Finanzas

Anímate a invertir en la Bolsa

Entrar al mercado de valores es menos complicado de lo que parece. Para obtener ganancias, la regla es sencilla: infórmate, ten paciencia y sé disciplinado.
Anímate a invertir en la Bolsa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para un inversionista novato, entrar en la Bolsa puede ser uno de esos planes que nunca se concretan. ¿Las razones? En general, la aversión al riesgo y la falta de información sobre cómo funciona realmente el mercado de valores.

La realidad es que, gracias a la gran oferta de instrumentos y servicios de asesoría que existen, invertir en acciones se ha vuelto más fácil. Y el atractivo, debido a las ganancias que pueden obtenerse, es grande. Un buen ejemplo es la Bolsa Mexicana de valores (BMV) que entre 2003 y 2006 registró un rendimiento real (sin inflación) del 268%.

Claro que invertir en acciones mantiene una cuota de riesgo, por lo que obtener ganancias exige grandes dosis de disciplina y paciencia. Si quieres animarte, esta guía te será de gran utilidad.

El ABC de la Bolsa

El primer paso es que entiendas qué son las acciones y cómo funciona el mercado de valores. Si pensamos que una compañía es un pastel, una acción sería una rebanada. Por lo tanto, cuando alguien compra una acción de una empresa, se convierte en propietario de una parte de ella.

Hay dos maneras de hacer dinero con las acciones. Una es a través del pago de dividendos que el propietario de acciones recibe -en efectivo o en títulos cuando se reparten las utilidades de la compañía. Un accionista también puede obtener ganancias de capital mediante la diferencia entre el precio al que compra una acción y al que la vende más tarde.

Ahora bien, el precio de una acción está determinado por las expectativas sobre el futuro de una empresa, el sector al que pertenece, o la economía o situación política en la que opera. Y claro, aquí también pesa la ley de la oferta y la demanda. Si la perspectiva de una acción es buena, el interés de los inversionistas aumentará y empezarán a demandarla, lo que elevará su cotización. La clave está en comprar y vender en el momento justo.

Además del precio de una acción, debes tener en cuenta otro factor: bursatilidad. "Significa la capacidad que tiene de intercambiarse de manera sencilla en el mercado", explica Renato Vargas, analista financiero de Skandia México. Una acción muy difícil de vender puede ser poco demandada y, en consecuencia, tener un bajo precio.

El lugar donde se cotizan las acciones es la Bolsa o mercado de valores. La BMV es una institución privada que opera por una concesión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dentro de la llamada Ley del Mercado de Valores. Sus accionistas son las casas de bolsa auto-rizadas para operar (comprar y vender acciones).

La Bolsa funciona como una importante fuente de financiamiento para la operación de las empresas y sus planes de expansión. Si una compañía que cotiza en Bolsa necesita fondos frescos y no quiere pedir un préstamo a una institución financiera, puede obtener estos recursos de dos formas:

* Vendiendo algunas acciones en el mercado. Es decir, ofrecer parte de su propiedad a cambio de dinero. En esta mecánica, la empresa sale a buscar "socios".

* Pidiendo prestado a los inversionistas a través de títulos de deuda (que tienen una fecha de vencimiento).

El primer paso

Lo primero que necesitas para empezar a invertir en la Bolsa es elegir un intermediario financiero o broker, que ejecute las operaciones por ti a cambio de una comisión. En México, estamos hablando de una casa de bolsa.

El mecanismo es el siguiente: un agente de una casa de bolsa recibe una orden (de compra o venta de acciones) de un inversionista; luego da aviso a sus corredores para que busquen, por medio de un sistema electrónico, una oferta; y finalmente concreten la operación. Los valores adquiridos van al portafolio del cliente, cuyo valor aumenta o disminuye de acuerdo a la cotización de las acciones que lo integran.

Recuerda que una casa de bolsa te cobrará comisiones por conceptos como apertura y cancelación de contrato, compraventa de papeles y prestación de otros servicios.

En general, los inversionistas operan con sus casas de bolsa vía telefónica. Muchos brokers ofrecen la posibilidad de operar por Internet. En este caso, es el propio inversionista quien realiza toda la operación, por lo que es necesario contar con mucho más conocimiento, contactos y experiencia en el mercado.

Otra manera de operar en Bolsa es a través de un banco. Esta suele ser la forma más cara, ya que los bancos generalmente utilizan, a su vez, un broker, lo que eleva las comisiones.

Pero hay otro dato importante: para operar con una casa de bolsa necesitas una inversión mínima promedio de $500,000. Por eso, la mejor opción es colocar tu dinero en un fondo, que concentra el capital de muchas personas o empresas para invertirlo en acciones, títulos de deuda o divisas. -Con un monto más grande, se tiene acceso a rendimientos más altos y se diversifica el riesgo. El monto mínimo de ingreso a un fondo de inversión es de $10,000.

Las operadoras de fondos pueden ser independientes o pertenecer a un grupo financiero como bancos y casas de bolsa. Existen 450 fondos de inversión en México, manejados por 30 operadoras.

Al invertir en la Bolsa, la clave está en el asesoramiento que obtengas para armar tu portafolio de acciones y en dar un seguimiento permanente a su desempeño. Aunque nadie te va a asegurar una ganancia, operar en el mercado de valores no es apostar a ciegas o por intuición; implica el uso disciplinado de estrategias de inversión para armar un portafolio con la mejor relación riesgo-rendimiento. Esto puedes obtenerlo de una casa de bolsa, fondo de inversión o una distribuidora de fondos (una empresa que maneja varios fondos de inversión).

Controla tu inversión

Si bien, la Bolsa ofrece rendimientos muy atractivos, es importante que entiendas que exige pensar a largo plazo. "Un portafolio que contenga una parte en instrumentos de renta variable se recomienda para las personas que pueden soportar un horizonte de inversión mayor a tres años", precisa Renato Vargas.

Para verificar el comportamiento de tu inversión, realiza consultas por teléfono a tu asesor. Las casas de bolsa y operadoras de fondos tienen la obligación de grabar estas conversaciones con sus clientes o inversionistas, por cuestiones de calidad en el servicio y por si surgen reclamaciones futuras.

Tu casa de bolsa o fondo de inversión deberá enviarte, además, un estado de cuenta mensual con la relación de todas las operaciones efectuadas con tu dinero. Es recomendable que guardes todos esos documentos para acreditar el saldo invertido y los últimos movimientos. También es imprescindible que conozcas los plazos en los que puedes hacer reclamaciones, según lo estipulado en tu contrato de inversión.