Plan de Negocios

Reglas primordiales, negocio fuerte

Como líder de tu empresa, tú decides si cumples o no la ley. Un líder fuerte más reglas fuertes es igual a un negocio fuerte
Reglas primordiales, negocio fuerte
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

A menudo comienzo mis seminarios diciendo: "Yo hago las reglas; yo cambio las reglas; yo hago cumplir las reglas". Después las expongo, así como las consecuencias de romperlas. Por ejemplo, si llegas tarde: $10. Si traes comida a la clase: $10. Si vendes anillos: $25. Explico que la razón de que existan reglas es para preservar la santidad del salón de clases.

Las reglas son creadas e impuestas por el bien del grupo. Pero existe una segunda razón para ser claro con respecto a las reglas. Siempre alguien las probará y buscará llegar a los límites. Sé que, a lo largo de los años, algunas personas se han ido diciendo que soy un dictador y exigiendo su reembolso. Yo les regreso su dinero con gusto y se van. Tú te estarás preguntando, "¿por qué ser tan duro con las reglas?"

Sin reglas, hay caos. Peor aún: sin la imposición de reglas, el valor de los activos disminuye. Cuando los líderes de Enron rompieron las reglas, la empresa desapareció. En los vecindarios donde la ley no se cumple y el crimen crece, el valor de los bienes inmuebles cae. Imagina un partido de fútbol sin reglas o sin un árbitro.

Como líder, tú creas las reglas, las cambias, las haces cumplir. Pero, lo más importante, las cumples tú mismo.

Muchos negocios tienen problemas o fallan porque el emprendedor quiere ser educado o parecer popular. Los líderes débiles a menudo no tienen reglas, les dan la vuelta, las rompen o no tienen el valor de hacerlas cumplir. Un líder débil construye una empresa débil.

Un negocio viable necesita reglas. Sin embargo, el problema es que hay de muchos tipos: legales, éticas, culturales y morales. También hay reglas de comunicación. En nuestra empresa tenemos una ley para el "chisme". Si alguien habla mal de otra persona, el que escucha debe decir, "por favor díselo directamente a... ".

Claro que cuando hay demasiadas reglas, o éstas son anticuadas, confusas, inflexibles o hay una excesiva insistencia en hacerlas cumplir, sólo los robots se quedarán en la empresa. Al final, lo importante son los resultados: un líder fuerte más reglas fuertes es igual a un negocio fuerte.