Emprendedores

La Generación E

La Generación E
Crédito: Depositphotos.com

La Generación E La Generación E La Semilla Empresarial Tomando Las Riendas Una Mirada Alternativa Una Manera de Ver la Vida Contactos

La Generación E

Adiós al estereotipo del holgazán; aquí está lanueva Generación Emprendedora.

Por Debra Phillips

¿No es ironico? La generación antes considerada como una bola derechazados, buenos para nada y mediocres, se convirtió en adultosjóvenes que hoy, decididamente, no son nada de eso. Al contrario. Seapor necesidad, por iniciativa personal o, lo más probable, por unacombinación de ambas, los adultos dentro de la categoría de losveintimuchos y treintaypocos --que constituye el grueso de la llamadaGeneración X-- están resultando tener un instinto muchomás empresarial de lo previsto. La verdad es que los miembros de laGeneración X tienen un colmillo para los negocios más largo quecualquiera, punto.

Pero no es necesario que lo digamos. Usted lo sabe porque lo estáviviendo. Incluso si aún no ha puesto un negocio propio, seguro loestá pensando . . . o no habría comprado unejemplar de esta revista, punto de intersección para sus sueños ysu realidad. Pretendemos guiarlo en un viaje emocionante, repleto deéxito y fabulosas recompensas. ¿Le tiramos alto? Pues sí,pero usted también, ¿o no?

&flashquotMe gustaría que mi línea de ropa deportiva se convirtiera en unamarca conocida&flashquot, dice Laura Waitze, de 29 años, fundadora de LKBodyWear, fabricante de ropa de moda para hacer ejercicio, con sede enPennsylvania. David Getson, de 26 años, fundador de la editorial quepublica la revista para hombres ICON, concuerda: &flashquotMi objetivo estransformar esto en una gran empresa en el ramo de los medios decomunicación.&flashquot ¿Comprende, lector, a lo que me refiero? Nunca anteslos jóvenes habían aprovechado tanto su juventud.

La Semilla Empresarial

&flashquotCuando niños, muchos nos quedábamos solos en casa y nosólo teníamos que cuidar de nosotros, sino hacer las compras parala familia&flashquot, comenta la autora Meredith Bagby. &flashquotEn realidad dependíamosen gran medida de nosotros mismos, y creo que, a raíz de ello, seobserva una vena empresarial marcada en los miembros de estageneración.&flashquot

¿Exactamente qué tan marcada? Conforme a cálculos recientes,en Estados Unidos 30 por ciento de los nuevos empresarios tienen 30 añoso menos. En el campo de las empresas de alta tecnología, se calcula queun tercio son constituidas por quienes aún no cumplen 30 abriles. Pero,tal vez aún más interesante es que 60 por ciento aproximadamentede los jóvenes de 18 a 29 años profesan aspiracionesempresariales propias.

&flashquotHemos observado cómo las grandes empresas tratan mal a los empleadosque despiden... personas que tenían la esperanza de unajubilación y, simplemente, la perdieron&flashquot, dice Getson, cuya revistaICON salió a la venta en Estados Unidos en abril de 1997. &flashquotEstacircunstancia despertó aún más nuestro instintoempresarial porque dijimos: `Al diablo con la chamba. Lo haré yo mismo,y bien.' A final de cuentas eso fue lo que pasó.&flashquot

Por su parte, Darrell Phillips, de 32 años, inició DigitalNetworks Integrated Solutions (DNIS), empresa de alta tecnologíaestablecida en California, con el deseo de prestar un servicio de alta calidadque le permitiera reconocerse en el medio y olvidarse de cualquier jefemandón. &flashquotAlgunos de mis compañeros de trabajo no daban una&flashquot,recuerda Phillips. &flashquotNo quería trabajar para alguien que siempre metrataba mal.&flashquot

Tomando Las Riendas

Lo anterior trae a colación una interrogante: ¿qué tan bienla hacen como líderes estos jóvenes empresarios? &flashquotNuestro estiloadministrativo es un poco más humanitario&flashquot, apunta Bagby. &flashquotLosempresarios de la Generación X alientan a la gente a tener horariosflexibles y volver más hogareño el centro de trabajo al permitirmascotas o plantas en la oficina.&flashquot

¿Por qué tanto énfasis en difuminar la líneadivisoria entre la casa y la oficina? Según Bagby, los miembros de laGeneración X admiten el enorme gasto de tiempo y energía quedemanda el trabajo, y no quieren acabar tan quemados como sus homólogosmás entrados en años. &flashquotLos compañeros de oficina son casiuna pseudofamilia --explica Bagby-- y, por lo tanto, se tiende amotivar unaconvivencia más agradable.&flashquot

