My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

De medio tiempo

Pantyhose vending machines

Una empresaria descubre un novedoso producto para vender víamáquinas expendedoras
Pantyhose vending machines
Crédito: Depositphotos.com
2 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cierto día, camino a una entrevista laboral, Janice McLean descubrió que se había roto la pantimedia. Corrió a una tienda de conveniencia y compró un par de medias más para luego darse cuenta de que no había un lugar en donde cambiarse. Afortunadamente, su futuro empleador pasó de largo el inconveniente y ledio el empleo.

Eso fue hace 4 años. Hoy, esta joven empresaria, de 31años, tiene una importante misión: instalar máquinasexpendedoras de pantimedias en todos los baños públicos de Estados Unidos.

Actualmente, su compañía, McLean Machines and Company Inc. tiene como meta evitar estos "desastres" típicamente femeninos, ofreciendo cuatro tipos de pantimedias, en diversos tamaños y colores que van desde los US$ 2 a los US$ 4 el par.

Se han instalado 23 máquinas expendedoras en iglesias, edificios municipales y aeropuertos del áreade Baltimore, pero McLean espera que éste sea sólo el principio.

McLean planea instalar máquinas expendedoras en escuelas, hospitales, teatros, cines y cualquier otro edificio público en todo el país.

Antes de lanzarse a su aventura empresarial, esta joven se dedicó a leer publicaciones especializadas en el negocio de las máquinas expendedoras, visitó las oficinas de Marcas y Patentes de su país para conocersi alguien más había registrado un negocio similar.

Encontró con que había cientos de empresas en el área de máquinas expendedoras, pero ninguna que vendiera pantimedias. Fue así como puso manos a la obra y contrató a un ingeniero para diseñar las máquinas.

Invirtió US$ 3,000, de los cuales la mayoría provino de sus propios ahorros y el resto de un mini préstamo de una incubadora de negocios de su ciudad.

La mercadotecnia no ha sido un problema. Un diario local, The Baltimore Business Journal, y otros medios conocieron su idea y se dedicaron a escribir artículos sobre la novedad.