Recursos Humanos

Pymes españolas prefieren alianzas temporales a las fusiones y adquisiciones

Aunque comparten el espíritu de desarrollo internacional, consideran más importante el crecimiento interno.
Pymes españolas prefieren alianzas temporales a las fusiones y adquisiciones
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Las pequeñas y medianas empresas españolas prefieren emprender una joint venture o cooperar de manera puntual con otras compañías a realizar fusiones o adquisiciones de empresas con la misma o distinta actividad.

Según un estudio de KPMG sobre la situación de las Pymes en España y Europa, las empresas españolas son más ambiciosas y muestran más interés por crecer que las de otros países europeos. En este sentido, consideran más importante el crecimiento interno que el externo, y por ello son más partidarias de efectuar alianzas temporales con otras empresas que ejecutar operaciones de compra de otras compañías o incluso de fusión.

Las empresas españolas entienden además que la I+D es una pieza clave para el futuro, y apuestan más por su propio esfuerzo en este campo que por aliarse con otras empresas para innovar. Además, comparten el espíritu de desarrollo internacional que demuestra el núcleo de países más clásico de la UE.

Así, al igual que Francia, Alemania, Italia, Países Bajos y Reino Unido, las empresas españolas también operan fuera del país, con importantes operaciones en suelo europeo e internacional. De hecho, según KPMG, las operaciones fuera de territorio nacional representan el 38% de la actividad de las empresas españolas. En total, y de los 14 países analizados en este estudio, España ocupa la séptima posición por operaciones manufactureras en países no europeos.

El informe revela además que el concepto de confianza de las Pymes españolas no coincide con el de las europeas. Las españolas confían en su propio capital (58%) pero depositan la misma confianza, e incluso en mayor grado, en los créditos bancarios como fuente de financiación para el crecimiento futuro (60%).

Todas las empresas europeas denuncian además la existencia de barreras que les impiden crecer interna y externamente. Las españolas, con un 80%, son las empresas europeas que más resaltan la falta de empleados cualificados como el cambio que se requiere en mayor medida para conseguir un salto en su crecimiento.