El trabajo tiene que ser más agradable, menos restrictivo. Alreflexionar sobre su propio estilo de administración, Getson afirma quepermite a su personal mucha libertad al manejar sus respectivos deberes. Laconsigna es, simplemente, que el trabajo tiene quehacerse . . . y hacerse bien. &flashquotConstantemente me sorprendeque aún prevalezca la imagen del bueno para nada ya que, viendo lasestadísticas, trabajamos muchas más horas que nuestros padrescuando tenían esta edad&flashquot, dice Bagby. &flashquot¡Trabajamosconstantemente!&flashquot

Y, no obstante, ¿cómo encaja esto en la dicotomía enacción? Los miembros de la Generación X sí parecendecididos a lograr más que solamente un ingreso decoroso. &flashquotMe aseguro dellegar a casa a las 4:30 todos los días para dedicarle tiempo a mihijo&flashquot, comenta Phillips. &flashquotSi ello implica dejar la oficina de un cliente parair a casa y pasar una hora y media con él --a pesar de que tenga quetrabajar por la noche-- lo hago. Me hago un espacio para mi vida personal.&flashquot

Una Mirada Alternativa

Hablando de asuntos personales, permítame un momento para expresar unaespecie de disculpa: sabemos que detestan el término &flashquotGeneraciónX&flashquot. Cada vez que sale a colación en una plática conjóvenes empresarios, podemos ver la reacción de rechazo altérmino acuñado por Douglas Coupland para referirse a lageneración nacida a finales de los sesenta y principios de los setenta.Pero, inevitablemente, así se denomina más comúnmente alos adultos jóvenes de la actualidad.

&flashquotCreo que a nadie le gusta el término --concuerda Bagby-- pero, pordesgracia, creo que ya se nos quedó&flashquot. &flashquotNunca lo utilizo&flashquot, comentaWaitze, de LK Bodywear. &flashquotProcuro no dejarme llevar por estereotipos nietiquetas. Nadie quiere ser etiquetado porque entonces, de cierta manera, no sepuede salir de ese marco asignado. Trato de no ver a la gente así,porque no quiero que me vean así.&flashquot

Esto nos lleva a lo que a todas luces es el aspecto más fascinante de--¡perdón!-- la Generación X. Tal vez ningún otrogrupo en la historia ha sido tan renuente a todo intento por unificarlo en unasola identidad cultural monolítica. A quienes pertenecen a lageneración posterior a la segunda guerra mundial les encanta seridentificados; a los miembros de la Generación X les sucede justo locontrario. &flashquotNo queremos que se nos considere parte de una generación&flashquot,explica Bagby. &flashquotEn parte, creo que se debe a que se nos ha retratado de maneramuy negativa. Tampoco nos agrada unirnos a organizaciones. Somos muyindividualistas.&flashquot

Una de las palabras clave con las que se bombardeó a migeneración es &flashquotalternativa&flashquot, señala Getson. Todo es alternativo:refrescos, moda, películas, música. Todo el mundo quiere serúnico. Todos quieren ser individuales. Todo es tan contrario a locaracterístico de la generación que ése es precisamente elpunto. &flashquotHay tanto orgullo generacional en los miembros de la generaciónque nos precede&flashquot, señala. &flashquotLa diferencia entre la manera como se sientenvinculados a su generación y nuestro sentir hacia la nuestra es enorme.&flashquot

Una Manera de Ver la Vida

Como descripción del impacto de los empresarios de la GeneraciónX en Estados Unidos (y, de hecho, en todo el mundo), probablemente nopodría encontrarse mejor palabra que enorme. Unageneración renuente y, no obstante, generación. Quienespertenecen a ella buscan amoldar y reamoldar el arte de ser empresario.Impulsados por una tecnología que cambia más rápido quelos videos de MTV que acompañaron su crecimiento, estos emprendedorespropietarios de negocios están canalizando su talento en empresas detoda clase y dimensión imaginables.

Está Laura Waitze, cuya estilizada línea de ropa para hacerejercicio espera le genere entre US$100,000 y US$150,000 en ventas en 1999.Está David Getson, con su excéntrica revista que calcularegistrará una entrada de US$3 millones este año, gracias a quesiguió reglas que él mismo implantó. Y estátambién Darrell Phillips, cuyo negocio de puesta en marcha,diseño y soporte de redes computarizadas genera US$350,000 de ventasanuales. ¿Interés por ensaltar su generación? ¿Falta deambición? Es evidente. Sin embargo, no tenemos que decirlo nuevamente.Usted lo sabe porque lo está viviendo.

Contactos

Digital Networks Integrated Solutions, Tel. (949) 548-2443, e-mail:dnis@ix.netcom.com

ICON, 595 Broadway, 4th Fl., New York, NY 10012, EUA, Tel.(212) 219-2654

LK Bodywear, Tel. (215) 244-4576, e-mail: LKBodywear@aol.com