Emprendedores

Música con nombre

Combinar sonidos, silencios y más de Dos mil nombres ha dado lugar al nacimiento de atractivos negocios, en especial en el segmento infantil: discos compactos personalizados
Música con nombre
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Entre toda la gama de posibilidades didácticas y juegos infantiles con los que cuentan los niños hoy en día, el área musical suele ser los más reducidos y para muchos padres, una de las más áridas en cuanto a temáticas y propuestas.

La propagación de la música a nivel mundial ha crecido al parejo de los avances tecnológicos, pasando por salas de ensayo, estudios de grabación, discográficas y distribuidoras, con lo que ha dejado a las musas inspiradoras para otras artes.

Ante este panorama abierto, hace dos años Jesús Fares observó la oportunidad que tenía enfrente y decidió unir talentos con dos músicos profesionales, Leonel Castellanos y Jaime Vargas, así con la educadora Mariana Ortiz, para aventurarse y cubrir el mercado infantil que de-mandaba nuevas ideas relacionadas con la música. Ortiz asesora el contenido educativo de las letras, además de ser una de las voces de las grabaciones. El proyecto inicial consistió en abrir un estudio de música, reunir a profesionales, entre cantantes, arreglistas e ingenieros de sonidos, con el fin de crear una base de datos con nombres, canciones y sonidos para la elaboración de discos compactos personalizados.

Ideas innovadoras y didácticas

La idea original se concretó y dio origen a la franquicia CD Kids, un novedoso concepto musical que en este tiempo ha dado forma a tres discos compactos que tienen como base una serie de canciones destinadas a niños de distintas edades. Los objetivos de estas producciones son didácticos y se enfocan a estimular la imaginación, a fortalecer principios de buena salud, alimentación, así como al cuidado del medio ambiente, entre otros.

Además de las canciones, el éxito comercial y la diferencia creativa de estos compactos radican en que es posible elegir entre una serie de canciones que mencionan el nombre del niño al que va dirigido. Esto le da dos valores: es una sorpresa para quien lo recibe, y para quien lo compra da la oportunidad de ofrecer un regalo personalizado. "La música infantil habla de personajes, pero en los CD Kids, los niños son los verdaderos protagonistas y esto resulta muy atractivo tanto para ellos como para los padres".

En un inicio el proyecto resultaba muy ambicioso, pero la respuesta fue tal que la empresa, en menos de un año, logró ampliar su mercado a países de América Latina y a España, que actualmente suman 150 franquicias. De acuerdo con Francisco Cobos, director de CD Kids, la aceptación fue inmediata porque no tiene competencia y es una innovación en el mercado. "Además, se cubrió un mercado muy amplio que, nada más en el área central metropolitana de la Ciudad de México, es de 8 millones, de los cuales 1 millón 200 son niños; y prácticamente cada año se renuevan las oportunidades de captar más público".

A diferencia de otros sistemas de franquicias, continúa Cobos, la de CD Kids resulta muy accesible para cualquier emprendedor interesado "porque con 100 mil pesos recibe un software con nuestra base compuesta por más de 2 mil nombres; un sistema de cómputo para grabar los canciones con los nombres de sus clientes, y un paquete de 450 discos con los tres títulos que actualmente manejamos". Según él, cada disco se vende en 150 pesos. "Si se comercializa bien la primera entrega, el nuevo franquiciatario recupera un 67.5 por ciento de su inversión inicial".

El precio también incluye los derechos de autor de las canciones, que son obra de los integrantes de la franquicia, y las regalías por la explotación van incluidas en todo el paquete.

Sus carretas se encuentran en los principales centros comerciales, aunque algunos emprendedores trabajan desde sus casas. El reto en música infantil, anotan los especialistas, es contar con nombres extraños que últimamente se encuentran por todo lados y, muchas veces, no están dentro de la lista. "Sobre todo los nombres compuestos o aquellos que se escriben de un modo, y fonéticamente suenan de otro. Estamos trabajando para ampliar la base de datos y buscamos agregar entre 50 y 100 nombres cada mes para que todos los niños encuentren las canciones que les corresponden".

Tendencias en otras latitudes

El negocio de la música cambió vertiginosamente a partir de la aparición de Internet, muy especialmente la industria discográfica es la que está sintiendo el impacto. La creatividad es la única herramienta para apelar a esta ofensiva. Para el viejo CD original, sólo queda el camino de renovar y mejorar el packaging de su música. La mayoría de los artistas y emprendedores -seguros de su talento y de la calidad de su producción- construyen y desarrollan negocios sustentables en toda América Latina. En Argentina, por ejemplo, los artistas optaron por las ediciones de lujo. La más reciente novedad en el terreno de la presentación y el envase del CD, es el dual disc, o bien, disco con dos caras.

Sin embargo, muchas veces es más el talento que el presupuesto, lo que genera negocios musicales alternativos. Existen también quienes no dejan las oportunidades de lado y explotan nuevos segmentos comerciales. De esta manera surgió, por mencionar algo, el sello discográfico estadounidense de Sony para artistas gays.

Por su parte, Electronic Arts es una de las compañías españolas que entró en el negocio de la música digital. La firma creará su sello discográfico para ofrecer las bandas sonoras de sus videojuegos, con descargas en línea. Con más de 3 mil minutos de música incluidos en los videojuegos de la compañía -en forma de ring tones para celulares o como tracks a través de los servicios Apple iTunes, MSN, Yahoo Music, AOL Music y Rhapsody, entre otros-, comenzará a sumar melodías en forma de billetes.

La distribuidora Orchard no se queda atrás. Este sello aprovechará la inmensa cantidad de música que es ignorada por las grandes marcas para venderla a servicios de Internet. Entonces, en lugar de tratar de vender varios millones de cientos de álbumes, como es la estrategia del negocio musical estándar, The Orchard aspira a vender varios cientos de copias, de miles de álbumes. Así, un gran número de grupos e intérpretes o cantautores, marginalmente populares, pueden llegar a producir ganancias importantes. Esta compañía está representada en Sudamérica por la firma Epsa.

La tecnología avanza y las oportunidades se multiplican; el ingenio individual es el que va propiciando día a día el sustento empresarial.