Franquicias

Entra en vigor nueva ley para las franquicias de teleasistencia españolas

Esta ley es un instrumento que pretende mejorar los mecanismos de prevención y ampliar los servicios de atención.
Entra en vigor nueva ley para las franquicias de teleasistencia españolas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La entrada en vigor de esta ley puede aportar a las franquicias dedicadas a la teleasistencia nuevos usuarios que, gracias a las prestaciones de esta Ley, ahora puedan optar a este tipo de servicios. Del mismo modo, la población española, cada vez más envejecida y una demanda creciente de estos servicios auguran un crecimiento de franquiciados para este sector, además de aumentar el número de empleados en el sector y elevar el nivel del autoempleo.

Entró en vigor el 1 de enero de 2007 y se calcula que sólo el primer año, 200,000 grandes dependientes estimados en España recibieron prestaciones incluidas en la Ley de Dependencia. Además, se estima que durante los años siguientes se atenderá a los 373,000 dependientes severos.

Esta ley es un instrumento que pretende mejorar los mecanismos de prevención y ampliar los servicios de atención. Para ello, la norma contempla el reparto de ayudas económicas a las personas dependientes, según su grado de dependencia.

El objetivo de la nueva Ley es paliar esta situación, que sitúa a España muy por detrás de los niveles de cobertura del resto de Europa. En este escenario, las franquicias dedicadas al sector servicios con opciones de teleasistencia a domicilio se establecen en una situación muy favorable, puesto que esta ayuda del Estado puede repercutir directamente en ellas. El hecho de que ofrezcan este tipo de servicios y de que haya personas que gracias a esta ley pueda permitirse una cobertura a su dependencia que de otra forma sería imposible, amplía el mercado para las franquicias de este sector.

Este hecho de que la realidad del mercado español esté poco desarrollado en ideas de este tipo es otro dato favorable para el mercado con el que se encontrarán las franquicias de este sector. Si tenemos en cuenta, además, que la mayoría de población en España se sitúa en unas edades superiores a los 65 y que la esperanza de vida es cada vez mayor, las empresas de servicios cuentan con una posición muy optimista en cuanto a su demanda en la sociedad.