Marketing

Seis consideraciones

Seis consideraciones
Crédito: Depositphotos.com

Seis consideraciones Publicidad a tu Alcance No Malgastes Recursos Más Vale Calidad que Cantidad Publicidad Directa La Competencia Escucha a Tus Clientes Crecer en Conjunto

Publicidad a tu Alcance

No te desesperes. Aprende aquí cómo adecuar una campañapublicitaria a tu presupuesto.

Por Francisco Cabello

Para nadie es un secreto que hacer publicidad de productos o servicios es unelemento indispensable para atraer clientes y consolidar una empresa. Sinembargo, muchos emprendedores no lo hacen, pues tienen la creencia de que esterecurso implica un gran desembolso que no pueden dedicar sobre todo en lacrítica etapa del inicio de una empresa.

Esto puede ser un grave error. No consideres a la publicidad como gasto, puesen realidad se trata de una inversión. Si canalizas adecuadamente esteesfuerzo y te aseguras de que la publicidad será efectiva, el dinero queinviertas en ésta retornará con intereses a tu negocio.

Destina una parte de tu presupuesto para campañas publicitarias y luegoobtén el máximo rendimiento. Aquí te presentamos algunasconsideraciones.

No Malgastes Recursos

Los comerciales que vemos en la televisión, anunciando marcas de lasgrandes empresas, son posibles cuando el negocio ha logrado su crecimiento ymadurez. Generalmente, estas empresas cuentan con una agencia publicitaria quese encarga de elaborarles planes de medios que sirven para contratar espaciosde televisión, radio, prensa y otros, además de que saben deantemano cuál es el mejor de éstos para la edad y fama de lamarca.

Esto no significa que tú, como pequeño empresario, debas hacer lomismo. Pero es de suma importancia que prestes especial atención a dosfactores fundamentales: qué cantidad de publicidad requiere tu negocio yde qué tipo. No derroches todo tu dinero en, por ejemplo, un spot deradio de corta duración al aire. Busca alternativas que igualmentesirvan para consolidar el nombre de tu empresa entre los consumidores.

Más Vale Calidad que Cantidad

Al emprender un negocio es común no saber cómo darse a conocer.El emprendedor quiere hacer uso de la publicidad pero no sabe por dóndeempezar, o bien, decide lanzarse al mercado con una estrategia de ventasagresiva y esperar lo qué sucede. Sin embargo, si esto estuviese apoyadopor una buena publicidad, los resultados serían doblementesatisfactorios. Haberte dado a conocer de antemano entre tus clientespotenciales mediante correo directo, te dará un mejor apoyo e imagen detu nombre al momento de realizar una venta y también inspira mayorconfianza en el cliente potencial.

Es recomendable que, al empezar tu negocio sepas con certeza quiénes sony dónde están tus clientes objetivos (mercado meta).

Cuenta con una especie de muestrario o folleto donde se aprecie tu producto enfotografía. En caso de que vendas algún servicio es idóneoque lo acompañes de buena literatura. En ambos casos es indispensabletener una idea muy clara de lo que quieres comunicar, de otra manera solamentehará imprimir dicha papelería que le repartirá sin ton nison a la persona incorrecta (primer error), o bien, no dirá lo querealmente necesita decir para atrapar al cliente (segundo error).

En pocas palabras, no lograrás impactar y tu publicidad seconvertirá en un gasto y no en una inversión. Más valeimprimir 500 buenos folletos y hacerlos llegar a tu nicho de mercado, quetratar de abarcar un espectro demasiado amplio, mal enfocado y que no cumpla elefecto deseado.

Publicidad Directa

Para la pequeña y mediana empresa no hay como la publicidad lomás directa posible (correo, folletos, trípticos, revistasespecializadas, etc.). El nivel de impacto en estos medios es alto y menoscostoso que los medios masivos.

El mensaje debe ser directo, conciso (que diga lo mejor de tu producto oservicio en las menores palabras posibles) e ir de acuerdo con la personalidady giro de tu negocio. Todo esto unificado en una misma campaña, para quedos anuncios tuyos no parezcan de dos empresas distintas.

Digamos que decides anunciarte en una revista especializada y enviar por correoun folleto. Ambos deberán tener el mismo lenguaje ya sea coloquial,profesional, moderno, o el que hayas definido, y, por supuesto, undiseño gráfico similar. Lo principal es abordar al cliente con lamisma imagen en todos los canales. Si posees firma o eslogan, inclúyelo.

La Competencia

Es indispensable ir avanzando sin perder de vista a tus competidores: suséxitos y fracasos son una excelente escuela para ti. Si conoces lapublicidad de ellos, revísala periódicamente y compáralacon la tuya. De entre todos, la balanza siempre se inclinará hacia ti siposees:

Buena imagen. Por medio de la publicidad tu brillarás por encimade los demás (se llama más la atención cuando se haceruido).

Buen servicio. El cliente siempre busca que lo escuchen y lo tomen encuenta. No abandones a tus clientes después de venderles.

La mejor calidad de producto. Tus clientes desean lo mejor y al preciomás competitivo.

Es de suma importancia poseer los tres atributos, si alguno falta o el negociosólo cuenta con uno de ellos, es muy factible que no obtengas buenosresultados.

Escucha a Tus Clientes

Después de impactar es muy recomendable la retroalimentación contus clientes, por eso nunca está demás un conciso cuestionario,por ejemplo, que les haga ver si el producto o servicio satisface lasexpectativas del mercado, si hay algo que debas cambiar y si es necesario tomaren cuenta las sugerencias. Muchas empresas han incrementado su línea deproductos por este medio, pues perciben las necesidades y deseos de susconsumidores.

Crecer en Conjunto

Tanto tu negocio como la publicidad de éste deben estar en perfectaarmonía e ir creciendo juntos.

No es recomendable que uno sobrepase al otro, ya que de ser así noexistirá un balance entre gastos publicitarios y presupuesto.

Es conveniente que desde el principio hagas un análisis de cómo ypor dónde empezar a dar a conocer tu negocio. Posteriormente, a lo largode su crecimiento, éste irá pidiendo su propia publicidad.