Consultoría

De la Escuela, al Mostrador

De la Escuela, al Mostrador
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

De la Escuela, al Mostrador De la Escuela, al Mostrador ¿Nace o Se Hace?

De la Escuela, al Mostrador

La combinación escuela-empresa: la fórmula de éxito deThe Coffee Factory.

Por Adriana Reyes

Para el emprendedor Antonio Hidalgo Martínez la combinación denacer con un espíritu emprendedor y obtener formación para eldesarrollo de sus habilidades ha significado el éxito de su negocio, TheCoffee Factory, una empresa mexicana creada bajo el concepto de las coffeeshops de Estados Unidos.

Hidalgo tiene 25 años y es licenciado en administración deempresas por la Universidad Anáhuac del Sur. Su amistad con EnriqueAltamirano, otro joven emprendedor que inició su compañíade tarjetas de felicitación como parte de un programa de DesarrolloEmpresarial en el Instituto Tecnológico Autónomo de México(ITAM) (ver &flashquotDe monitos y eruditos&flashquot, Entrepreneur, septiembre1997), le llevó a trabajar al próspero negocio delrecién ex-universitario.

Ante el crecimiento de la empresa de tarjetas de felicitación (Burundis)y la creación de otros negocios afines, se presentó laoportunidad de diversificarse y, en este punto de la historia entró, conun rol protagónico, Antonio Hidalgo.

Cuenta este entrepreneur que, para la empresa inicial, era muyimportante la diversificación en cuanto a la rama de negocios quemanejaban, porque de esa manera también diversificarían elriesgo; por lo que, buscando negocios que a nivel mundial tuvieran auge ypotencial, optaron por estudiar el mercado de las cafeterías, unconcepto americano de coffee shop que --en el México de 1993-- noera para nada conocido, y encontraron que había un gran nicho de mercadopara esa idea.

Así, con la influencia de los modelos de Estados Unidos (una especie defast food), Italia y Chile (café de altura), principalmente,desarrollaron el mercado mexicano de las cafeterías. Con una tiendapiloto observaron la respuesta de los consumidores y advirtieron lasposibilidades de expandirse con un crecimiento sostenido.

Y, ante tal respuesta alentadora, incursionaron en los grandes centroscomerciales.

Después de tener unas tiendas operando como propias, dice Hidalgo,&flashquotestudiamos y creamos el concepto de franquicias The Coffee Factory&flashquot. Esto sedebió a que se presentaron en el mercado nacional otras dos marcas conla intención de crecer bajo el mismo concepto. &flashquotLlegamos a laconclusión de que un medio para adquirir o penetrar al mercado con mayorrapidez era a través del sistema de franquicias, y se desarrollaron. Afinales de 1994 otorgamos nuestra primera franquicia obteniendo excelentesresultados&flashquot.

¿Nace o Se Hace?

Hidalgo conoció el Programa de Desarrollo Empresarial, &flashquotcasi al l00 porciento con Enrique (Altamirano)&flashquot, lo que le permitió desarrollar lacapacidad que dentro de las aulas no pudo demostrar. Ambos emprendedorespiensan que la creación de negocios --o simplemente laconfiguración de proyectos-- puede ser un elemento clave para incluirdentro de las universidades &flashquotporque abre los ojos, prepara para un nuevohorizonte, nos acerca más a la práctica, a loreal . . . muchas veces sales de la universidad con ampliosconocimientos, pero aplicarlos cuesta trabajo, entonces mediante un programa dedesarrollo empresarial y materias que fomenten la creación de negociosse pueden ver todos aquellos aspectos que se deben de considerar para formaruna empresa con un buen nivel de éxito&flashquot, dice.

Antonio Hidalgo es, actualmente, director general de The Coffee Factory y sutrascendencia en el medio empresarial lo ha colocado como una persona que puedetransmitir conocimientos a partir de su experiencia; tiene nexos conuniversidades, como la Universidad Iberoamericana, que están interesadasen que comparta algunas de sus experiencias, respecto a la creación demicro empresas, dentro de un diplomado.

Lo que pretenden, dice el joven empresario, es inculcar al estudiante la ideade ser un emprendedor, un individuo con el deseo de crear y no solo esperarencontrar un trabajo, &flashquotporque muchas veces salimos a buscar algo que ya estadentro del mercado y eso nos encasilla&flashquot, explica.

Actualmente The Coffee Factory cuenta con 18 puntos de venta enoperación de los cuales una mitad son tiendas propias y la otra,franquicias. El negocio tiene alrededor de cinco años en funcionamientoy su crecimiento, en relación con otras empresas que están en elmismo ramo, no ha sido ni el más veloz ni el más lento.

Antonio Hidalgo dice que están conformes con esa evolución porquehasta la fecha consideran que tienen una operación sólida y unbuen servicio hacia el franquiciatario y el consumidor final.

Por lo tanto, las posibilidades de crecimiento en un mercado cada vezmás competido son alentadoras, pero a la vez marcan un límiteporque los puntos de venta importantes que existen en México se puedenagotar debido a que los niveles de economía que se manejan en elpaís no son los mismos que en Estados Unidos, de donde toman el ejemplo,básicamente. &flashquotEl mercado no es virgen, pero sí tiene cabida paracierto crecimiento y para mantenernos, o elevar los niveles deaceptación que hemos tenido&flashquot.

El director general de The Coffee Factory concluye: &flashquotLa idea ahí estaba,solo fue cosa de tomarla y desarrollarla a partir de la experiencia y aplicandolos conocimientos teóricos&flashquot.

Contacto

The Coffee Factory, Antonio Hidalgo, Paseo de Tamaridos 400-10, P.B.,Corporativo Arcos Bosques, Col. Bosques de las Lomas 051210, México,D.F. Tel. 5258-0378 al 81, Ext. 30, fax 5258-0377, e-mail:tere@burundis.com.mx