Plan de Negocios

Metas claras, éxito seguro

Utiliza la información financiera de tu negocio como herramienta para lograr lo que persigues
Metas claras, éxito seguro
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

¿Eres de los que utiliza los servicios de un contador público únicamente para realizar el cálculo de los impuestos de tu negocio o personales, y al mismo tiempo te preguntas por qué tu negocio no crece financieramente? Si es así, tal vez nunca te has planteado los beneficios de hacer uso de la información financiera que este profesional puede proporcionarte, como un instrumento de análisis para el logro de muchas de las metas de tu negocio.

Pero retrocedamos un poco. Te sugiero responder antes que nada las siguientes preguntas:

¿CUÁLES SON LAS METAS DE TU NEGOCIO?

Tu empresa es un conjunto de recursos humanos, financieros, tecnológicos y materiales que se utilizan con la finalidad de lograr ciertos objetivos. Estos no son otra cosa, sino las razones para las que fue creado tu negocio. Por ejemplo, algunos de tus logros pueden ser alcanzar una mayor participación en el mercado, lanzar una nueva línea de productos, exportar, incrementar el margen de ingresos, etcétera.

Para concretar estas metas, es necesario tener muy claro qué y a dónde quieres llegar. ¿Tú ya definiste el rumbo de tu negocio? Si no es así, te invito a hacer una lista realista de aquello que quieres cumplir en, como mínimo, los próximos seis meses, o bien, en un año. Por ejemplo, podríamos definir como el objetivo de una cafetería a seis meses, incrementar las ventas en un 10 por ciento.

Ahora bien, una vez que definas los objetivos que pretendes alcanzar en tu negocio de café, entonces es necesario que decidas:

¿QUÉ ACCIONES, ESTRATEGIAS Y MEDIDAS NECESARIAS PARA LOGRARLAS?

Una vez efectuado este análisis, deberás comparar todos aquellos recursos que requieres, con los que ya cuentas. Todo lo que tengas y que pueda valorarse en términos de dinero, es el activo con que cuenta tu negocio. En el caso de la cafetería serán las máquinas para hacer el café; su mobiliario y los insumos necesarios para su elaboración, así como el dinero suficiente para operar la cafetería día con día (pagos de luz, agua, sueldos, etc.) Supongamos que la estrategia para lograr este incremento en ventas es una campaña de publicidad, que requerirá dinero en efectivo.

¿SABES CÓMO ESTÁN INVERTIDOS LOS RECURSOS DE TU NEGOCIO, Y SI ÉSTOS SON PRODUCTIVOS O, MEJOR AÚN, SI EL CAPITAL INVERTIDO EN ESTE NEGOCIO ES RENTABLE?

En caso de no ser así, trabaja junto con tu contador en analizar la información financiera. Créeme que es una inversión de tiempo y esfuerzo que valdrá la pena, ya que sabrás por qué existen aspectos en el negocio que no marchan bien, desde el punto de vista financiero.

La información financiera de tu negocio consiste en:

1. Determinar todos aquellos recursos con los que cuenta el negocio (activos); cuáles de éstos debes, es decir tus deudas (pasivos), así como lo que realmente te pertenece como capital (tus re-cursos o activos menos las deudas).

2. Determinar cuáles han sido los resultados de un periodo, es decir, las utilidades netas o las pérdidas. Es necesario que tu contador te ayude a establecer si en un periodo X, un mes; un trimestre y un año, tus ingresos son mayores a tus egresos y, por lo tanto, si tu operación hace que ganes o que pierdas.

3. Determinar en dónde se han originado o generado los recursos, para qué se han utilizado y por qué existe una diferencia entre lo que se ganó de un periodo a otro. La ganancia o pérdida de la que hablé en el punto anterior, no necesariamente está relacionada con la obtención de nuevos recursos o flujos de efectivo, ya que en muchos casos se vende a crédito, por lo que es necesario ?conciliar? la ganancia o pérdida, con lo que realmente aumentó o disminuyó el efectivo del negocio.

4. Determinar las variaciones que el capital ha tenido en un periodo, tales como su aumento por una nueva inversión o una disminución debido al reparto de utilidades entre los socios.

Estos cuatro aspectos de tu negocio te permitirán conocer cuestiones esenciales sobre la liquidez, la estabilidad, el ciclo de efectivo, la productividad, así como la rentabilidad del mismo.

PARA ENTENDER

Definamos cada uno de estos aspectos:

LIQUIDEZ

Todos aquellos recursos que son efectivo, o bien, que se pueden convertir en efectivo en el corto plazo (hasta un año). Son los medios con los que el negocio cuenta para operar, tales como efectivo en cuentas de cheques o inversiones de corto plazo; así también, cuentas por cobrar a clientes, e inventarios para la venta, aunque estos deben compararse con aquellos compromisos o deudas que se tengan que liquidar en un periodo semejante. Por ejemplo, si el negocio de la cafetería tiene 10 mil pesos de efectivo y cinco mil pesos en insumos, pero debes pagar en el mes cinco mil pesos de sueldos, más tres mil pesos de insumos, además de los 10 mil pesos mensuales de una de las máquinas de café, comprada a seis meses, tienes un problema de liquidez ya que los 15 mil pesos con los que cuentas, no alcanzan para cubrir los 18 mil pesos que debes. ¿Qué pasaría si no alcanzas a vender lo suficiente para pagar? Por ello, es vital que el negocio mantenga un nivel de liquidez que te permita cubrir tus obligaciones de corto plazo, mínimo de 1 a 1 (es decir, un peso de recursos de corto plazo con 1 peso de deudas de corto plazo). No obstante, también es importante observar que los recursos altamente líquidos, es decir, disponibles, no generan rendimientos, como las cuentas bancarias de cheques; o bien, generan rendimientos muy bajos, como las cuentas bancarias de inversión a plazo. Por lo que, tener recursos de esta clase, puede hacerte perder dinero.

