Recursos Humanos

¿Y si abro una tienda de bagels?

La pasión por la comida llevó a los hermanos Vadillo a crear un concepto culinario innovador en Guatemala. Y lo que partió como una tienda de bagels dio origen a un grupo que hoy opera 33 restaurantes en seis países.
¿Y si abro una tienda de bagels?
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Diego y Bernal Vadillo lo supieron desde pequeños: fundarían una empresa ligada la comida. Después de todo, los hermanos vienen de una conocida familia de panaderos en Guatemala. "Llevamos el olor a pan recién horneado en la sangre", dicen.

Con 23 y 24 años, los hermanos Vadillo decidieron emprender una aventura culinaria por cuenta propia. Pero no sabían bien en qué. En 1998, mientras buscaban un local en una plaza comercial para abrir una panadería "tradicional", se encontraron con la semilla de lo que sería Bagel Factory, una tienda especializada en esos panecillos en forma de rosca. "Tuvimos suerte y visión", comenta Diego. "Cuando nos dijeron que no podíamos abrir una panadería en la plaza comercial porque el giro ya estaba ocupado, decidimos abrir una bagel shop, aun cuando pensábamos que, al final, terminaría siendo una panadería". El dueño de la plaza, curiosamente, era fanático de los panecillos y les dijo que sí.

Hoy, casi 10 años después de su fundación, la empresa que iniciaron opera 33 locales en Guatemala y ha exportado el concepto a Honduras, Nicaragua, El Salvador y Panamá. ¿Cuál fue la clave del éxito? Un concepto innovador no sólo en el producto, sino en la experiencia de compra. "Nuestros locales son panaderías y restaurantes a la vez, lo que rompió la idea que eran dos negocios por separado", dice Diego. "Y a los clientes les encanta observar el proceso de fabricación de cada uno de los panes, lo que, además, les da una gran sensación de comer productos recién hor-neados, nutritivos y con un toque gourmet".

Manos la obra

Con la ayuda de Internet, los hermanos Vadillo encontraron que en el American Institute of Baking, de Kansas, en Estados Unidos, había un curso llamado "Bagels, bagels, bagels". Bernal, egresado de ese instituto y panadero de profesión, partió a capacitarse mientras su hermano, Diego, se quedó en Guatemala a desarrollar la marca y el concepto del restaurante.

En noviembre de 1998, con financiamiento familiar, la panadería-restaurante de bagels guatemaltecos abría su primer sucursal. "A partir de ese momento comenzamos a crecer", recuerda Diego, presidente del Grupo Buen Rollo, propietario de la marca. "En la inauguración nos fue muy bien y desde el día siguiente comenzamos a buscar un nuevo local para abrir otra tienda".

Así, en 1999 inauguraron dos unidades y en 2000 otras tres. Ese mismo año, además, lanzaron Rollitos, que es su división de postres y cafés, y luego con-tinuaron con Go Green, un restaurante de ensaladas gourmet. Y así, hasta llegar a sus 33 locales.

Salud financiera

La otra cara de un producto innovador, aseguran los emprendedores, es construir un proyecto rentable. "Bagel Factory desde el inicio caminó solo", dicen. Y en sólo cinco meses recuperaron la inversión que les significó abrir la primera tienda.

Diego Vadillo relata que tanto la mano de obra como los insumos se consiguieron a buen precio. Entre él y su hermano preparaban los alimentos y realizaban las labores administrativas. "Sólo teníamos dos empleados: una era nuestra prima y la otra era hija de una empleada de mi mamá", cuenta.

En 2002 comenzaron a expandirse bajo el modelo de franquicias. "Creímos que era la única forma de crecer rápido y hasta cierto punto con bajo riesgo", dice Diego. En seis años abrieron 22 tiendas en Honduras, Nicaragua, El Salvador y Panamá y están en negociaciones para entrar a Venezuela y Colombia en 2009.

En 2008 entraron a México, vía Guadalajara, donde inauguraron su primera unidad, que es un combinado de sus tres marcas. El objetivo es abrir 12 tiendas en los próximos tres años. Las franquicias requieren una inversión mínima de US$80,000 para el caso de Go Green y US$125,000 para Bagel Factory y Rollitos.

CLAVES

- Jugársela por un producto novedoso.

- Reducir costos operativos.

- Buscar buenos arreglos con proveedores.

- Estrategia enfocada en los clientes.

- Posicionamiento de la marca por la calidad del producto.

NUEVOS CONCEPTOS

Rollitos:

"Enrollamos todo lo que fuera posible. Y, si no había forma, la inventábamos. En el menú se pueden encontrar desde rollitos dulces de manzana con canela hasta pizza".

Go Green:

"Es un restaurante de ensaladas gourmet que hoy se instala con Bagel Factory y en muchos casos con Rollitos. Es el concepto más rentable del grupo".