Emprendedores

El buen emprendedor empieza por las ventas

Para el director de la empresa de capacitación ejecutiva Centro Carsolio, los emprendedores deben dejar de ser conservadores y poco aventureros. Asegura que la estrategia para lograr el éxito es creer en sus sueños, "no importa a quien se los vendan, pero tienen que saber negociarlos", dice.
El buen emprendedor empieza por las ventas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Para el Ing. Carlos Carsolio, la vida se puede entender a través del ascenso a las montañas. Para él, ambos sucesos comparten el mismo contexto; los dos requieren de trabajo en equipo, la búsqueda de un objetivo común, enfrentar diversos obstáculos.

Destaca que, así como en la montaña, en cualquier actividad humana se requiere de una visión, de una disciplina, un trabajo eficiente y todo un entrenamiento. "La diferencia que he visto en ese contexto es, que si no haces bien tu trabajo en el alpinismo, no está en juego un trabajo o un examen, sino la vida misma", subraya.

El amor por la aventura y los retos lo lleva en la sangre, pero ninguno de sus triunfos, aclara, los hubiese logrado sin la ayuda de sus padres: "Nuestra sociedad está acostumbrada a matar al explorador, no respeta que el sentido de la aventura es innato en el ser humano. Generalmente, los padres mexicanos sobreprotegen a sus hijos, y les van creando barreras mentales que les impiden desarrollarse. En lo personal, agradezco que mis padres me hayan dado la oportunidad de caerme y golpearme... nos enseñaron a mis hermanos y a mí a resolver problemas, me permitieron crecer, a enfrentar los grandes riesgos de la vida".

Este estilo de vida, Carlos lo llevó al plano profesional y lo aplica en los programas de capacitación ejecutiva que imparte en su empresa Centro Carsolio. En él, trabaja bajo la premisa de enseñarles a los empresarios "a asomarse al acantilado, aprender a tomar riesgos y evitar que cuadriculen su cerebro".

Uno de los principales retos a vencer durante esta capacitación, es modificar la manera de pensar de los asistentes, recordarles que el principal factor que limita el avance empresarial de México es el conservadurismo: "para mí, la mayor tragedia del país es la ausencia de un espíritu aventurero. Es decir, hoy en día los emprendedores se enfrentan a las barreras de financiamiento, ya que las instituciones crediticias no creen en sus propuestas innovadoras, no quieren arriesgarse con ellos".

Para resolver la situación anterior, Carsolio aconseja a los emprendedores que se conviertan en vendedores, pero para poder negociar bien sus servicios o productos es necesario que crean en ellos. "Lo más relevante en una venta es estar convencido del producto, demostrar esta creencia y escoger a los clientes", comenta.

A lo que agrega, "en México, al ser un país no aventurero, es fácil tachar de suicida o de vago a todo hombre que decida innovar; por eso, es importante sentir pasión por el reto y saber compartir este sentimiento con los clientes e instituciones financieras, sólo así lograrán alcanzar el éxito", señala.

Al cuestionarlo sobre el modus operandi de las nuevas generaciones de empresarios, Carsolio comenta que no encuentra grandes diferencias con las viejas camadas: "Hoy en día, veo jóvenes emprendedores que toman grandes riesgos, que creen en su producto y otros que no; eso es muy variable, básicamente, depende del estilo y la personalidad de cada uno".

Al término de la entrevista, Carlos reflexiona: "Quiero decirle a los empresarios que la toma de riesgos debe existir siempre, en todo momento, pero tiene que ser con los pies en la tierra. Es decir, lo comparo con las decisiones que se toman en la gran pared: en el mundo de la montaña, la meta es adquirir conocimiento, niveles de conciencia. Y lo más importante, es ver la cima como la mitad del camino, ya que todavía falta bajarla con vida. Cuando tienes ese enfoque, es más sencillo triunfar y vencer tu retos".

¿Quién es Carlos Carsolio?

Ingeniero Civil de profesión y alpinista por pasión, Carlos logró a sus 22 años el ascenso al pilar sudeste del Nanga Parbat y a la pared del Rupal. En quince años realizó ascensos de gran pared en Yosemite, las Rocallosas, Los Alpes, Los Andes, Los Himalayas, La Patagonia y la Isla Baffin. Logró alcanzar la cima del Monte Everest... Consiguió conquistar a la vida.

Más información: Centro Carsolio, www.carsolio.com.mx