Oportunidades de negocio

Conoce tu producto

Pablo González Cid, fundador de Punta del Cielo, nos cuenta cómo los productos innovadores y de alto valor agregado lo llevaron al éxito.
Conoce tu producto
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

 Antes de abrir Punta del Cielo, Pablo González Cid probó suerte con un negocio de venta de pescado a domicilio y una franquicia de barras de café. Pero algo le decía que el negocio iba por otro lado. Para suerte suya, esta intuición lo llevó a fundar una empresa que ya opera 46 sucursales (20 propias y 26 franquiciadas) y da trabajo a más de 250 personas.

"Sabíamos que México tiene excelentes condiciones para cultivar café y que es el quinto productor de este grano a nivel mundial, pero que el consumo per cápita es de los más bajos", explica. "Por eso pensamos que había espacio para productos innovadores y de alto valor agregado". Entonces, Pablo dio por terminado el trato con su franquiciante y se lanzó con un concepto propio.

Con una inversión de $130,000 -provistos por familiares y amigos- el emprendedor inauguró su primera sucursal en Polanco, en la Ciudad de México. La estrategia: antes de abrir, se concentró en lanzar productos nunca antes vistos, como latas de café (para beber frío), café saborizado, y extracto y concentrado de café (en grano o en polvo).

Una vez probada la aceptación de sus "inventos", el emprendedor desarrolló un modelo de distribución de café en cadenas de hoteles, aerolíneas, restaurantes y tiendas de autoservicio, lo que llevó su marca a más clientes y fortaleció su imagen.

Después de cuatro años de operación, Punta del Cielo crece anualmente un 30% y está listo para llevar el concepto a otros países.