Emprendedores

Emparedados verdes

Emparedados verdes
Crédito: Depositphotos.com

Emparedados verdes Emparedados Verdes Aprovechan su Experiencia

Emparedados Verdes

Descubre cómo un par de jóvenes españolesreplanteó el concepto de comida rápida en ese país.

Por Caroll Solís

Felipe y Federico Mijares son un par de hermanos economistas que han abierto enMadrid un lugar de comida rápida que se ha convertido en laelección favorita de los oficinistas a la hora del almuerzo. ¿Sufórmula? Volver a los alimentos naturales y permitir que los clientesseleccionen todos los ingredientes, además de una preparacióncasi instantánea.

Delinas, su negocio, destaca entre el resto de los locales de comidarápida por ser una opción nutritiva.

&flashquotLa gente está ávida de gozar de alimentos sin conservantes, peronosotros tuvimos que convencerla de eso. Al principio no entendían muchonuestro concepto, pero una vez que lo probaron, no solamente regresaron allugar, sino que lo recomendaron a sus compañeros&flashquot, cuenta FelipeMijares.

Y es que su establecimiento cuenta con algunas mesas y muchos refrigeradorespara mostrar sus productos. Más que entrar a un restaurante, parece quela gente ingresa a un supermercado.

Dentro de su variedad de alimentos destacan todos sus panes, preparados sinningún tipo de conservantes, así como sus salsas (sin aditivosquímicos) de ciruela y mango, importadas de Inglaterra. La carne para elroast beef proviene de una granja ecológica de Galicia. Lacerveza que ofrecen es la mexicana Sol a través de un conveniopublicitario por el cual obtienen la cerveza a precios accesibles.

El negocio nació en noviembre de 1997 y requirió unainversión inicial cercana a los US$300,000. Poco más de la mitadse cubrió con los ahorros personales de los hermanos Mijares, y el restocon préstamos personales.

&flashquotEl dinero siempre es problema, pero cuando presentábamos nuestroproyecto a los inversionistas, quedaban encantados. Al principio, cuando lagente no comprendía el concepto y nos decía que mejorhubiéramos abierto una cafetería tradicional, sufrimos un poco.Pero la inversión se recuperó en el primer año&flashquot, detallaFelipe.

A sólo dos años de haber comenzado el negocio, los Mijares tienenya dos restaurantes en Madrid. En sólo uno de ellos el primero recibenaproximadamente dos mil visitantes diarios, cuyo consumo promedio se acerca alos US$ 5.

&flashquotDesde que concebimos Delinas nos dimos cuenta que este giro de negocioaún no está del todo aprovechado, especialmente en España.En el resto de Europa el concepto verde está totalmente en boga&flashquot, agregaFelipe.

Aprovechan su Experiencia

Antes de Delinas, tanto Felipe como Federico tuvieron la oportunidad detrabajar para importantes empresas, y de echar a andar incluso una primerainiciativa de negocio.

En 1993, Felipe Mijares inició con un grupo de amigos una pequeñaempresa importadora de cerveza mexicana (cerveza Sol) para venderla enAlemania, pero dejó ese proyecto por abrir Delinas. Federico sedesempeñó como ejecutivo en un banco en la ciudad de Frankfurt.

La experiencia laboral de ambos hermanos ha sido clave para el actualéxito de su negocio, según comenta Felipe: &flashquotLas experiencias decampo te dan un conocimiento muy valioso de los mecanismos de una empresa,saber cómo funcionan los contactos con los clientes y cómo sonlas políticas internas&flashquot.

Otra ventaja importante que tuvo para ellos la previa experiencia fueron lasrelaciones personales que lograron construir y que les apoyaroneconómicamente. Lo aprendido les ha ayudado también a establecerel negocio bajo una moderna estructura.

Para fines de este verano, los Mijares tienen proyectado abrir dos nuevosrestaurantes en Madrid, además de comenzar a atender laproducción de algunos alimentos desde una nave central que yaestá funcionando en Alcobendas. Pero no piensan detenerse ahí, yatienen la mira puesta en México; no descartan la idea de que Delinas&flashquotbrinque el charco&flashquot.