Plan de Negocios

Un colorido negocio

Elabora vistosos floreros con pedacería de mosaicos
Un colorido negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Uno de los más grandes problemas de la actualidad es sin lugar a dudas la basura, la cual crece en las grandes ciudades con enorme rapidez; sin embargo, no necesariamente los desechos tienen que desaparecer en un tiradero, ya que puedes sacar de ella un gran provecho, sobre todo para tu bolsillo.

Para muestra un botón. Seguramente alguna vez has pensado en remodelar tu casa, ya sea el cuarto de baño o la cocina, y sueñas con ver ese espacio especial con losetas nuevas y brillantes; pero al ver realizada tu meta se presenta una gran pesadilla: el cascajo, un desperdicio tan molesto y estorboso que incluso hay que pagar para deshacerse de él.

Sin embargo, no todo está perdido. Si echamos un vistazo observaremos que se pueden obtener grandes beneficios del cascajo, ¿cómo? Es simple, separando los pedazos de mosaicos, los cuales pueden ser un novedoso material de decoración para floreros y macetas que puedes vender con gran éxito debido a su novedad y elaboración manual, muy en boga en la actualidad.

Manos a la obra

La elaboración de los floreros con pedazos de mosaicos es sencilla, económica y permite desarrollar la imaginación y la habilidad manual; pero lo mejor de todo es que se trata de un producto en demanda debido a su utilidad decorativa, por lo que su venta está garantizada.

Materiales que requieres:

* Pedacería de mosaicos

* Lija

* Guantes

* Jarrones de yeso de varios tamaños

* 1 kilo de yeso

* Agua

* Una charola de plástico o metal

* Un palo de madera

* Espátula pequeña

* Polvo de oro

* Un pincel ancho

* Papel periódico

* Barniz en aerosol

Para iniciar deberás colocarte, por seguridad, los guantes y comenzaremos con la revisión de los pedazos de mosaico, ya que deberás elegirlos pequeños y de las mismas dimensiones (o lo más parecidas); el tamaño ideal es aproximadamente el de una moneda de a peso para que puedas forrar el jarrón lo más uniforme posible.

A continuación lija los pedazos que tengan terminaciones filosas así como los que tengan exceso de pegamento reseco, de tal manera que queden lo más parejos que se pueda.

Ahora procederemos a la decoración. En la charola diluye el yeso con agua poco a poco agitando la mezcla con el palo de madera hasta hacerla homogénea. Te recomendamos que no prepares todo el yeso de un solo golpe, así evitarás su desperdicio; es mejor prepararlo según lo vayas demandando.

Ya limpia la pedacería iniciaremos con la aplicación. Toma el jarrón y con el palo de madera embadúrnalo con el yeso como si fuera un pastel (comenzando por la parte superior) con aproximadamente medio centímetro de espesor o hasta que se logre un pequeño hundimiento de los mosaicos.

Te recomendamos lo dividas en tres partes: superior, media e inferior, y conforme a ello aplica el yeso y coloca los mosaicos, que deberán tener una pequeña separación entre cada uno de aproximadamente medio centímetro para que luzcan; si deseas hacer un detalle especial éste es el momento, ya que mientras esté fresco el yeso puedes poner y quitar los fragmentos con facilidad, de lo contrario la mezcla endurecerá limitando su aplicación.

En seguida coloca un papel periódico en el suelo y esparce el polvo de oro por encima del jarrón hasta cubrirlo totalmente. Con el pincel limpia los mosaicos para evitar que queden cubiertos del material.

Ya finalizado el jarrón aplica el barniz de arriba hacia abajo cubriéndolo totalmente. Para evitar que se hagan grumos rocía a una distancia de 15 cm., aproximadamente. Deja secar en un lugar ventilado y fresco.

Una vez que tengas listo tu florero, elige un ramo de tus flores favoritas y ¡a vender se ha dicho!

Pedazos de arte

¿Quién no ha recibido en ese día tan especial un ramo de flores? Aunque es frecuente que las mujeres reciban este pequeño detalle, cada día son más los varones que también son sorprendidos con por lo menos una flor.

En este caso, la necesidad de contar con un florero para estas ocasiones es primordial, ya sea en la casa o en la oficina la decoración de pequeños rincones con destacados y coloridos detalles hace de nuestro lugar no solamente un sitio llamativo, sino que puede tener un toque de distinción. En este sentido los floreros pueden marcar la diferencia tanto por su diseño como por su originalidad. Para la elaboración de esta propuesta la inversión en los jarrones sin duda es mínima, ya que aunque no se hagan esas pequeñas remodelaciones en casa hay lugares donde la pedacería de mosaico se vende a un bajo costo, o incluso se obsequia a quienes estén interesados.

Claro que si quiere hacer un diseño más llamativo y elegante, puede adquirir mosaicos con diseños exclusivos y decorar con más detalle, lo cual elevará su demanda y su precio.

El costo de un jarrón de yeso puede variar desde 15 hasta 60 pesos, dependiendo del tamaño y la forma. El yeso puede adquirirse en cinco o 10 pesos, el barniz en 40 pesos un bote mediano, la lija cuatro pesos, los guantes 15 pesos, el polvo dorado es a 2.50 pesos cada sobre aproximadamente, y los demás materiales los puedes obtener en casa.

El valor final de nuestro producto será alrededor de 35 pesos y lo puedes vender en 60 pesos dependiendo el tamaño y el tiempo que se dedicó a su elaboración; en cuanto a las ganancias, son de alrededor de 90 por ciento.

Recuerda, mientras más inviertas en el material decorativo y en creatividad podrás incrementar el margen de ganancia.

Ofrece un toque especial

Un cumpleaños, un aniversario, día de las madres, San Valentín... Son tantas las fechas para regalar flores y pocos los lugares donde colocarlas, pues los tradicionales floreros de cristal no son siempre los indicados debido a su fragilidad, y es ahí donde nuestro jarrón puede ser el detalle diferente.

Recuerda, a todo el mundo le gusta tener un toque muy personal en su casa u oficina, evento o negocio, y una forma de ofrecer esta individualidad es acercándose a bazares, ferias artesanales, tianguis exclusivos, florerías de prestigio, tiendas de regalos o casas de decoración.

Para iniciar puedes ofrecerlos a tus amistades, en la oficina o con tus vecinos, e incluso ponerles toques especiales para festejos, celebraciones o aniversarios; siempre serán un recuerdo novedoso.