ESTABILIDAD

Conocer en qué proporción los recursos con que cuenta tu empresa se deben (deudas o pasivos), te ayudará a identificar en qué nivel de riesgo se encuentra tu negocio, así como la posibilidad de conseguir financiamiento adicional para hacerlo crecer. Vamos a suponer que del 100 por ciento de la inversión en la cafetería, máquinas, muebles y dinero destinado a la operación, un 50 por ciento proviene del capital aportado por los socios y el otro 50 de un préstamo. En la medida en que la proporción de deudas se incremente con respecto a la del capital propio, elevas el riesgo de tu negocio y disminuyes la posibilidad de obtener financiamiento adicional, ya sea de terceros o bien de un nuevo socio.

Asimismo, es importante conocer en qué medida el capital con el que iniciaste ha ido aumentando con relación al que tienes actualmente, a través de las utilidades; así como en qué recursos está siendo reinvertido este capital. En nuestro ejemplo, parte de los ingresos que se generen en la cafetería, deberán reinvertirse en aquellos recursos que nos permitan crecer, o lograr nuestros objetivos, como por ejemplo, financiar una campaña de publicidad para llegar a un mayor número de clientes potenciales.

CICLO DE EFECTIVO

Se trata del tiempo que pasa desde el momento en que adquieres bienes o servicios de tus proveedores ?mismos que utilizarás para generar el bien o servicio que tú ofreces?, les pagas, vendes a tus clientes y recuperas el efectivo.

Con todo esto, si utilizas la información financiera, también es posible analizar el tiempo mientras transcurre este ciclo y detectar problemas tales como la falta de liquidez para pagar a los proveedores, esto debido a que los plazos que estos te otorgan son menores a los plazos que tú das a tus clientes; cuando no hay que pagarles al contado. Por otro lado, podrás identificar problemas relacionados con la rapidez o no, con la que estás moviendo el inventario hacia tus clientes, a través de las ventas.

Recuerda que no es lo mismo vender que cobrar, por lo que el análisis de tu ciclo de efectivo te dará elementos para determinar con qué velocidad realizas todo el proceso y recuperas los fondos para continuar la operación.

PRODUCTIVIDAD

Conocer en qué porcentaje los recursos en los que has invertido, así como el capital de tu negocio, generan ingresos por ventas, es saber en qué medida dichos recursos te ayudan al logro de tus metas; es decir, qué tan eficaces son para generar un bien o servicio que se comercialice.

RENTABILIDAD

Una de las preguntas que te haces a diario, con respecto a tu negocio, es si realmente es rentable o no. Analizar tu información financiera te permitirá comparar los resultados que obtienes en cierto periodo, con el capital que tienes invertido en el negocio. Incrementar esta rentabilidad deberá ser una de las principales metas financieras siempre, y en especial, cuando trates de atraer nuevo capital o nuevos inversionistas hacia tu negocio, o bien, cuando quieras comparar los rendimientos que te da esta empresa negocio, con otras posibilidades de inversión.

En este caso, el negocio de café deberá ir midiendo la proporción que representan los recursos del negocio (activos), así como el capital invertido por los socios (los activos que no se deben) en los recursos económicos que obtiene. Si suponemos que el capital invertido en la cafetería es de 100 mil pesos y que las utilidades que se obtuvieron en 2005 fueron de 20 mil pesos, estamos hablando de una rentabilidad anual del 20 por ciento. ¿Cuánto se espera obtener el año siguiente? ¿Entre cuántos socios se reparten esos ingresos? ¿Cuánto pueden dar otras posibilidades de inversión por el mismo capital?

Una vez que determines cuál es la liquidez, estabilidad, ciclo de efectivo, productividad y rentabilidad actuales de tu emprendimiento, conocerás perfectamente qué es lo que no está funcionando bien, desde el punto de vista financiero, y podrás generar las estrategias para cada uno de los problemas que existan. Muchos de ellos, que aparentemente no se ven en el negocio en el corto plazo, pueden ser rastreados oportunamente a través de un análisis de la información financiera, así como de cuestiones relacionadas con la producción, la administración, ventas, entre otros factores. Si actualmente no lo haces, es urgente que te conviertas en un usuario de la información financiera que genera tu negocio y aprendas cómo analizarla. Mientras más tardes en hacerlo, mayores dificultades encontrarás en el camino hacia el logro de tus objetivos.

Ahora bien, si estás comenzando tienes la oportunidad de hacerlo con el pie derecho y medir desde el inicio lo que vas logrando. Sólo así podrás comparar lo planeado al inicio del negocio y replantear las nuevas metas.

*Contadora Pública egresada del ITAM, donde es catedrática. MBA especialidad en Global Management por la Escuela Superior de Comercio de Grenoble, Francia y capacitadora del taller ?Finanzas para Emprendedores? de Entrepreneur Business Workshop (EBW).

rocio@ebw.com.mx