Emprendedores

Borrado profesional

Una emprendedora convirtió una goma de borrar en un artículo promocional finamente diseñado que ya logró vender en Europa y distribuir en México de forma independiente. Su próximo paso: ingresar a Estados Unidos de la mano de una incubadora de negocios de la Universidad de San Antonio.
Borrado profesional
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Cecilia Acosta Barreda, cirujano dentista, siempre supo que su verdadera profesión no estaba en un consultorio, sino en el mundo de los negocios. Hoy, se enfrenta al proyecto más ambicioso de su vida: consolidar su más reciente aventura, Valmigom, empresa fabricante y comercializadora de gomas de borrar.

¿Gomas de borrar? Efectivamente: gomas de borrar. Y el negocio va en pleno ascenso. Fundada en junio de 2005 y con una inversión total de $2.5 millones, la compañía cuenta con cinco líneas de productos (escolar, suajadas, de línea, modelada y en tercera dimensión) y ha conformado una cartera de clientes donde destacan 12 firmas trasnacionales. Y, en breve, espera cerrar contratos para exportar a España, Francia, Noruega, Argentina, Colombia y EE.UU.

Antes de iniciar Valmigom, Cecilia mostró su capacidad como emprendedora al formar una agencia de publicidad que manejó durante 16 años. En ese tiempo, se dedicó a diseñar y vender artículos promocionales para empresas como Bimbo y Yakult, que eran sus clientes. De esta manera conoció el sector y creó una importante red de contactos. "El mercado de la publicidad se saturó gradualmente, hasta el punto en que pensé: somos uno más", afirma. Entonces, decidió buscar un nuevo negocio.

"Durante mi etapa al frente de la agencia me di cuenta que los artículos publicitarios se reducían a gorras, camisetas, plumas y llaveros", recuerda Cecilia Acosta. "En las gomas de borrar encontré un enorme potencial de crecimiento".

Desde el principio, Valmigom ha buscado, sobre todo, ser una empresa innovadora, atacando un nicho que -sostiene la emprendedora- no había sido atendido correctamente. "Mi tarea es convertir el logotipo, eslogan o producto de lanzamiento de una compañía en una goma de borrar de alta calidad y muy funcional", enfatiza.

Pero eso no es todo. Para reforzar su modelo de negocios, la empresa también comercializa sus productos a través de distribuidores mayoristas. Así, Valmigom se encuentra presente en puntos de venta como tiendas de regalos y pequeñas papelerías. Próximamente, la marca espera ingresar a las grandes tiendas de artículos de oficina y papelería del país.

A la fecha, Valmigom ha fabricado más de un millón de unidades, de las cuales el 80% son gomas publicitarias hechas para importantes corporativos, y el 20% restante compite en el feroz mercado de consumo frente a importaciones asiáticas y prestigiadas compañías nacionales. La empresa ha logrado facturar $ 1.5 millones el último año, con un margen de utilidad entre 30% y 40%.

Prueba y error

Iniciar el negocio, no fue fácil. "Hace 20 años compré la fórmula para fabricar las gomas", cuenta. Pero, cuando la empresaria decidió empezar la producción en 2005, se enteró que tres de sus componentes ya no existían. Con apoyo de expertos locales, y a punta de prueba y error, logró conseguir el "punto exacto": calidad de borrado y excelente apariencia. El diseño, precisa, es fundamental en este negocio y ha sido una de las ventajas competitivas de Valmigom: cada goma es obra del talento de tres escultores mexicanos que se han especializado en esta industria y que conocen a la perfección el proceso productivo y las características del material.

La técnica de ventas, comenta Cecilia, también ha sido clave en su éxito. "El gran secreto es anticiparse y enfrentarse al cliente proactivamente", dice. "Antes de acudir a una cita, realizó una investigación en Internet para identificar el logotipo y las marcas de mi prospecto. El objetivo es llevarle diferentes muestras de gomas que despierten su interés desde la primera reunión". Esta misma táctica le sirvió para colocar su primera venta en el extranjero. Durante una visita que hizo a unos amigos en Noruega no perdió la oportunidad de elaborar gomas con elementos representativos de aquel país. ¿Qué pasó? Logró venderlas a una importante tienda de souvenirs llamada Windfjord.

Cecilia Acosta ha tenido la oportunidad de presentar una colección de gomas con figuras prehispánicas en exposiciones realizadas en París y Roma, ya que mantiene una estrecha relación con el Consejo de Promoción Turística de México. El próximo paso: Estados Unidos, país donde Valmigom ya se integró a una incubadora de negocios y, por medio de la Universidad de San Antonio en Texas, consiguió acceder a una base de datos con más de 1,800 clientes potenciales.

Uno de sus puntos fuertes para exportar al mercado estadounidense -sobre todo después del publicitado retiro de juguetes con plomo- es que las gomas de Valmigom cuentan con la certificación de no toxicidad de la firma Lloyd International y de la Secretaría de Salud de México.

Consciente de los retos que están por venir, entre ellos la internacionalización definitiva de la empresa, Cecilia se prepara de manera constante: estudió una maestría en negocios en el Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública y Privada (IESAP), tomó clases intensivas de inglés, su sitio WEB es bilingüe (español-inglés), maneja software de diseño y asiste a cursos de capacitación impartidos por Nafinsa. "Amo lo que hago, por eso le dedico gran parte de mi tiempo a este proyecto, y trato de aprovechar al máximo mis ratos libres para disfrutarlos en compañía de mis dos hijas", concluye.