Plan de Negocios

Magnate neozelandés crea escuela de negocios para países en desarrollo

La iniciativa tiene el objetivo de producir una generación de líderes de negocios en lugares del planeta golpeados por la pobreza.
Magnate neozelandés crea escuela de negocios para países en desarrollo
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Christopher Chandler, un multimillonario de Nueva Zelandia, ha construido una fortuna estimada en US$1,700 millones, y junto con su hermano Richard, ha comprado y vendido propiedades en Hong Kong, empresas brasileñas de telecomunicaciones, bancos japoneses y empresas de electricidad rusas.

A lo largo de su carrera, ha cultivado el más bajo de los perfiles -en el ranking anual de los más ricos de Forbes, aparece representado con una silueta, porque no parece existir ninguna foto pública de él. Pero en un extraño gesto de apertura, Chandler ha comprometido US$50 millones para la creación de una escuela única en los Estados Unidos, dirigida a educar a empresarios para que tengan ideas de negocios para ayudar a los países más pobres a que salgan de la pobreza.

El Legatum Center for Development and Entrepreneurship abre sus puertas este año en Boston con un camada inicial de 12 estudiantes de postgrado procedentes de países que incluyen a Ruanda, Nigeria y Pakistán. El centro, que está adjunto al Massachusetts Institute of Technology, tiene proyectado crear una generación de líderes de negocios en lugares del planeta golpeados por la pobreza.

La escuela está dirigida por Iqbal Quadir, un ex banquero de Wall Street que creó Grameenphone, una empresa avaluada en US$4,000 millones que popularizó el uso de los teléfonos móviles en la Bangladesh rural, al permitirles a los dueños de celulares vender minutos de señal a sus amigos y vecinos.

"Queremos tomar a personas con ideas a medio cocinar y ayudarlos a completar su proceso de panadería", dice Quadir, a quien se le ocurrió la idea de la escuela y fue presentado a Chandler a través de amistades comunes.

Entre la camada inicial de becados del Legatum Center hay estudiantes que trabajan en formas de recolectar el agua de lluvia en el este de África y en crear tecnologías de teléfonos celulares en Pakistán. Un médico de Nigeria quiere armar un negocio utilizando tecnologías de celulares para realizar diagnósticos de salud en su país natal. Y el fundador, oriundo de Sri Lanka, de un nuevo laboratorio de medios de comunicación en Londres ha ocupado un lugar en el centro con la esperanza de comercializar arte del sur de Asia.

Uno de los estudiantes de MBA del Legatum, Craig Doescher, quiere traer juguetes de madera hechos a mano desde Honduras al mercado estadounidense. Dice que este país centroamericano posee una plétora de variedades exóticas de madera de alta calidad tan desconocidas en occidente que ni siquiera tienen nombres en nuestro idioma, y que esos materiales podrían llegar a ser tan populares como la madera de mahogany.

Otra estudiante, Amy Banzaert, es una ingeniera que trabaja en un método para producir carbón de bajo costo en Haití, utilizando desechos de la caña de azúcar en lugar de madera. Ella señala que en Haití las tasas de deforestación se están acercando al 98%.

"El carbón se fabrica normalmente a partir de la madera y aserrín; la gente lo ha estado haciendo desde los albores de la humanidad", dice. "Eso funciona muy bien hasta que uno comienza a enfrentar la deforestación. Ha traído consecuencias desde el punto de vista medioambiental y también en términos de pobreza. Las personas están escogiendo entre comer y comprar combustible".

El centro lleva su nombre por el imperio de inversiones Legatum, de Chandler, basado en Dubai.