De medio tiempo

De medio tiempo-1179

De medio tiempo-1179
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La Prueba del Sabor La Prueba del Sabor. Comprar, Vender o Guardar. ¿Quién Da Mas? Una Cava Cabal Contactos.

La Prueba del Sabor

Si la bolsa le está vaciando el bolsillo, invierta en vinos.

Por Elsie Marienberg.

El mejor año para el mercado accionario en las últimas cuatrodécadas fue 1995, el cual tampoco pintó mal para el de bonos.Pero esas noticias son conocidas por todos y, a menos que viva en una isladesierta o en una cueva totalmente incomunicada, las maravillas de los mercadosfinancieros saltan a la vista.

Pero, ¿dónde encontrar esa pequeña inversión sinpretensiones, con una estructura firme, intensidad concentrada pero sin perderel equilibrio, y suficiente impulso como para perdurar más de unadécada antes de alcanzar su máximo potencial? Si le atrae la ideade comprar un activo de oferta limitada y demanda en aumento, tome elteléfono y marque el número de su corredor . . . de vinos.

Los antiguos romanos opinaban que en el vino se encuentra la verdad. Pero siusted no distingue entre un Chablis y un Chardonnay, y piensa queel valle de Calafia es una provincia de China, elegir una botella de vino parala cena es suficiente desafío como para, además, invertir en elfruto de la vid. Entonces, ¿por qué hacerlo?

Porque el vino está embriagando a los inversionistas, afirma DonZacharia, propietario de Zachys Wine & Liquor, reconocida vinateríainternacional con oficinas en Scarsdale, Nueva York. Se han observado gananciasimpresionantes en las mejores cosechas de Burdeos (Chateau Latour, Margaux,Lafite-Rothschild, Cheval Blanc, Haut-Brion, Petrus y Ausone). Las cosechasdel inigualable 1982, y algunas de 1989 y 1990, han aumentado su valor entre 30y 50 por ciento; esos mismos vinos, pero de las cosechas de 1983, 1985 y 1988,experimentaron un incremento de 20 a 30 por ciento. Aunque estamos yendodemasiado rápido, es difícil resistirse porque, como dice unfamoso dicho popular: &flashquotLo que no va en vino, va en lágrimas y suspiros&flashquot.

La Prueba del Sabor.

Quienes invierten en el mercado financiero pueden juzgar una inversiónleyendo el informe anual de la compañía, los boletines de algunasociedad de inversión o la circular de oferta de un bono. Aunque un vinono puede juzgarse por su etiqueta, los inversionistas en vinos recurren afuentes similares de información. El libro The Wine Advocate,publicado por Robert Parker en Parkton, Maryland, y la revista The WineSpectator Magazine dan calificaciones de los vinos en venta. Se detallantodos los tipos de vinos e incluso hay números especiales sobre losvinos de la misma variedad de uva (Merlot, Riesling, Cabernet Franc);vinos de la misma cosecha, región o país; y las diferencias entrevitivinicultores.

Pero no cometa el mismo error que muchos amantes del vino inexpertos: comprarcualquier vino que encabece la lista de cualquiera de las publicaciones, tansólo por su calificación estelar. Al igual de quienes inviertenen fondos con altas calificaciones, sin tomar en cuenta su contenido o unaestrategia de inversión, usted podría adquirir vinos con sabor yprecio similares o, peor aun, el vino seleccionado podría no ser de suagrado.

Antes de creer en cualquier servicio de calificación de vinos, pruebelos recomendados y vea si su gusto es similar al del autor. De ser así,compre alegremente; si no, recurra a otro servicio de calificación.

Cuando saboree un vino, recuerde que esta bebida fue creada para consumirse conlos alimentos. La mejor forma de probar un vino es acompañándolode un platillo cuidadosamente seleccionado. Chuck Richards, presidente delReid's Wine Club en Charlotte, Carolina del Norte, organiza más de 15&flashquotcenas con vino&flashquot cada año. Los miembros del club prueban un vinodiferente con cada platillo, y así aprenden más durante una nocheque en toda una semana de leer sobre el tema.

Uno de los secretos de catar vinos, afirma Richards, consiste en probar los quepertenezcan a la misma variedad. &flashquotNo se toma un Chardonnay junto con unvino frutal de Alsacia. A menos que lo haga en broma, no se le ocurra probar unBurdeos recién embotellado que estará en su punto dentrode diez años,con vinos californianos hechos para beberse ahora&flashquot. Es comocomparar manzanas con uvas.

Si no puede paladear un vino durante la comida, por lo menos hágalo conalgún alimento: el queso blanco o una rebanada de pan van de maravilla;en cambio, evite los cítricos y cualquier alimento ácido.

Comprar, Vender o Guardar.

Comprar vino puede ser tan difícil como probarlo. Los vinos con altascalificaciones deben su renombre a causas bien fundadas y, por lo general, sehacen con las primeras uvas enviadas a las barricas. Una inversiónrentable en vinos depende de establecer una buena relación con unvinatero de confianza. Este le puede reservar botellas especiales y, una vezque conozca sus gustos, su recomendación puede evitarle la amargaexperiencia de aprender a partir del ensayo y error.

