Emprendedores

En la cuerda floja

En la cuerda floja
Crédito: Depositphotos.com

En la cuerda floja En la Cuerda Floja...

En la Cuerda Floja...

Cuidado con tu ego. Evita que se salga de control y te haga perder elequilibrio

Por Sean M. Lyden

Para alcanzar el éxito en un negocio es necesario tener cierto orgullo,ego, presunción, o como quieras llamarlo. En este sentido, &flashquotorgullo&flashquot escreer que mereces el éxito, y que tienes las agallas y la habilidad decrear algo que será muy valioso para ayudar a los demás.

Pero cuando las cosas empiezan a ir muy bien, hay que tener cuidado, pues esemismo orgullo que te llevó al éxito, te puede llevar al fracaso.Cuando el orgullo se convierte en arrogancia, uno puede perder la perspectiva yno ser capaz de ver si la competencia se está llevando a los clientes, osi hay nueva tecnología que amenaza con dejar atrás tu modelo denegocios. La arrogancia puede cegar tu visión empresarial hasta el puntoen el que ya sea demasiado tarde. No sólo esto, sino que puede afectartu relación con los empleados, clientes, inversionistas y proveedores:relaciones medulares para que tu negocio tenga éxito a largo plazo.

Entonces ¿cómo evitar cruzar la línea entre un saludableorgullo de emprendedor y aquella arrogancia destructiva? A continuaciónte presentamos cinco consejos para evitar caer en las garras del ego excesivo ylograr mantener el equilibrio.

1) Rodéate de gente valiosa. Para Gene Hoffman, resultaríafácil ser un engreído: Hoffman es presidente y gerente ejecutivode Emusic.com Inc., ( http://www.emusic.com ) compañía con sedeen California que permite a los compradores en línea escuchar y comprarmúsica en formato MP3. Hoffman, de apenas 24 años de edad, haestado a cargo de Emusic.com desde que era sólo una idea, en enero de1998, hasta la compañía actual que es con más de 160empleados y que cotiza en la bolsa de valores.

¿Cómo logra mantener su ego bajo control? Hoffman dice que buscarodearse de la mejor gente posible, aunque no piensen igual que él.&flashquotCuando se tienen asesores, como es mi caso, un presidente de finanzas, unvicepresidente de tecnología y uno de mercadotecnia que nos indicancuando estamos equivocando la dirección, no queda otra más queescucharlos. Ellos ven las cosas más claramente porque tienen unainversión diferente en su propio orgullo que yo&flashquot, dice.

Si tu negocio es una operación personal, busca a empresarios conéxito dispuestos a pasar algún tiempo contigo y brindarteretroalimentación objetiva sobre tus ideas de negocios.

2) Escucha la crítica. Cuando recibas críticas, ya sea degente que admiras o de quienes desprecias, deja tu ego de lado ypregúntate lo siguiente: ¿Qué puedo aprender de estacrítica? ¿Cómo puedo usarla a favor de micompañía, mi plan de negocios o mi presentación a losinversionistas? Puede que las críticas más duras te den ideas muyvaliosas para llevar tu negocio hasta la cima.

Estudia continuamente a tus clientes y tu competencia. Los emprendedores que sevuelven arrogantes con el éxito tienden a relajar las actividades quelos llevaron hasta donde están: anticipar las necesidades de losclientes y los movimientos de la competencia. Según Hoffman, lo quesucede es que uno empieza a leer los comunicados de prensa propios y a ignorarla realidad del mercado, algo en lo que es muy fácil caer.

Cuando las cosas comienzan a ir bien no bajes la guardia; redobla esfuerzospara aprender cuanto puedas sobre los clientes y la competencia. Esto temantendrá concentrado en las actividades que pueden llevar a tu negocioa un éxito más duradero.

3) Invita a los demás a hablar de sí mismos. Cuando tunegocio vaya realmente bien, resiste la tentación de alardear. Es normalque estés emocionado y orgulloso de lo que has logrado, pero hay querecordar que si te la pasas hablando de ti mismo, la gente no va a querer estarcontigo, lo que puede ocasionar la pérdida de oportunidades de negociopotencialmente lucrativas.

4) Otorga el crédito de los logros a los demás, y asumeresponsabilidad personal por los fracasos. Hoffman lo explica de lasiguiente manera: &flashquotLos mejores entrenadores de básquetbol dicen quecuando su equipo gana, es porque los jugadores lo hicieron bien, pero quecuando pierde, es culpa del entrenador&flashquot. Si estás dispuesto a dejar elego de lado y aceptar que si las cosas no van como quisieras es culpa tuya y denadie más, vas a evitar muchos problemas.