Oportunidades de negocio

Tintorería 100% mexicana

Después de 45 años en el mercado y con 145 unidades en todo el país y Centroamérica, Tintorerías Max apuesta a seguir creciendo.
Tintorería 100% mexicana
Crédito: Depositphotos.com

En Tintorerías Max están conscientes de la importancia que tiene la buena presentación. Y desde hace 35 años contribuyen al buen aspecto de sus clientes con ropa siempre limpia y sin arrugas. Fundada con el nombre de Jiffy, un pequeño negocio que inició en los 70, hoy es una red que opera 70 unidades propias y 150 franquiciadas en la mayoría de los estados del país.

Pero, ¿cómo un pequeño negocio familiar logra este crecimiento? Lic. Ramón Méndez, director de mercadotecnia de la firma, cuenta que todo pasó en 1999, cuando los propietarios de la cadena se dieron cuenta que Jiffy ya estaba consolidada en el Distrito Federal, con cerca de 50 sucursales. "Con un mercado liderado por marcas internacionales como Pressto o Dry Clean, Jiffy necesitaba modernizarse para competir con los grandes", dice.

La solución llegó en el 2000, cuando Jiffy se asoció con Fibrimatic -fabricante de equipos para tintorería italiano- y Grupo Internacional de Franquicias para lanzar la primera Max en Pachuca, Hidalgo. "En ese momento estábamos seguros que la única manera de crecer sin invertir tanto capital era franquiciar. Y desde la inauguración, la gente comenzó a interesarse en el concepto", recuerda Méndez.

El crecimiento, entonces, vino desde provincia. Rápidamente, llegaron a la mayoría de los estados, con un promedio de apertura de entre 17 y 20 sucursales por año. "Sólo nos faltan unidades en Guerrero, Oaxaca, Nayarit y Tlaxcala para cubrir todo México, pero ya estamos trabajando para llegar a esos mercados", precisa el ejecutivo.

En este proceso, las tintorerías Jiffy, sin convertirse en Max, migraron al concepto de Jiffy Express, con nuevos procesos y equipos para mejorar la calidad en el servicio.

Un negocio bien mexicano

Cada franquicia mueve por mes más de 600,000 prendas, lo que exige un franquiciatario serio y con la capacidad de atender personalmente su negocio. "Buscamos personas que no sólo quieran invertir por invertir", asegura. "Queremos emprendedores que vean en Max su propia empresa familiar y que deseen sellar una alianza de largo plazo".

El ejecutivo asegura que una de sus ventajas, a la hora de seducir inversionistas, es que Max es una empresa 100% mexicana: "Eso le da tranquilidad al franquiciatario, que sabe que puede dirigirse a nosotros en todo momento si tiene alguna dificultad o necesita algo".

Como extra, la compañía se asoció con uno de los distribuidores de insumos para tintorería más grandes de México, para así asegurar a todos los propietarios productos constantes y a buen precio.

Para abrir una sucursal se requiere una inversión que ronda los US$98,000, suma que comprende el uso de la marca, maquinaria, capacitación, planos arquitectónicos, apoyo de mercadotecnia y software. Por US$120,000 obtienes lo mismo, más la obra civil, instalaciones, diseño de imagen y capital de arranque. Se requiere que el emprendedor cuente con cinco empleados para la correcta operación de su tintorería.

Antes de abrir, el corporativo tintorero ofrece al franquiciante 15 días de capacitación para el propietario y el personal. Además, después de la apertura el equipo de entrenamiento se queda 15 días más para asesorar la operación y resolver dudas o problemas que puedan surgir. "Posteriormente ofrecemos "capacitación virtual", que es por medio de videos disponibles en nuestro sitio Web", explica Luis. "Incluso le enviamos un paquete con ese material a nuestros clientes para que tengan todas las herramientas para capacitar a su personal y mantener fresca la información".

Círculo de limpieza

Recientemente, Max decidió que la mejor manera de competir en el mercado y ganar era innovando. Así que desarrollaron tres nuevos conceptos que complementan su modelo de franquicias: Max Costura, Max Lavandería Automática y Max Hogar.

"Lo que buscamos, además de agregar valor a nuestra marca, es generar mayor utilidad a nuestros franquiciatarios, de tal manera que les sea más sencillo cubrir su gastos", sostiene.

Los nuevos formatos, por ello, atacan necesidades puntuales:

- Max Costura: Arreglos de ropa.

- Max Lavandería Automática: Limpieza de prendas ligeras "como ropa interior, sábanas y todo lo que no es necesario llevar a la tintorería".

- Max Hogar: Es un concepto que integrarán en todas las unidades en operación. Hoy sólo está disponible, a manera de prueba, en las tiendas propias. Está enfocado al lavado de alfombras, salas y tapetes.

Hasta el momento hay cinco franquicias que ya integran tintorería, lavandería y costura: DF, Piedras Negras, Saltillo, Honduras y Ensenada. "La idea es que toda la cadena tenga los tres servicios", concluye Ramón Méndez. "Porque ahora somos un círculo de limpieza del hogar".

Costos:

- Inversión inicial: USD$125,000

- Cuota de la franquicia: $25,000

- Pago de regalías: 5%

- Pago de publicidad: 1%

- Retorno de inversión: entre 24 y 36 meses

-Empleados: 5 por unidad

Claves:

- Crear un concepto integral que cubra las necesidades de los clientes.

- Ofrecer capacitación y apoyo constantes.

- Establecer alianzas estratégicas a largo plazo.

- Apoyarte en la asistencia que ofrece en franquiciante.

- Innovar para competir.