Emprendedores

Del asfalto a Internet

Del asfalto a Internet
Crédito: Depositphotos.com

Del asfalto a Internet Del Asfalto al Internet Sangre Nueva La Era del Internet A Capitalizar los Contactos Contacto

Del Asfalto al Internet

Con mucho trabajo, un joven e inexperto empresario logró sacaradelante la empresa familiar y se adelantó por mucho, a la era delInternet.

Por Sergio López

Fernando Jiménez nunca se imaginó que, con apenas un torno,cruzaría las fronteras de su país (México) y seposicionaría en el fascinante mundo del Internet.

Hace 30 años, Jiménez fundó Excellentia Fervic, empresafabricante de refacciones que nació en su casa, en donde trabajaba conun torno y luego salía a vender la producción al Surestemexicano.

Emprendía viajes de hasta siete meses para visitar pueblos yfábricas ofreciendo sus productos hasta que los agotaba... y regresaba acasa para producir más. Precisamente en uno de esos viajescontactó a la gente de la Cervecería Modelo, la mayor fabricantede cerveza en México, y pronto se convirtió en proveedor derefacciones para su maquinara. Fue su primer contrato con una empresa grande.

Todo caminaba de maravilla: poco después se convirtió enproveedor de refacciones para las embotelladoras de Pepsi y Coca-Cola. Sunegocio continuó creciendo hasta 1985, año en el que sepresentó una enfermedad que, lamentablemente, terminó con su vida.

Sangre Nueva

Ante ese acontecimiento, su hijo mayor, Fernando, con sólo 15años de edad, tuvo que convertirse en el responsable de la empresa de lanoche a la mañana y enfrentarse con la desconfianza de algunos clientes,quienes al ver la juventud de su nuevo líder decidieron ya no trabajarcon la compañía.

Por esos tiempos, México emergía de una devaluación de sumoneda, la cual afectó las operaciones de Fervic. Varias empresascancelaron sus contratos y los empleados empezaron a dejar la fábrica.&flashquotRecuerdo que vendimos casi todo para pagar a los empleados y salir de algunasdeudas, nos quedamos con sólo un torno, una fresadora, tres personas ymuchas deudas que ascendían a unos $10 millones de aquel entonces&flashquot,cuenta Jiménez.

Y para salir de ese compromiso platicaron con su tío, OscarJiménez, quien les hizo un préstamo familiar. &flashquotAunque fue unfamiliar quien nos prestó el dinero, tuvimos que pagarlo con ciertascondiciones&flashquot. De igual manera recibieron la confianza de sus clientes grandescomo Coca-Cola, Pepsi y las cervecerías Modelo y Cuauhtémoc. Elcamino fue duro; recapitalizar la empresa y llegar a estándares decalidad y producción les tomó seis años, en los queJiménez tuvo que dejar la escuela durante dos años para sacar elnegocio de su padre a flote.

Posteriormente se dio tiempo para prepararse y terminar la carrera deAdministración de Empresas en la Universidad Nacional Autónoma deMéxico y hasta para hacer un diplomado de Calidad en Estados Unidos.

La Era del Internet

Después de haber salido de los problemas financieros y de optimar lacalidad de sus productos, el siguiente paso era exportar. Tuvieron que pasar 12años para emprender una nueva táctica de comercializacióny en 1995 decidieron incursionar en Internet.

En ese año, 1995, México apenas comenzaba a familiarizarse con elInternet, pero para Fernando esa vía de comunicación resultabamuy prometedora, especialmente por lo que había visto cuandoestudió en Estados Unidos: &flashquotPensé en Internet porque es un medioal que muchos tenían acceso en varias partes del mundo, sin embargo,hace tres años incursionar en ésta area en México eraextraño. Recibimos varias críticas por gastar dinero en lo queellos consideraban que no serviría de nada&flashquot, cuenta JiménezChávez.