Ya sea que compre un vino para consumirlo en el futuro o para que forme partede su colección, tenga presente que algunos aumentan más de valorque otros. A la cabeza de la lista se encuentran las primeras cosechas de losBurdeos, vinos producidos en la región francesa del mismo nombre.Son vinos muy codiciados, pues sólo se produce un número limitadode cajas al año.

Si se espera que un vino sea espectacular, los expertos suelen comprar&flashquotfuturos&flashquot, es decir, adquieren el vino antes de que salga al mercado. Pero, aligual que comprar futuros de maíz o de soya, esta operación puedeser arriesgada y, además, no todas las cosechas son lo bastante buenascomo para garantizar este calificativo. Para quienes estén dispuestos acorrer el riesgo, Zacharia afirma que el Burdeos de 1995, queprobablemente saldrá a la venta como futuro, podría ser unaexcelente oportunidad.

En el caso de algunas cosechas notables, los futuros son la única formade conseguir botellas y, a diferencia de otras inversiones, los vinosadquiridos como tales suelen ser menos costosos que después de salir almercado. Para averiguar dónde comprar futuros, busque anuncios en elperiódico o pregunte a su vinatero de confianza.

¿Qué tanto se aprecian los vinos? Cuando salió a la venta en1984, dice Zaccharia, una caja de Chateau Petrus Bordeaux sevendía a mil dólares; hoy, los coleccionistas pagan esa cantidadpor botella. El precio récord de una botella fue de 150 mildólares, pagados en 1985 por un Chateau Lafite tinto de 1787embotellado especialmente para Thomas Jefferson y grabado con sus iniciales.

¿Quién Da Mas?

No tiene que ser millonario para iniciar una colección de vinos, ycualquiera puede asistir a una subasta. Si alguna vez ha estado en una subastade obras de arte, encontrará muchas similitudes. Por lo general sedistribuye un catálogo antes del evento y se puede participar porcorreo. Si desea pujar en la subasta, tal vez requiera presentar una referenciabancaria o tarjeta de crédito. Por una pequeña cantidad, losorganizadores proporcionan una muestra del vino antes de la subasta. Sinimportar qué tan alta sea su calificación, si no le gusta el vinono haga una oferta.

Una vez que empiece la subasta, no sucumba a la &flashquotfiebre del vino&flashquot: la urgenciaimperiosa de hacer ofertas como loco. Aunque ese Chateauneuf du Pape seairresistible, recuerde que no es un Renoir y que embotellarán másel próximo año. Además, todos hemos escuchado la broma delcomprador neófito que, en una subasta londinense, se sorprendióde estar comprando decenas de cosechas raras . . . hasta que se dio cuenta deque estaba comprando cajas, no botellas.

Las subastas de vinos permiten al coleccionista comprar cosechas raras o nuevasofertas a precios inferiores a los del mercado. Pero no se emocione demasiado:los vinos que se subastan están sujetos a un precio de &flashquotreserva&flashquot omínimo, por lo que probablemente no conseguirá una botella de 300dólares a sólo 50.

Una Cava Cabal

Una vez que domine los aspectos básicos, haya probado uno que otro vinoy tenga idea de sus gustos y los avatares del mercado, es hora de construir unacava. Si compra vino para consumirlo de inmediato, no necesita una cava; perosi planea considerarlo una inversión a futuro, necesita unalmacenamiento apropiado para evitar decepciones.

La palabra &flashquotcava&flashquot nos remite a las cavernas enmohecidas del sur de Francia peroel moho, la caverna y el acento francés en realidad están desobra. Una cava puede costarle entre 500 y 100 mil dólares o más,dependiendo de las necesidades y del presupuesto. Muchos aficionados se lasarreglan con una unidad de almacenamiento para la casa, cuyo costo puedeoscilar entre cientos y miles de dólares. Las más caras tienenvarias áreas con diferentes temperaturas para almacenar vino tinto yblanco, y también las apropiadas para enfriar vino blanco ochampaña. Una buena cava debe proteger el vino de olores indeseados,vibraciones y cambios de luz, la temperatura ideal es de 13 gradoscentígrados.

Ya sea que prefiera saborear un Sauterne después de la comida osorprender a sus invitados con un Cabernet Sauvignon, las inversiones envinos pueden ser tan divertidas como rentables. Si decidiera no vender, el vinoa diferencia de otras inversiones es igualmente gratificante, en especial silos mercados de bonos y acciones lo están incitando a la bebida.

Contactos.

Reid's Wine Club, P.O. Box 6023, Charlotte, NC 28207;

The Wine Advocate, P.O. Box 311, Monkton, MD 21111, Tel USA:(410) 329-6477;

Zachys Wine & Liquor, 16 E. Pkwy., Scarsdale, N.Y. 10583.