Emprendedores

Jugosas Tendencias II

Jugosas Tendencias II
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Conocimiento y tecnología

En un proyecto similar, Víctor del Rosal, autor del libro Código de riqueza y asesor en Jóvenes Empresarios por México, JEMAD, dice que los 300 mil pesos resultarían una buena inversión en el rubro de "economía del conocimiento". Es decir, ofrecer al cliente información de su interés en el formato que él desee, ahorrándole el tiempo de búsqueda. "Usted podría darse a la tarea de consultar ciertos contenidos de Internet, libros y otras fuentes, y preparar una síntesis en video, audio, archivo html o carpeta informativa. El cliente pagaría por ese servicio", anota.

"En tecnologías de la información, las grandes compañías buscan pequeños negocios que les elaboren y organicen sus bases de datos", señala María Gutiérrez Aguilar, directora de la especialidad en creación de microempresas en la UNITEC. Por ejemplo, qué empresa de venta directa despreciaría un buen programa para agrupar a sus comisionistas, sus clientes, su inventario, cuestiona.

En negocios, el concepto se inclina hacia tiendas especializadas y la fusión de servicios, por ejemplo, tener una cafetería que ofrezca el servicio adicional de impresiones digitales para arquitectos y diseñadores. Se puede iniciar con un negocio modelo y después franquiciar. Sea cual sea, lo importante es darle un valor real al consumidor, piensa Sergio Carranza, asesor en el Centro de Desarrollo Empresarial Emprendedores, de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM.

Educación y asesoría

"Yo recomendaría invertir en el sector educativo, considerando la inversión de 300 mil pesos", dice Antonio Vázquez Landeros, director general de Dinámica Empresarial, Corp.

"Indudablemente es uno de los requerimientos para elevar el nivel de vida de nuestro país".

Para él, la idea sería un kinder o guardería particular, que ofrezca servicios diferenciados, previo plan de negocios, en una ciudad en desarrollo, particularmente en alguna zona metropolitana y dirigirse a un segmento de nivel económico medio-alto.

Podrían ofrecerse cursos de especialización en áreas como:

* Inglés interactivo, con actividades que requieran la creación de escenarios en donde los niños estén obligados a practicar el idioma.

* Clases de teatro para desarrollar la inteligencia emocional de los niños.

* Música para estimular la otra mitad del cerebro.

* Técnicas de aprendizaje acelerado para motivar al niño a construir su propio conocimiento.

Para Alfredo Nava, de la Anáhuac del Sur, otra propuesta es trabajar con las personas que truncaron su formación educativa, creando programas especiales con exámenes en línea. Estas ideas no requieren gran inversión, pero sí manejo de tecnología y preparación en el área pedagógica.

Así también, en el sector de educación y tecnología funcionaría establecer una escuela de idiomas con cursos dirigidos a diferentes áreas de negocio, proponen Gisela Medina y Celina Madero.

Gil de los Santos Reyna, gerente de Desarrollo Web y Publicidad de la empresa Innovarte, ubicada en Tamaulipas, señala que él apostaría a desarrollar escuelas de formación administrativa a nivel técnico, "empezando por algo modesto, que brinde la oportunidad de hacer un buen nombre en no más de dos años". Él imagina aprovechar la zona norte y el centro de Veracruz, para empezar. "Esta es una región tradicionalmente agrícola y ganadera, donde hay potencial económico, pero donde la educación profesional no está al alcance de todos. Una academia de formación administrativa, con una visión competitiva de cómo hacer las cosas, integraría rápidamente a la gente a los procesos productivos, aportando valores agregados interesantes para los patrones", enfatiza De los Santos Reyna.

En forma complementaria, debe indicarse que en México hay un vacío importante en el mercado de soporte de negocios (insumos y servicios) para las micro, pequeñas y medianas empresas. Cerca del 60 por ciento de mipymes dejan de existir durante los tres primeros años de su creación, debido a desconocimiento del mercado, falta de capacidad técnica y mala administración.

