Emprendedores

Emprendedores-956

Emprendedores-956
Crédito: Depositphotos.com

Estrategias de los Ganadores Lo que Marco su Destino El Secreto de su Éxito: Automatización Las Visitas Constantes Próximamente en Taiwan Contactos

Estrategias de los Ganadores

Wearever, la pionera en fabricación de plumas

Por Cesar Hernández R.

Lo que parecía en un principio un simple negocio derepresentación de plumas importadas en México, con el tiempo seconvirtió en una industria ciento por ciento mexicana. Actualmentefabrica en nuestro país 300 millones de plumas al año, y casi unmillón de bolígrafos diarios. Cuenta con 900 empleados, unaplanta ubicada en Pasteje, Estado de México, y con cinco mil quinientosmetros de bodega; características que hacen estar en la lista de las 15empresas más grandes del mundo. ¿La compañía?Wearever de México.

Lo que Marco su Destino

Wearever era una empresa norteamericana que tenía unarepresentación en México, y se dedicaba exclusivamente a importarlos productos que se fabricaban en nuestro país vecino. Hace 55años, el gobierno mexicano decidió promover laindustrialización: mantuvo sus fronteras cerradas y evitó lasimportaciones para proteger a los empresarios mexicanos que invertían ennegocios industriales y que generaban empleos. Entonces, la matrizdecidió cerrar y su representante en México, el ingeniero EduardoRihan - actual presidente y director general de Wearever - se unió conotros empresarios para comprar la marca, a lo que los norteamericanosaccedieron, sin imaginar siquiera el crecimiento que tendría.

Gracias a esto, Wearever comenzó a fabricar sus artículos depapelería en nuestro país. Hecho nada fácil: falta detecnología, desconocimiento...

Entre los principales obstáculos a los que se tuvo que enfrentar en susinicios estuvo falta de materias primas nacionales tales como elplástico para elaborar plumas y la &flashquotbala&flashquot (bolita de carburo deteusteno), esencial para elaborar el punto de escritura y, quizá, una delas partes más difíciles de fabricar.

Al impedir la importación, el gobierno obligó a esta empresa afabricar todas las partes que componen un bolígrafo.

De esta manera, Wearever creó las primeras fábricasespecializadas en materias primas para la elaboración del producto paraescritura, logrando la integración vertical que le dio unaposición competitiva: alta calidad, grandes volúmenes, bajoscostos de manufactura, todo automáticamente, un todo perfecto.

Era indispensable fabricar los componentes a precios enormemente bajos ymanufacturar todo automáticamente para poder darle al consumidorproductos de elevada calidad a precios realmente competitivos.

En un principio lanzaron las plumas fuente, que más tarde fueronsustituidas por el bolígrafo, producto que tuvo un impacto significativopor su avanzado mecanismo retráctil.

A este le siguieron los lapiceros con diseños modernos (deplástico y elegantes colores); también apareció elPincelín de Wearever, un plumón con colores llamativos y de largaduración; por si fuera poco, los marcadores vinieron a cubrir un nichode mercado que estaba desierto.

El Secreto de su Éxito: Automatización

Gran parte del avanzado desarrollo con el que cuenta hoy en día Weareverde México se debe a la asesoría que recibieron de parte de sussocios de Estados Unidos, una de las empresas más antiguas de esepaís. Hace 30 años se buscaron formas más innovadoras paramercadear el producto: crearon un exhibidor que se colocaría sobre losmostradores para que los productos estuvieran más al alcance delconsumidor; introdujeron los bolígrafos a los supermercados, farmacias ytiendas de abarrotes para lograr mejor y mayor penetración en elmercado.

Conforme crecía, la empresa adquirió tecnología másavanzada en sistemas de manufactura para fabricar un punto más suave,uniforme y mucho más durable, ya que esta combinaciónresultó ser el secreto para la elaboración del mejorbolígrafo.

Hasta que, finalmente, se logró la creación de procesosautomáticos para que la empresa fuera competitiva a nivelinternacional.

Un ejemplo muy claro de que la automatización genera mayorcompetitividad en este: Estados Unidos, la mano de obra resulta más caraque la mano de obra mexicana, ya que ene este país se pegan en promedio15 dólares la hora; mientras en México se paga un dólar.Aún así, con esta diferencia de cifras, los costos de lamanufactura son más bajos en Estados Unidos, precisamente por suautomatización.

Las Visitas Constantes

Entre las estrategias que Wearever ha utilizado para mantenerse comolíder en el mercado ésta la capacitación y el manejoeficiente de un equipo de 120 personas que visitan diariamente de cuatro acinco clientes.

Esto permite conocer la opinión de 18 mil empresas al mes en toda laRepública Mexicana y así lograr una retroalimentación delo que lo que el público mexicano demanda.

También se visitan escuelas donde se realizan concursos de dibujo,demostraciones y trabajos con los maestros, para asesorarse en cuanto a loscolores y las necesidades del niño.

Las ferias mundiales tanto de productos terminados, como de materias primas ymaquinaria, y el contacto con la industria mundial en genera, ha permitidoconocer las innovaciones que se presentan para analizar así enMéxico son posibles o útiles, y no detenerse hasta verlas en elmercado, aunque esto sea costoso.

Próximamente en Taiwan

El Ingeniero Rihan está apunto de ver realizado uno de sus másanhelados sueños, pues próximamente exportara sus productos aTaiwán.

Este, sin duda, es el primer paso para entrar, en un futuro cercano, al mercadojaponés, que se convertirá en su máximo logro.

Actualmente nos comentó el ingeniero Eduardo Rihan la empresa exporta aEuropa, Canadá, Estado Unidos y toda Latinoamérica, exceptoBrasil, por ser éste último un mercado muy celoso.

Y puesto que enfocan sus productos a tres mercados principales escolar,oficinas y público en general tan sólo en México abarcan58 por ciento del mercado total en ventas, aunque en algunos renglones como elde Pincelín alcanzan 70 por ciento.

Contactos

Wearever de México, Calle Sara 4433, Col. Guadalupe Tepeyac,México, D.F. 07840, Tel. MEX (5) 537-7500, Fax MEX (5) 537-4907.