Marketing

Renueva tu estrategia corporativa y vence a la competencia

Conoce la mejor manera de alcanzar una ventaja corporativa, ese plus que coloca a una empresa por delante de sus competidoras. Identifique las claves y evite los baches.
Renueva tu estrategia corporativa y vence a la competencia
Crédito: Depositphotos.com

La definición de la estrategia sigue normalmente el siguiente recorrido: una empresa anuncia su estrategia inicial, el camino que cree le llevará hacia los ingresos y los beneficios. Algunas empresas prefieren la ruta de la explotación, es decir, se ciñen estrictamente al plan inicial. Otras favorecen la exploración, es decir, se muestran dispuestas a explorar otras estrategias con el paso del tiempo.

Adrián Atilio Caldart, de la Warwick Business School (Reino Unido), y Joan E. Ricart, del IESE, examinan estos dos enfoques opuestos, así como una combinación de ambos, en su artículo "Corporate Strategy: An Agent-Based Approach" ("Estrategia corporativa: un enfoque basado en los agentes"). Los autores se proponen averiguar cuál de los dos enfoques ofrece mejores resultados.

Caldart y Ricart examinan el ámbito de la estrategia desde un punto de vista evolutivo. En su opinión, la estrategia es un proceso impulsado por otros tres procesos interrelacionados.

En primer lugar, los directivos elaboran una representación de cómo responderá la empresa a los desafíos, cuyo resultado es un plan estratégico. Luego la empresa lo ejecuta, decidiendo si da prioridad a un desarrollo explotador del plan inicial (dinámica de la continuidad) o abraza una combinación oportunista de la explotación y la exploración (dinámica del cambio). Los planes se basan en la teoría de la complejidad, que sostiene que la empresa enmarca su estrategia al elegir entre diseños estructurales con distintos grados de diferenciación e integración.

Explotación frente a exploración La distinción conceptual entre exploración y explotación se utiliza ampliamente ya en los estudios empresariales como una fórmula analítica para abordar temas relacionados con la continuidad y el cambio. Pero, ¿cómo distribuyen las empresas su atención y recursos y desarrollan competencias?

El artículo profundiza en la dicotomía explotación frente a exploración. La explotación consiste en crear fiabilidad desde la experiencia. Implica una postura estricta caracterizada por el perfeccionamiento, la eficiencia, la selección y la ejecución. Está asociada con estructuras basadas en mecanismos, su dependencia de la senda marcada, la rutinización, la burocracia y la estabilidad. Los beneficios que procura la explotación son más ciertos y más próximos en el tiempo. Las empresas que siguen esta estrategia suelen presentar unos resultados estables.

La exploración consiste en crear variedad en la experiencia. La postura de estas empresas se caracteriza por el descubrimiento, la asunción de riesgos, la variación, la experimentación y la innovación. En general, se asocia con estructuras orgánicas, sistemas vinculados libremente, la ruptura de la senda marcada y la variedad. Precisamente porque genera una mayor variedad, las empresas que apuestan por la exploración pueden experimentar tanto un gran éxito como el fracaso. La exploración es más arriesgada y los beneficios, más distantes en el tiempo.

Fuente: IESE.