Consultoría

Buenas expectativas para pymes

La meta de la banca comercial para 2012 es multiplicar por 7.5 el financiamiento que otorgó en 2006 al sector, el cual fue de 55 mil 610 millones de pesos. Se anuncian créditos blandos y sin tantas garantías
Buenas expectativas para pymes
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Empresarios y autoridades coinciden en que la insuficiencia de financiamiento repercute directamente en la competitividad de las compañías del país, y en que ese es uno de los factores que explican su reducida supervivencia: 85 por ciento de las empresas cierran durante sus tres primeros años de operación, según datos de la Secretaría de Economía.

Al tiempo que los bancos se muestran optimistas respecto al incremento que tendrá el crédito a mipymes en los próximos años, están conscientes de que éstas representan una oportunidad de negocio importante y de que "si no estamos ahí estaremos fuera de mercado", admitió Enrique Catalán, director del Comité de financiamiento a pymes de la Asociación de Bancos de México. La meta de la banca comercial, para 2012 es multiplicar por 7.5 el financiamiento a pymes que otorgaron en 2006, que fue de 55 mil 610 millones de pesos, lo que implicará colocar 417 mil 075 millones de pesos en créditos para estas empresas.

La oportunidad que ofrece este tipo de financiamiento es tal, que de las 10 sofoles especializadas en financiar a pymes, que existen en México, nueve se crearon en los últimos tres años, y en conjunto manejan ya una cartera de 20 mil millones de pesos.

Adicionalmente, durante el sexenio pasado se autorizaron cinco sofoles de agronegocios cuyo enfoque es eminentemente hacia las pymes de ese sector, especificó Mario Sandoval, presidente de la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas.

Sin embargo, destacó Sandoval, para aprovechar el potencial de desarrollo que tiene el financiamiento a las mipymes será indispensable que el Gobierno Federal establezca las condiciones necesarias para impulsar esta actividad.

De ser así, aseguró, las sofoles empresariales podrían triplicar la cartera que actualmente manejan. Por su parte, Nacional Financiera también tiene la expectativa de incrementar en 30 por ciento los 170 mil millones de pesos de crédito que otorga a este tipo de empresas, dijo Luz Stella Lozano, directora de Desarrollo de negocios de ese organismo.

Límites y riesgos

A pesar de que bancos y sofoles aseguran que ahora obtener un crédito es mucho más accesible que hace tres o cuatro años, es un hecho que existen serias limitaciones para que las mipymes logren conseguir un crédito en el sector financiero formal.

La principal de ellas es la falta de claridad y actualización en la información financiera que aportan cuando solicitan un crédito, seguida por la omisión de datos por temor a ser fiscalizados por Hacienda, el estar en el buró de crédito, no tener un historial crediticio, y sobre todo su falta de cultura financiera.

Catalán informó además que dos de cada tres mipymes son informales, lo que dificulta aún más el que quieran transparentar su información financiera, lo cual resulta fundamental para que consigan un crédito.

Sin embargo, aseguró Roberto Martínez Martín, director de negocios de pymes de BBVA Bancomer, ahora la percepción del riesgo que tiene la banca acerca de las micro, pequeñas y medianas empresas ha disminuido considerablemente.

Lo anterior se debe a la estabilidad de la macroeconomía, pero también a que han desarrollado esquemas de autorización paramétrica rápida, a través de los cuales basta con revisar ciertos puntos básicos de la evolución del negocio y su comportamiento financiero para saber si el financiamiento se podrá autorizar o no.

Sin embargo, especificaron Sandoval y Martínez, para que puedan acceder a un crédito los negocios deben tener por lo menos dos años de operar.

La percepción de un menor riesgo para financiar a estas empresas, dijo Lozano, ha impulsado a todos los bancos a crear una oferta de crédito a pymes con tasas más competitivas, que según el caso, fluctúan entre la Tasa de Interés Interbancario de Equilibrio (TIIE) más dos y TIIE más siete.

Y al parecer, la estrategia de crear productos más sencillos y pedir menos garantías a quienes solicitan préstamos menores a dos millones de pesos ha sido redituable, pues la simplificación del procedimiento para solicitar estos créditos y la aplicación de esquemas de autorización paramétrica le permitió a BBVA Bancomer pasar de mil 200 clientes en 2003, a 50 mil, al cierre de 2006.

Mientras que entre 2005 y 2006, resaltó Catalán, toda la colocación de la banca para pymes -sin incluir el financiamiento que dan con ayuda de los programas gubernamentales- creció 43 por ciento real.

Antes y después

Hace cinco años no existía una oferta real de crédito para las pymes y los intermediarios financieros tampoco entendían la forma de operar de estos negocios, razón por la cual más del 90 por ciento del financiamiento que conseguían venía de sus proveedores.

Enrique Guerrero Ambriz, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope), informó también que en 2001 o 2002 pedir un crédito era toda una odisea burocrática y que por la cantidad de garantías que solicitaban, resultaba estéril para la gran mayoría de las pymes.

Reconoció, sin embargo, que en los últimos tres años esta situación ha cambiado pues "ahora existen algunos bancos que no piden garantías inmobiliarias, con tasas de interés de TIIE más 7.5 por ciento, y que no exigen tanta tramitología para solicitar el crédito".

Este tipo de tasa (7.5 por ciento) más la TIIE suma aproximadamente 15 por ciento, es decir, tres veces la inflación. Sin duda, todavía es alta para los estándares mundiales, así que habría que tener mucho cuidado con los cálculos financieros antes de tomar esta opción.

Guerrero Ambriz sostuvo que la derrama crediticia para las micro, pequeñas y medianas empresas -cuya solicitud de préstamos va de los 20 mil a más de un millón y medio de pesos- es aún insuficiente, aunque destacó la importancia que han tenido los programas de gobierno para impulsar este tipo de financiamiento, que además resulta más barato que el de la banca comercial.

"Las instituciones de gobierno tienen costos más bajos, el año pasado fueron del seis por ciento anual sobre saldos insolutos, pero sus recursos son limitados", comentó.

Entre los programas gubernamentales para apoyar el financiamiento a las mipymes está el Sistema Nacional de Garantías, que tiene como objetivo presentar a las instituciones financieras fondos de garantías sobre los créditos a estas compañías.

De esta forma, explicó Lozano, los préstamos se multiplican basados en un buen otorgamiento de los mismos por parte de la banca y un buen desempeño de la empresa.

Indicó que bajo el programa de garantías, sólo en 2006 Nafin apoyó a 37 mil empresas de este tipo con 40 mil millones de pesos, mientras que en los últimos cinco años se dieron más de 300 mil garantías por un monto superior a los 100 mil millones de pesos.

Otro canal de apoyo es el programa de Cadenas Productivas, que consiste en abrir líneas de crédito a todos los pequeños y medianos proveedores de las grandes empresas.

Por medio de este programa, Nafin canalizó créditos por 102 mil millones de pesos durante el año pasado; y entre 2000 y 2006 creó 335 cadenas productivas a través de las que se financiaron 341 mil millones de pesos.