Finanzas

La dificultad del acceso al crédito por parte de las empresas

El sistema bancario ha aumentado la asistencia al sector productivo, pero sigue siendo insuficiente, al preferir los bancos otorgar préstamos al consumo.
La dificultad del acceso al crédito por parte de las empresas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Otra de las aristas de la escasez crediticia muestra que el total de préstamos destinados a las empresas, es decir, a la producción, se ubica en el 6% del PIB. Los prestamos al sector privado crecieron a un promedio del 2,7% mensual en los últimos dos años, un ritmo más que aceptable. Sin embargo, mientras los préstamos comerciales crecieron al 2,1% mensual en igual período, los personales lo hicieron al 4,0. Como consecuencia, si en 2005 los préstamos comerciales eran 1,5 vez el monto destinado a los préstamos personales, ésta relación se revirtió, y en el primer trimestre de 2008, el monto de préstamos personales superó a los comerciales.

El leasing es una operatoria típica de las empresas para adquirir maquinarias y ha venido creciendo a buen ritmo, aunque sólo representa el 3 % del total de préstamos al sector privado. Los hipotecarios y prendarios acompañaron el crecimiento general de los préstamos, aunque cerca de las dos terceras partes han sido tomados por las familias. Analizando estos datos en el contexto actual, con el consumo privado creciendo a mayor ritmo que el PIB, aparece la necesidad de direccionar el crédito. Esta orientación debería cumplir dos objetivos: evitar que los préstamos al consumo aceleren una demanda que ya viene sostenida por el propio crecimiento de la economía y los ingresos personales, y orientar los recursos financieros hacia la inversión de las empresas productivas, para que el crecimiento de la oferta permita atender sin presiones de precios esa mayor demanda.

Una tercera arista de las limitaciones crediticias es el análisis de la concentración del financiamiento, ya que el 32% del crédito a las empresas con forma de sociedad es detentado por las cien más grandes, un 43% corresponde a las 1900 empresas con más de cinco millones de pesos de deuda y queda un austero 25% para las 118.500 empresas restantes. Con una metodología de cálculo distinta, se arriba a resultados de concentración similares. Tomando el total de financiaciones por todo concepto al sector privado, los préstamos a pymes para todo el sistema financiero ascienden al 24% del total, cifra que sube al 57 para los bancos cooperativos y muestra un llamativo 36% en el caso del grupo de los diez bancos privados más grandes, que en los últimos años han desarrollado políticas hacia las Pymes.

La otra arista de la escasez es la falta de crédito a largo plazo. Según datos del BCRA, a diciembre de 2007 el plazo promedio de los préstamos totales del sistema financiero ascendía a cuatro años. El plazo promedio de los préstamos a familias es de 5,4 años, duración determinada por la combinación de préstamos personales con plazo de 3,9 años, e hipotecarios con 11,8. El dato más preocupante es que el plazo promedio de los prestamos otorgados a las empresas es de 1,4 año, similar nivel que los dos años anteriores, los que indica una exagerada y persistente participación del financiamiento a corto plazo. Salvo para las muy grandes empresas, esta situación limita la inversión posible a un mero recambio de maquinarias, e impide a la mayoría de empresas encarar proyectos de renovación tecnológica de punta, cambio de planta, u otras mejoras sustantivas.

Este es quizá uno de los escollos más grandes de la disponibilidad de crédito en Argentina, porque para dar crédito a largo plazo se necesita ahorro a largo plazo, algo que el sistema bancario privado no está en condiciones de generar en la actualidad. Por ello es importante potenciar los instrumentos del mercado de capitales y de la banca pública, más la creación de un banco de desarrollo, en el cual fondos públicos y de la seguridad social, como en el caso del Bndes brasileño, sirvan para sustentar el necesario financiamiento al proceso inversor que requiere nuestra economía para seguir creciendo a buen ritmo.

Fuente: www.pagina12.com.ar