Emprendedores

Emprendedores-976

Emprendedores-976
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Borrón y Cuenta Nueva. Agradezca.

Borrón y Cuenta Nueva.

Dé el primer paso hacia una nueva actitud.

Por Danielle Kennedy.

Iniciemos el año nuevo con una prueba ¿Qué es lo quenecesita para asegurar el éxito de sus ventas o, en general, eléxito en su vida? Una vez que obtenga la respuesta, no espere al 31 dediciembre de cada año para festejar el año nuevo. Cada díapuede ser un buen motivo de celebración.

¿Cuál es el secreto? Asumir la actitud de &flashquotfeliz añonuevo&flashquot.

¿Causa escepticismo esta respuesta? Admito que soy una optimistaincurable, de las que opinan que es una lástima no haber despertadoantes para deleitarse con el dulce aroma del café desde temprano. Peroes mejor tarde que nunca; por tanto, no me lamentaré.

Las quejas de nada sirven. Nos hemos quejado durante milenios sin solucionarlos problemas. Por tanto, conviene intentar una actitud diferente en 1997 y,para lograrlo, es necesario esforzarse en alcanzar lo único realmentenecesario para sobrevivir (y florecer): la actitud de &flashquotfeliz añonuevo&flashquot.

Esta actitud es un estado de gratitud y apreciación que se deriva deevaluar todos los dones recibidos, pasados y presentes. Cuando se adquiere esteestado mental, la energía se vuelve inagotable. Con esta actitud, lastareas diarias parecen fáciles y las ideas creativas fluyenlibremente.

Al ver la gran sonrisa en su rostro y escuchar el tono de su voz, algunosescépticos suponen que usted se trae algo grande entre manos. Pero, enrealidad, lo que trae es una fuente de energía natural que se derivasólo de vivir la vida con todas las agonías y éxtasisimplícitos. (Un poco de cafeína también ayuda).

Agradezca.

¿Es necesario experimentar la sacudida de un suceso desafortunado parasentirse agradecido por los dones de nuestra vida? Para algunas personas,éste parece ser el único medio que les permite desarrollar unaactitud de agradecimiento. Pero si usted está dispuesto a vivir laexperiencia antes de sufrir un desastre, puede empezar a capacitarse abriendolos ojos y adquiriendo más conciencia.

¿Conciencia de qué? De la cantidad desproporcionada de tiempo queinvertimos pensando en lo que no tenemos, al tiempo que vivimos rodeados deabundancia. Actuamos como el niño consentido que exige a los padrestodos los juguetes y que, a pesar de recibirlos, continúainsatisfecho.

Esta actitud insaciable paraliza nuestra capacidad para vivir de maneramás creativa y gozosa. Además, sofoca las oportunidades paraaprovechar los dones que se presentan en el camino. Permítameexplicarlo.

Regalar a quien no aprecia nada es un suceso que no suele repetirse. Si ustedpertenece a esta categoría, debería sentirse muy inquieto por sufuturo. ¿Qué sucede cuando su mundo su cónyuge, sus hijos,amigos y clientes cae en la cuenta de que es inútil darle cualquiercosa porque, con franqueza, usted no parece apreciarlo?

Años atrás obtuve una cuenta nueva debido a la disposiciónpoco receptiva de mi competidor. Es evidente que, en el pasado, mi competidorhabía tenido un corazón agradecido pero, cuando alcanzó eltrono, olvidó con rapidez la manera en que había alcanzado esasituación de privilegio. La persona que me dio esa valiosainformación (en el pasado le había proporcionado gemas similaresa mi competidor) explicó las razones del cambio de su lealtad con lassiguientes palabras: &flashquotCuando lo llamé por primera vez para un negocio,su entusiasmo fue enorme. Pero, a lo largo de los años, he observado lamanera como ha disminuido su entusiasta gratitud. La gota que derramó elvaso se presentó cuando le llamé para darle informaciónvaliosa y me respondió con comentarios como, &flashquotEspero que el clientetenga el presupuesto para mi producto, porque no estoy dispuesto a perdertiempo&flashquot. Fue entonces cuando decidí que había llegado la hora depasarle los negocios a una persona que en verdad los apreciara&flashquot.

Quizás sus ventas hayan caído con respecto de las del añopasado. Tal vez piense que necesita nuevo equipo para mejorar su servicio alcliente. Es posible que todo lo anterior sea cierto, pero haga una pausa y dejede pensar en lo que hace falta. Aleje de su mente los problemas durante 60segundos y sustituya esos pensamientos con respiraciones profundas y con lassiguientes afirmaciones.

Al inhalar diga: &flashquotMi cuerpo es fuerte&flashquot

Al exhalar diga: &flashquotMi mente está en paz&flashquot.

