Consultoría

Mi parte, aparte

Mi parte, aparte
Crédito: Depositphotos.com

Mi parte, aparte Mi Parte, Aparte Llévalo a Cabo A Considerar

Mi Parte, Aparte

No permitas que el negocio de tu familia se fragmente por problemasaccionarios

Por Patricia Schiff Estess

Basta con hacer cuentas: a mayor vida del negocio, habrá máspropietarios de acciones. Y ése es exactamente el panorama quepreocupaba a DeNean Stafford III, director ejecutivo de Stafford Development,Inc., empresa diversificada de segunda generación. Actualmente,él y sus dos hermanas (que no participan en la administracióncotidiana) son tenedores de las acciones de la empresa. Por el momento, todo vabien, pero ¿qué va a pasar cuando generaciones de hijos, nietos yotros parientes obtengan participación en el negocio familiar?

&flashquotHe visto desplomarse muchos negocios familiares debido a que el conjunto deacciones estaba fragmentado y en manos de accionistas a quienes no lesinteresaba el negocio&flashquot, cuenta Stafford. Por lo tanto, para protegerse,Stafford Development creó y aplicó un plan para redimir susacciones.

Esta iniciativa resulta ideal si un negocio familiar puede aplicarla antes deque los certificados accionarios dejen de estar en manos del fundador&flashquot,señala Peg Eddy, presidente de Creative Capital Management,consultoría para empresas familiares, en California. Si eso no esposible, Eddy sugiere que los accionistas y gerentes de inversion lo haganantes de que el negocio se encuentre en un estado de guerra.

Llévalo a Cabo

Las guerras entre accionistas no necesariamente se deben a que un bando tengamás razón que el otro. Con frecuencia, el problema másbien radica en que los tenedores tienen perspectivas diferentes.

Quienes no participan directamente en el negocio, los intrusos, casi siemprehan heredado las acciones. Pero este tipo de herencias no siempre son unasuerte, ya que las acciones no son fáciles de vender y los ingresos quegeneran casi siempre parecen miserables en comparación con las accionesde altos vuelos en los mercados actuales. Los intrusos casi siempre buscanmaneras de deshacerse de esta inversión mediocre y reinvertir el dineroen un negocio más lucrativo y líquido.

Los iniciados los miembros de la familia activos en el negocio, tienen otropunto de vista. Tal vez deseen que sus dividendos se mantengan bajos, paraasí invertir más dinero en el crecimiento del negocio y enremuneraciones. O tal vez quieren una salida para no tener que consultar conlos parientes intrusos sobre las decisiones relacionadas con el futuro de laempresa.

Sin importar el motivo, es fundamental que un negocio familiar ponga en marchaun programa de recompra para que las acciones de la empresa puedan redimirse.La idiosincrasia de cada negocio familiar determinará los detallesespecíficos del plan, pero &flashquotcualquier plan que se consideredeberá impedir la venta a personas ajenas al negocio y definircuándo, quién, qué y cómo redimirá laempresa sus acciones&flashquot, subraya Mike Cohn, asesor de negocios familiares.&flashquotCualquiera de las cuatro D's deceso, divorcio, discapacidad odesilusión, puede desencadenar el deseo de redimir una acción&flashquot,afirma Peg Eddy. &flashquotSi la empresa cuenta con un plan de recompra, se apartadinero en una cuenta separada denominada fondo de amortización, el cualse utiliza específicamente para amortizar todas las acciones de losaccionistas.&flashquot

No obstante, la empresa debe conservar el derecho a decidir sialimentará o no el fondo cada año para no ponerse en riesgo. Cohnexplica que esto sólo debe hacerse en aquellos años cuando laempresa es lucrativa y cuenta con suficiente liquidez.

A Considerar

No esperes que todo marche sobre ruedas a la hora de fijar el precio de laredención de acciones. Incluso si el avalúo lo hace unprofesional, intrusos e iniciados pueden iniciar batallas campales para decidirsi la redención se basará en un porcentaje del valor en libros oen el valor justo de mercado.

Pero ojalá el problema fuera sólo eso. Cohen explica que si unnegocio vale US $1 millón, por ejemplo, y se van a redimir 25% de lasacciones, su tenedor no tendrá derecho a US $250 mil. Ello se debe a queestá vendiendo una participación minoritaria que no eslíquida. Normalmente, se aplicará un descuento de 30 a 40% a estaporción minoritaria no negociable.

También deben considerarse otras variables. ¿Se valuarán lasacciones de otra manera si la persona las redime simplemente porque deja elnegocio para seguir otra carrera, en vez de abandonarlo porque ha estadotimando a la empresa? ¿Cambiará el valor si parte de las accionestienen derecho a voto y parte no?

&flashquotDesde un punto de vista emocional, es importante que todos los accionistascomprendan que, al igual que las inversiones, las acciones registranfluctuaciones de precios durante un periodo dado&flashquot, indica Eddy. Por lo tanto,un hermano pudiera redimir mil acciones a US $50 por acción unaño, y cinco años más tarde otro hermano podríaredimir la misma cantidad de acciones por US $85 cada una. &flashquotNadie tiene lagarantía de recibir el mismo dinero por la misma cantidad de acciones&flashquot,afirma.

También es importante elaborar un plan que explique cómo ycuándo se hará el pago de la redención. ¿Habráuna ventana de oportunidad para las redenciones, de 30 a 90 díasanualmente? ¿El pago se hará de inmediato y en efectivo, o seextenderá durante cierto periodo? ¿Habrá un límitemínimo y máximo a la cantidad de acciones que puedan redimirseanualmente? Si los accionistas desean redimir acciones por una cantidadsuperior a la del fondo de amortización del negocio, ¿lassolicitudes se atenderán de manera prorrateada o por orden depresentación?

Y éstos son sólo algunos aspectos por considerar. Enconclusión, los acuerdos de redención de acciones son complicadosy, puesto que cada familia es diferente, deben ser personalizados. Estosacuerdos también están sujetos a leyes fiscales complicadas quedictaminan si la redención se considerará como un ingresoordinario (con impuestos ordinarios) o como ganancia de capital (con impuestosmás bajos).

&flashquotLo ideal es que este acuerdo de redención se elabore al momento en quelos certificados accionarios ya no vayan a estar en manos de los fundadores&flashquot,aconseja Eddy. Al llegar a un acuerdo, asegúrate de crear un plan quefavorezca la tenencia familiar en el largo plazo y que prevea principalmentelos aspectos fiscales de las redenciones.