Consultoría

El futuro

Abróchate los cinturones y agárrate fuerte. La economía en 2008 va a ser un viaje difícil.
El futuro
Crédito: Depositphotos.com

Alan Greenspan dijo que entraríamos en una era de turbulencia entre 2010 y 2011, cuando los baby boomers (la generación nacida entre 1945 y 1965) comenzaran a jubilarse y presionar los sistemas financieros gubernamentales. Considero que la Era de Turbulencia ya llegó. En el mismo día en que Greenspan anunció esta predicción, un emprendedor Fénix anunció su nuevo negocio: un sitio de subastas en Internet para enfermeras en el que podían ofrecer sus servicios profesionales al mejor postor; en particular, a los hospitales. De inmediato recibió miles de correos de enfermeras.

Si combinas las crecientes necesidades de los baby boomers en cuanto a atención médica, la falta de enfermeras y un emprendedor, obtendrás una turbulencia. Mientras esto es bueno para el emprendedor y las enfermeras, siento lástima por los administradores de hospitales que tratan de conservar bajos los costos mientras se las ingenian para mantener contentos a enfermeras y pacientes.

Aún si el gobierno lo niega, todos sabemos que hay inflación. Somos concientes que los baby boomers a punto de jubilarse causarán una carencia de empleados en todo el sistema. Sabemos también que hay una generación baby bust que viene detrás de los baby boomers. Esto significa aún más combustible para la Era de la Turbulencia: menos trabajadores, inflación, tecnología y salarios más altos. Para el emprendedor, esto significa decidirse a planear el futuro e implementar los cambios ¡ahora!

Como emprendedores, necesitamos averiguar la manera en que podemos incrementar las utilidades y disminuir los gastos para pagar salarios más altos. Esto requiere de ideas creativas y la valentía de realizar cambios antes de que llegue la tormenta. Así es que...

1. Reduce tu planilla laboral pronto. Hace unos tres años, mientras la economía todavía estaba bien, comencé a alentar a ciertos empleados a que salieran de la empresa cuando todavía podían encontrar otros empleos con mejor salario. No eran malos empleados, la mayoría no encajaban en la cultura de mi negocio, se habían anquilosado y habían perdido su chispa creativa.

2. Contrata menos y paga más. En vez de apurarme a llenar las vacantes, observé qué empleados voluntariamente aprovechaban la oportunidad. Una vez que descubrí quiénes eran mis verdaderos líderes, mi equipo comenzó a contratar a nuevos elementos. Hoy en día tenemos menos empleados que realizan más trabajo y reciben un mejor salario.

3. Intensifica la publicidad. Con el ahorro en salarios nos anunciamos en televisión, Internet, radio, medios impresos y negociamos contratos de publicidad y promoción a largo plazo. Es sorprendente cuánto descuento y mejor trato recibe uno cuando desea comprometerse en una relación a largo plazo.

4. Aumenta la distribución. Durante los últimos dos años hemos desarrollado un sistema de expansión vía franquicias. Tal como las enfermeras desean trabajar por su cuenta y ser emprendedoras, otros también quieren hacerlo. Nos dimos cuenta que necesitábamos abordar ese espíritu emprendedor y lo hicimos bajo el esquema de franquicias.

Nuestra preparación para la Era de la Turbulencia comenzó hace casi un año. Y tú, ¿qué estás haciendo?