No desdeñe la meditación calificándola de técnicaNew Age. Los místicos y los contempladores han practicado estadisciplina durante siglos. Realice este ejercicio de respiración todoslos días en tanto aprende a vivir el momento actual, en vez deañorar el pasado o de planear el futuro con profunda angustia.

A continuación, sométase a ejercicios mentales durante 21días, ya que, conforme a los expertos, es el tiempo requerido paraformar un hábito nuevo. Siga este régimen con el mismo vigor conque haría ejercicio si lo necesitara urgentemente. Posponga lagratificación de la misma manera en que se alejaría de lasgolosinas si estuviera a dieta. Evite los festines de &flashquotautolamentación&flashquotque sólo alimentan insatisfacción y deseche las excusas que lotienen paralizado y le imposibilitan hacer los cambios necesarios.

Los ejercicios mentales consisten en preguntas que provocan suficienteincomodidad como para salir de la actitud negativa, cambiando así elgrado de conciencia. Una vez que comprende claramente que usted mismo sereitera diario una conducta de autoderrota, es posible romper con esepatrón de conducta y dirigirse hacia derroteros másproductivos.

Pregunta 1: ¿Qué estoy esperando? Cuando seinicié en las ventas, Tom Hopkins gurú de este campo amigo ymentor, me instó a abandonar el pretexto de no buscar nuevos clientesdebido a que estaba embarazada de mi quinto hijo. Tom era reciénegresado de la preparatoria cuando comenzó la búsqueda declientes de puerta en puerta. Aunque era demasiado pobre para comprarse untraje no esperó a que alguien le regalara su primer Armani. Por elcontrario, salió a las calles enfundado en su uniforme de banda musicaly, al cabo de muy poco tiempo, logró reunir suficientes fondos paracomprarse un guardaropa entero.

Es evidente que los pesimistas en su oficina pensaban que su apariencia eraridícula. Y es indudable que muchos de mis compañeros de oficinase preguntaron como me atrevía a salir a las calles y abordar clientescon mi crecido vientre. Pero, mientras ellos esperaban que las oportunidades seles presentaran en bandeja de plata, Tom y yo nos creábamos lasoportunidades, y los frutos no se hicieron esperar.

Con demasiada frecuencia escucho a vendedores y empresarios quejarse porque notienen el dinero suficiente para hacer un folleto más elegante o paracontar con mejores instalaciones. Recuerde, el cliente sólo se interesaen el servicio; y el servicio es algo que los triunfadores siempre ofrecen.

En vez de quedarse sentado esperando, elabore una lista de todas las cosas quepuede hacer mientras la situación mejora. Y, acto seguido, realice loque está en su lista. Para cuando termine es probable que ya haya ganadolo suficiente y pueda encargar esos folletos elegantes.

Por otra parte, cuando llegue ese día usted tal vez se pregunte si enrealidad necesita los folletos en cuestión.

Pregunta 2: ¿Con quién me asocio? ¿Recuerda alos que criticaban a una vendedora embarazada o a un joven vendedor enfundadoen uniforme de banda? Cuidado con esas personas. Sí, funcionan como unasuerte de pantano cuyas arenas movedizas nos sumen con rapidez. Son laspersonas que se reúnen en torno de una máquina copiadora y sequejan de que ya se acabó la tinta. Son las mismas que se congreganalrededor de la cafetera para murmurar acerca del memorándum querecibieron, y que siguen a los presuntuosos disfrazados de conquistadores quetodo lo pueden.

Si frecuenta una compañía con este tipo de personas, seenfrentará a problemas serios porque sus aguas pantanosasterminarán por ahogarlo. Son individuos dedicados a juzgar, y susjuicios provocan una atmósfera desesperanzada. Su energíanegativa crea una espiral descendente.

Si ya forma parte de este grupo de personas, reúna el valor suficientepara distanciarse. Líbrese de ellos y pelee sus propias batallas.

Pregunta 3: ¿Estoy creciendo o muriendo? Ya estamos en 1997y uno, o bien está verde y creciendo, o maduro y pudriéndose.¿Se está tornando obsoleto? Por ejemplo, la tecnología ya noes una opción sino una prioridad. ¿Está dispuesto a aprendernuevas maneras de comunicarse con el mercado global del siglo XXI?

¿Puede desarrollar suficientes paciencia consigo mismo para incursionar enla curva de aprendizaje que le permita utilizar Internet? ¿Tiene lasuficiente valentía para que, tras seis meses de contemplar el paqueteabierto de programas de computación, aprenda a usarlos y mejorarasí sus métodos de facturación?

Este trabajo mental lo aproxima a la actitud de &flashquotfeliz año nuevo&flashquot, que,una vez asumidas, desvanecerse las sombras de temores autoimpuestos yprejuicios, y le abre un mundo de innumerables posibilidades.

¡ Feliz año nuevo!