Consultoría

Motivación: Ingrediente complejo de la administración

¿Sabía que una empresa puede catalogarse como buena o mala, dependiendo de la calidad de sus recursos humanos?
Motivación: Ingrediente complejo de la administración
Crédito: Depositphotos.com

Dentro de este mundo competitivo y globalizado, una de las características más significativas que se observa es que las empresas se empeñan en ser cada vez mejores. Para ello, recurren a todos los medios disponibles para cumplir con sus metas. Es por esto que la óptima administración del Factor humano tiene una singular importancia. Para muchos una empresa puede catalogarse como buena o mala, dependiendo de la calidad de su Recurso humano.

Así que, con el objeto de aprovechar al máximo éste potencial, las empresas desarrollan complejos procesos. Entre otros, la motivación del personal se constituye en uno de los factores de especial importancia para el logro de los objetivos empresariales y facilitar el buen desempeño del trabajador.

Es así como la motivación se convierte en una de las tareas administrativas más simples pero al mismo tiempo de las más complejas: Simple porque las personas se sienten básicamente motivadas a comportarse de forma tal que les represente recompensas. Por lo tanto, motivar a alguien debe ser fácil: simplemente hay que encontrar lo que la persona desea y colocarlo como una posible recompensa.

Sin embargo, es allí donde la motivación se hace compleja: Una persona puede considerar determinada recompensa como importante, pero para otra podría ser sencillamente Inútil. Por lo tanto, se debe aceptar la complejidad de la motivación como un hecho de la vida laboral y analizar qué es lo que se sabe con respecto a la motivación de los empleados.

Cuando los ejecutivos de una empresa consideran necesario motivar a su personal para el logro de determinados objetivos, muchas veces suelen contratar especialistas o consultores externos, quienes generalmente son excelentes oradores y hacen uso de determinadas técnicas orientadas principalmente a incidir en el aspecto emocional de la persona. Para esto recurren a desarrollar temas como: Liderazgo, vencer el miedo, Calidad, trabajo en equipo, y muchos otros que están relacionados con el buen desempeño de la compañía.

Estas actividades conducen a que las personas tomen conciencia de muchos de los problemas que se puedan presentar y, tengan la capacidad de superarlos, con consistencia y permanencia en el tiempo. Así, el efecto deseado como contribución a los objetivos de la empresa se concreta.

Existen trabajos que realizan consultoras responsables, como JP VAL INTERNATIONAL CONSULTING, donde, con planificación y seriedad, ayudamos a obtener resultados tangibles. Entre otros: cambio positivo en el comportamiento del trabajador, generación de un clima organizacional favorable y, sobre todo, lograr la satisfacción de nuestros clientes y el usuario externo.

Para JP VAL las actividades motivacionales, son fundamentales: Nuestro trabajo es conocer o identificar aquellos factores que realmente motivan a las personas de manera individual y colectivamente. Entendemos que todos somos diferentes, queremos y deseamos cosas diferentes. Nos satisfacen y motivan cosas diferentes. Es decir, pretender motivar al personal para mejorar la productividad sin considerar su individualidad, es una utopía.

Incluso, las diferentes técnicas sobre motivación no siempre serán enteramente aplicables a todas las realidades y en todos los países. Dependerán de la cultura, costumbres, valores, situaciones sociales, económicas y otros, que condicionarán el modo de pensar y actuar de cada individuo.

Independiente a esto, no hay duda que el desempeño es la base de la administración. Los gerentes logran que las personas hagan cosas. Y si las personas están motivadas, su excelente gestión permitirá la consecución de todas las metas.

Más información en: www.jpval.com