Por otro lado, para Jesús Romero Valle, también se recomienda el desarrollo de software, "o bien, crear una empresa que ofrezca servicio de soporte para equipos de cómputo y de consultoría en el área. ?A nivel de asesoría, especialmente en el desarrollo de casas inteligentes, está haciendo falta", apunta el director del Centro de Negocios e Ingeniería Industrial de la UNAM.

Turismo y ecología

El casamiento entre el turismo y el cuidado de la salud, generalmente da felices resultados. Y, en este sentido, Medina y Madero, del TEC de Monterrey, piensan: "Por qué no crear un negocio que venda una experiencia gastronómica diferente o paquetes diseñados para las necesidades de descanso y relajación de diversos consumidores. Esos servicios se pueden ofrecer independiente o en pequeños hoteles u hostales". Víctor del Rosal recomienda crear paquetes para atender sólo a viajeros asiáticos que están en busca de nuevos destinos.

En este mismo rubro, podría resultar "una agencia de viajes a destinos ecoturísticos, para un nicho de mercado poco explorado y explotado. El negocio debería ubicarse frente a una plaza o centro comercial y los paquetes ofrecidos serían a destinos ubicados en pequeñas pero pintorescas ciudades como San Miguel de Allende, en Guanajuato", piensa Andrés Velásquez, directivo de Mattica. "(El de viajes) es un área de negocios prometedora, perfecta para gente joven que, según las estadísticas, desea viajar, explorar nuevos lugares pero no cuenta con mucho dinero".

Si bien la capital del país es una zona atractiva para establecer negocios, se debe mirar hacia los estados. "Éstos tienen los recursos naturales y agrícolas que permitirían crear un proyecto muy redituable". En esta misma línea, Medina Ganzo, de Re Evolución Empresarial, apuesta por el ecoturismo con paquetes personalizados.

La asesoría en la crianza de animales puede ser rentable, comenta Romero Valle, "se están recibiendo apoyos interesantes en este nicho por diversos estados".

Alianzas productivas

Los negocios vinculados con las cadenas de producción en industrias como la automotriz, mueblera, eléctrica-electrónica y vestido, así como en las agroindustrias, son considerados por muchos especialistas de los más rentables y con capacidad de permanencia en el mercado. Para Luis Almeida, presidente de la empresa de exportación Campo Mío, la integración a una cadena productiva garantiza que habrá compras, acceso a tecnología y estímulos para crecer. "Hay marcas importantes de computadoras, entre otros productos, que empezaron como proveedores de componentes para ensambladores finales".

Más caros, pero no inalcanzables

Para Martín G. Álvarez Torres, director general del Grupo Albe Consultores, algunos nichos que, aunque requieren mayores inversiones y conocimiento tecnológico, no dejan de marcar tendencias, son los sectores asociados a microcomponentes que prometen mayor potencial de crecimiento y reciben estímulos, a la vez que demandan mayor inversión y conocimientos. Lo mismo pasa con la biotecnología que se desarrolla con un perfil bajo. "Las industrias metalmecánica y automotriz seguramente seguirán creciendo, junto con la industria mueblera y la industria de la construcción".

Según Jesús Romero Valle, "hacer o distribuir muebles de cartón corrugado tienen una fuerte demanda, por ejemplo, escritorios, libros y mesas para computadora".

Asimismo, el sector de las energías alternativas es atractivo como tendencia. La producción de gas metano (a partir de la descomposición de la basura orgánica), por ejemplo. "El uso de materia prima obtenida del reciclaje para la industria cada vez es más socorrido, así como el uso de energéticos derivados de medios naturales, que además no provocan daño al ambiente", explica Christian Vázquez Negrete, asesor de Cadi Consultores, empresa de reciclado de productos metálicos, papeleros y plásticos para aprovechar las recientes reformas en materia ambiental en Toluca o Monterrey.

La compra y venta de bienes raíces, en el sur de la Ciudad de México, también se perfila como un atractivo negocio. "Hay una creciente demanda de pequeños departamentos que requieran ser remodelados y revendidos a muy buenos precios", dice Bernabé Maislin, profesor de cátedra de la Universidad del Valle de México Campus San Rafael y San Luis Potosí.