Finanzas

Las cooperativas son una opción para el desarrollo de Pymes chilenas

Este tipo de asociaciones les permite obtener productos de más calidad, mejores canales de distribución y más facilidad de comercio.
Las cooperativas son una opción para el desarrollo de Pymes chilenas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La falta de capital para formar una pequeña empresa o la incapacidad de cumplir con los requerimientos que las normas exigen son dos situaciones que muchas veces impiden que campesinos logren establecer un negocio que funcione en el mercado formal y que a la vez sea rentable. Por ello, la posibilidad de asociarse con otras personas es una alternativa eficiente que les permite obtener productos de mayor calidad, con mejores canales de distribución y con más facilidad para su comercialización.

Un ejemplo de ello es la experiencia de Cooperativa Agrícola Lomas de Catemu, que desde octubre del 2005 reunió a un conjunto de pequeños campesinos dedicados por años a la elaboración de queso de cabra y miel. Cada uno de estos agricultores fabricaba individualmente dichos productos y sus puntos de venta eran los que comúnmente se encuentran en las carreteras. Sin embargo, la informalidad del negocio no les permitía crecer como microempresarios.

Guillermo Vásquez, administrador general de la cooperativa, recuerda que todo partió gracias a un proyecto de la empresa minera Anglo American, específicamente en la Fundición Chagres. "Ellos en su política de responsabilidad social llamaron a una licitación y nació Santiago Consultores, quienes diseñaron un proyecto para beneficiar a productores de familias campesinas de extrema pobreza que se dedicaran a la producción caprina y apícola", detalla.

En dicho proyecto se favoreció a alrededor de setenta familias, a las cuales se les ayudó con asistencia técnica. Como punto aparte surgió el tema de la comercialización, pues como productores individuales no pueden optar a vender en el mercado formal, porque no cuentan con los recursos para sacar productos que cumplan con la normativa vigente. Así las cosas, optaron por formar un ente que les permitiera introducir sus productos en el mercado formal. "En la medida que fuimos avanzando nos dimos cuenta que se podían realizar todos los cambios en cuanto a técnicas: mejoramiento de animales, eliminación casi total de la aplicación de antibióticos, con asesorías de veterinarios. Notamos que íbamos a lograr grandes cambios, pero los campesinos iban a seguir vendiendo en el mercado informal".

De esta forma surgió la idea de formar una cooperativa, pues los agricultores reunían todas las condiciones para crearla. Inicialmente hubo 20 socios (11 caprinos y 9 apícolas), pero con el paso del tiempo se fueron quedando en el camino algunos productores y hoy son 11. La cooperativa le compra la leche a cada uno de los campesinos, la llevan a una planta autorizada de la Escuela Agrícola Salesiana de Catemu, donde les cobran por litro elaborado.

En la misma planta envasan y después distribuyen. En su lista de productos se puede encontrar queso de cabra maduro con merquén y con orégano, además de queso fresco de cabra con aceitunas, ají verde y ciboulette. "Las proyecciones son que en algún momento los campesinos entreguen toda su leche a la cooperativa y dejen de trabajar en el mercado informal. Para eso hay que tener los recursos para invertir y aumentar su nivel de producción, porque la idea es que más adelante nos transformemos en el eje de la comercialización de todos los productores del valle de Catemu", sostiene Vásquez.

Sus productos se venden en tres tiendas especializadas de Santiago y gracias a un proyecto de Indap también están dentro de un supermercado Tottus del Parque Arauco, en una góndola especial. Además, mantienen una cartera con cien clientes de la misma empresa Anglo American.