Convencido de su perspectiva, el actual director de Fervic se puso en contactocon fotógrafos y diseñadores para construir su página, yencontró cabida en el servidor de la empresa Info ABC. &flashquotMucha gente nossugería que mejor invirtiéramos ese dinero en la empresa. Sinembargo, nosotros estábamos seguros de nuestra idea y seguimos con elproyecto&flashquot, detalla.

Para dar a conocer su página electrónica asistieron a la BeberExpo que se realizó en el Palacio de los Deportes de la ciudad deMéxico, presentación dirigida a los proveedores de bienes yservicios para la industria embotelladora.

Con una inversión de $20,000 pesos (unos US$ 2,000) montaron su estand,imprimieron folletos, y mantas e incluyeron su dirección en Internet.&flashquotNuestro estand fue uno de los más visitados, hicimos bastantescontactos y nos pusimos a repartir volantes a cuanta persona pasaba&flashquot,detalla.

Uno de esos impresos llegó a manos de una empresa alemana, la cual, dosmeses después de la exposición, estableció contacto conExcellentia Fervic para solicitar una cotización de refacciones paramaquinaria industrial.

Al recibir esta solicitud, se dieron cuenta que se trataba de unafábrica similar a Fervic que tiene su base en Alemania. Ese fue elprimer contacto con el extranjero, ya que poco después de supresentación comenzaron a recibir por correo electrónicosolicitudes de cotizaciones de parte de empresas como la embotelladora CocaCola en Costa Rica, quienes después de analizar el presupuesto,decidieron comprarles piezas para sus máquinas. Pero el asunto noquedó ahí, los contrataron también para darles el serviciode mantenimiento, por lo que Jiménez tomó sus maletas yviajó a Costa Rica para vender un pedido de refacciones por US$5,000,más el costo por los servicios de mantenimiento.

A Capitalizar los Contactos

Dado el éxito de estos primeros contactos, Jiménez seanimó a exhibir en Internet un catálogo de las piezas quefabrican... y los pedidos siguieron llegando.

&flashquotPero no nos dormimos en nuestro laureles a raíz de nuestra experienciaen Internet. Realizamos viajes a toda América Latina y Europa paraasistir a ferias y promocionar nuestra página de Internet dondeaparecían todos nuestros productos&flashquot.

Actualmente, Excellentia Fervic ya está en contacto, por medio deInternet, con una compañía de origen brasileño: Brama, unade las cervecerías más grandes de América del Sur. &flashquotDe loque se trata ahora es de brindarles, como a todos nuestros clientes, nuestroservicio de mantenimiento y de refacciones, pero sólo que ahora nosvamos a hacer cargo de todas sus plantas&flashquot, indica.

Jiménez también tiene proyectada la expansión haciaEuropa, y ya está preparándose para asistir a expos en esecontinente y superar el US$ 1 millón que facturaron en 1999, del cual un30 por ciento proviene de la exportación. De igual manera, planeanreinvertir el 60 por ciento de las utilidades en la empresa.

&flashquotVamos para adelante; tenemos pensado pasar de 10 tornos a cinco, con la ideade que cada uno produzca el doble de lo que produce y reducir costos. Sinembargo no tenemos pensado hacer recorte de personal, el objetivo es reducirlos costos fútiles y elevar la calidad. Hemos decidido quedarnos conlos mismos 30 empleados con los que trabajamos.&flashquot

Por último, Jiménez recomienda a los emprendedores que supágina de Internet tenga un buen diseño y ofrezca serviciosadicionales. &flashquotActualmente ya estamos trabajando en una aplicación paraque nuestros clientes puedan hacernos pedidos desde Internet.&flashquot

Contacto

Excellentia Fervic, Sur 77-47, Col. Lorenzo Boturini 15820,México, D.F., Tel. MEX (52) 552-3633, 552, fax (52) 5764-1733, e-mail:excellentia@infoabc.com