon seguía estudiando cuandosu empresa ya generaba ingresos por más de US$1 millón. Hoy, lacompañía obtiene US$20 millones y cuenta con más de 50empleados.

Para enfrentarse a las presiones cada vez mayores, el joven empresariobuscó relacionarse con otros empresarios, a través de seminariosy talleres especializados, y se afilió a asociaciones como YoungEntrepreneur's Organization (http://www.yeo.org), una organizaciónmundial de fundadores o dueños de compañías menores de 40años, con ingresos anuales de US$1 millón o más. Desdeentonces, cuando un empleado, cliente o proveedor le provoca irritación,Fallon ventila las frustraciones con sus amigos empresarios, quienes nosólo comprenden sus circunstancias sino que, además, pueden darleretroalimentación objetiva para solucionar el problema.

Hágase distintas preguntas. Fallon afirma que si unasituación es tan grave como para provocar rabia, de seguro podráaprender algo. Y es precisamente este aprendizaje el que debe buscarse cuandola ira hierve en el interior.

Sin embargo, en ese momento, las víctimas de la ira suelen plantearsepreguntas que se inician con porqués:

* ¿Por qué a mí?

* ¿Por qué la gente no me respeta?

* ¿Por qué esta persona no entiende mi postura?

* ¿Por qué este empleado no puede hacer bien las cosas?

* ¿Por qué es imposible satisfacer a este cliente?

Lo que no parecen comprender es que estas preguntas sólo alimentan suenojo. Comienzan a sentirse incapaces cambiar las circunstancias que causan suenfado, por tanto la frustración aumenta y terminan por actuar en formasque más tarde lamentan.

En vez de adoptar esta actitud, hágase preguntas que le permitan tomarlas riendas, como:

* ¿Qué puedo aprender de esta situación?

* ¿Cuáles son las formas para mitigar el problema?

* ¿Cómo puedo evitar este problema en el futuro?

* ¿Ha habido un malentendido?

* ¿Cómo debo expresar mi enojo con la actuación de estapersona, sin provocar un distanciamiento?

Este tipo de respuestas distraen la furia, pues se concentran en las opcionespara mejorar la situación y ayudan a calmar incluso los nerviosmás crispados.

* Asuma la responsabilidad. Fallon advierte: &flashquotSi continuamente seencuentra en situaciones similares que le provocan ira, tiene que comprenderque la culpa es sólo suya. Por ejemplo, si el mismo empleado es causafrecuente de su malestar, la razón radica en que no lo capacitócorrectamente o contrató a la persona inadecuada. En cualquierinstancia, es su responsabilidad. Una vez que comprenda y acepte lo anterior,podrá realizar cambios positivos&flashquot.

¿Quién o qué le causa irritación una y otra vez?Enfrente el problema antes de que se arraigue. De esta forma lograrádesarrollar el control emocional necesario para eliminar los obstáculosque le impiden alcanzar su objetivo empresarial.