Emprendedores

Un Dulce Reinicio

Dos emprendedores pasan del glamour de trabajar para un gran corporativo al reto de formar una pequeña empresa.
Un Dulce Reinicio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares
Dos emprendedores pasan del glamour de trabajar para un gran corporativo al reto de formar una pequeña empresa.

Ignacio Cárdenas y Pedro Gómez son dos entrepreneurs regiomontanos que, gracias a que nunca perdieron de vista su espíritu emprendedor, lograron iniciar su propia empresa luego de trabajar para una poderosa compañía refresquera desempeñando puestos ejecutivos.

Team Internacional, como nombraron a su naciente empresa en la ciudad de Monterrey, México, les permitió lanzarse al mundo emprendedor y, no obstante que sortearon diversas crisis para levantar su compañía, hoy en día su interés por seguir desarrollando nuevas formas de hacer negocios no para.

Adiós al Mundo Corporativo

En 1995, la inquietud emprendedora de Cárdenas y Gómez les permitió ver que la experiencia obtenida y las relaciones cultivadas en su paso por Industrias Barrilitos (la empresa refresquera para la que trabajaron), representaba la mejor razón para iniciar su propio negocio.

Cárdenas, de 45 años, trabajó durante 12 años en la empresa y llegó a ser Director de Finanzas; Gómez, con 54 años, le dedicó 18 años a Barrilitos y ocupó la Dirección General. El primer paso fue concentrar el capital de arranque. Sabían que ya no contarían con las satisfacciones económicas --quincena a quincena-- que les permitían sus puestos directivos, y que emprender un negocio propio podía tener consecuencias fatales.

La decisión de instalar una comercializadora de azúcar para la zona de Monterrey llegó después de evaluar sus capacidades. "Los ejecutivos emprendedores primero deben enfocarse en hacer lo que saben; nosotros veníamos de una industria refresquera alimenticia, y no había duda que era ahí en donde debíamos enfocarnos, pues en ella aprendimos y nos desarrollamos", cuenta Cárdenas.

Sin embargo, para emprender un negocio en lo que podría parecer un poco tarde, requiere ser más prevenido. "Pedro fue el primero en salir de Barrilitos para arrancar la operación de la nueva empresa, mientras yo continué como ejecutivo. En 1996 nos dimos cuenta de que el negocio necesitaba ya de los dos y decidí integrarme a él; ahora sí íbamos por todo", dice Cárdenas.

Los Verdaderos Retos

En 1998, cuando todo iba viento en popa (ambos emprendedores dedicados de tiempo completo a su nuevo negocio), surgió el gran reto cuando los grandes ingenios azucareros se fusionaron y "les comieron el mandado", incluso, sacándolos de la jugada. "Cuando uno trabaja durante varios años en una empresa que ha vivido crisis recurrentes, creces de una forma inusitada. Nosotros tuvimos la oportunidad de crecer profesionalmente en Barrilitos y conocer no sólo de las áreas administrativas y financieras, sino la operación misma de la empresa; vimos la manera en que se buscaban nuevas oportunidades de negocio y en eso nos enfocamos", comenta Gómez.

Cuando cayó la venta de azúcar, los socios buscaron otro producto en la misma industria. Encontraron un mercado demandante de endulzantes artificiales y encontraron la coyuntura con el inicio de operaciones de una fábrica productora de aspartame (un sustituto del azúcar) que pertenece al Grupo Benavides, dedicado a la operación de farmacias en todo México.

Actualmente comercializan aspartame y concentrados de frutas, y participan en el desarrollo de nuevos productos bajos en contenido calórico; elaborados con una fructuosa natural que se extrae del agave azul.

Estos emprendedores están convencidos de que contar con un producto innovador permitirá que su empresa se consolide "Hemos hecho investigaciones en la Universidad de Guadalajara para obtener mayor diversidad y mejores productos", dice Cárdenas. Sin embargo, están conscientes de que obtener productos cuidadosamente investigados no hará que las ganancias lleguen. A la par del estudio de nuevos artículos, están en busca de los mejores canales de distribución, precios accesibles, y todos los aspectos que provoquen que la gente se decida, al 100 por ciento, a comprar sus productos. Por ahora, han detectado que las mieles sabor maple y vainilla, catsup y helados con agave azul --cuyo contenido es fructuosa 100 por ciento--, que están teniendo buena respuesta en los mercados naturistas de Estados Unidos y México.

En 1998, esta empresa obtuvo una facturación por $1.2 millones de pesos (aproximadamente US$ 120,000), resultado del trabajo enfocado a mercados menores que cuestan más, pero significan un reto muy grande.

Amparados con su experiencia, estos dos emprendedores están convencidos de que haber pertenecido a una empresa en la que participaron y vivieron muy de cerca el crecimiento, les ha permitido hacer las cosas bien y estos tropiezos sólo les hace imponerse nuevos retos.

Relaciones Que Valen

"Lo que nos ayudó en un principio fueron las relaciones que habíamos logrado, principalmente en la industria alimenticia; en cierta forma lo que hicimos fue capitalizar esas relaciones y la confianza que habíamos ganado ante esas personas", dice Gómez quien, al igual que su socio, considera que los contactos que se logren a través del desarrollo profesional, en cualquier lugar, son un activo importante. Se debe cuidar, cultivar, analizar y utilizar positivamente la relación concualquier persona, "Uno nunca sabe en qué te puede ayudar la persona que conociste mientras esperabas a un cliente o compartías el vuelo hacia el lugar donde pasarás las vacaciones. En nuestro caso, esas relaciones han sido importante y han desarrollado la estimación que hemos cultivado en la misma industria", dice Gómez.

Contacto

Team Internacional, Río Mississippi 128-7, Col. Del Valle 66220, Garza García, Nuevo León, TEL (MEX) (528) 356-7172, fax (528)356-7181. E-mail: team-internal@infosel.net.mx