Consultoría

Cuida la salud de tu negocio

Aprende a hacerte cargo de los variados obstáculos para la productividad de las empresas, provocados por el estrés.
Cuida la salud de tu negocio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Llevo 10 años como socio de una fábrica de telas. Desde hace algunos meses notamos que toda nuestra plantilla laboral -desde obreros hasta mandos medios- falta constantemente por problemas de salud, sin embargo, cada año llegamos a las metas de productividad. La principal queja es el ambiente de estrés constante que se vive en la empresa. Los trabajadores llegan con comprobantes médicos alegando que el estrés es causa de sobrepeso, dolor de cabeza y espalda, además de que el poco movimiento atenta contra su salud. ¿Qué hago para tener empleados más saludables y mejorar mi productividad?

 

Raúl del Valle

Para todas las empresas, sin importar su giro e industria, el activo más importante deben ser sus empleados. Pero las estadísticas revelan que en México más del 45% de los trabajadores presenta periodos de estrés. Incluso la tasa podría ser mayor, debido a que su diagnóstico es complejo para un médico no especialista.

Algunos de los padecimientos provocados por el estrés son una mayor predisposición a enfermedades cardiovasculares y coronarias, infartos agudos al miocardio, obesidad y diabetes. Además, trastornos músculo-esqueléticos por trabajos en posiciones incómodas. En muchos casos también se presentan síntomas como fatiga crónica, dolores de cabeza, musculares y de pecho, insomnio, gastritis, hipertensión, resfriados comunes y presencia de alergias.

Y hay más. Existen implicaciones mentales o psiquiátricas muy complejas de detectar que pueden llevar a un empleado a experimentar irritabilidad, ansiedad, depresión, frustración, sentimiento de soledad, vacío e impotencia, que se reflejan en alteraciones de la conducta en el ámbito laboral.

Fíjate en las actitudes, pues todo comienza con problemas con la autoridad, agresividad, pesimismo, nula visión hacia el futuro, hostilidad, apatía, cinismo y falta de concentración. El resultado es una disminución en la calidad del trabajo y ausentismo por deterioro de la salud del personal.

Las causas, muchas veces, están en la empresa. Algunas organizaciones, por ejemplo, acostumbran fijar metas inalcanzables, lo que presiona directamente a toda la organización. Al no "rendir" lo suficiente, los empleados aumentan sus horarios laborales y llevan su organismo al extremo de su capacidad. Una práctica recurrente es el "terrorismo mental", que es condicionar constantemente la plaza laboral a los resultados. ¿Alguna vez has usado la frase "si no me cumples te despido"? Este trato orillará a tus colaboradores a los padecimientos mencionados.

Para mejorar la salud de tu equipo, sigue estos ocho consejos:

1. Mejora tu horario de trabajo. Evita que tus empleados se queden más tiempo de su horario. Una jornada de muchas horas interrumpe los ciclos naturales de sueño.

2. Favorece la estabilidad laboral. Aunque te resulte difícil, comunícale que su puesto depende de múltiples factores económicos además de su desempeño, por lo que su seguridad depende de sus resultados.

3. Fija metas razonables. Tu colaborador necesita expectativas laborales claras y alcanzables, dependiendo de su capacidad. De lo contrario, al no alcanzarlas, se sentirá frustrado.

4. Simplifica tu organigrama. Las estructuras empresariales complejas generan ambientes de estrés. Existe un lema que dice: "Demasiados jefes enferman el clima laboral". Es mejor elegir un buen líder.

5. Capacita antes de integrar. Entrena a los empleados desde que ingresan a la compañía. Haz que conozcan por completo sus actividades y herramientas para realizar sus tareas.

6. Organiza juntas de retroalimentación. El empleado que no ve reflejados sus logros -no sólo en salarios- estará insatisfecho. Es clave que se sienta importante e identificado con la organización.

7. Enseña a manejar el estrés. Informa a tu equipo cuáles son los síntomas y sus consecuencias. Diseña y realiza talleres para el manejo del estrés u organiza actividades recreativas esporádicas.

8. Mantén abierto el canal de comunicación. Un buen jefe no es el que se encierra en su oficina, sino el que siempre está abierto a los comentarios de su equipo y tiene la disposición para escucharlos y ayudarlos. El objetivo es que no se sientan solos.

Integrar programas de detección, reducción y tratamiento del estrés es una inversión que a largo plazo traerá beneficios importantes para tu negocio. Busca empresas dedicadas al tratamiento de este tipo de situaciones e incluso solicita una evaluación del estado del ambiente laboral.

Ángel Mauricio Soriano Pérez es especialista en psiquiatría laboral y medicina farmacéutica. Director general e Investigador de Pharmed Solutions Institute. amsoriano@pharmedsolutions.com.mx


www.SoyEntrepreneur.com