Finanzas

Sequía de crédito hace daño a Pymes españolas

El alza de tipos es asumible, pero la crisis crediticia provoca serios problemas en las empresas.
Sequía de crédito hace daño a Pymes españolas
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

No sólo los hipotecados sufren las alzas del euríbor. En el sector empresarial, aunque se financie de formas distintas, también pesa la subida de los tipos de interés de referencia, que han pasado de estar por debajo del 2,5% a rozar, esta semana, el 5,5%. La financiación de grandes y pequeñas empresas, sea a través de líneas de crédito de las que éstas disponen, de préstamos tradicionales o, en el caso de las empresas de gran tamaño, de emisiones negociadas en mercados organizados, se ha encarecido. Según el Banco de España, el tipo de interés medio de los préstamos y créditos a sociedades no financieras ha pasado del 4,77% de cierre de 2006 al 5,65% de marzo de 2008, una subida paralela al euríbor, con una prima que se ha mantenido en la zona de los 85 puntos básicos. Para las empresas con una facturación inferior al millón de euros está en el 6,17%.

¿Cuál es el coste para las compañías de esta mayor carga financiera? La Central de Balances, que recoge datos de 9.000 empresas españolas -el 32% de la producción total-, apunta que el año pasado el coste financiero creció el 35,3%. De este porcentaje, el 19,6% se debió al aumento de la deuda sobre la que se cobran los intereses y el 15,7% al aumento de éstos. Aún no hay datos sobre la cantidad, pero a cierre de 2006 el coste financiero era de 12,557 millones de euros. Un aumento del 33,6% son 4.219 millones, y 1.971 sólo de intereses.

El resultado bruto de explotación de las empresas creció a menor ritmo; si a cierre de 2004 los gastos financieros suponían el 13,7% de la suma de resultado bruto e ingresos financieros, a cierre de 2007 son ya el 22,5%. La carga financiera, no obstante, es sólo una parte del problema. "La falta de financiación es mucho más perjudicial que el aumento de los tipos de interés", explica José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. Las Pymes se financian por tres vías: con sus propios flujos de caja, con los bancos y con los proveedores. Y en España los ajustes bruscos siempre han llegado por un efecto bola de nieve; si una empresa entra en suspensión de pagos deja de pagar a 10 proveedores, cada uno de éstos a su vez financia a otros 10, y así sucesivamente. Ayer el INE informó del aumento del 83% en el volumen de los efectos comerciales impagados en abril sobre el mismo mes del año pasado, hasta 1.504 millones de euros, el 4,5% del total. Crédito y Caución, empresa que asegura los pagos de clientes a 30.000 empresas, confirma que, en general, la prima por protegerse de impagos comerciales ha subido: "Es algo que depende del análisis concreto del riesgo de la cartera de clientes de cada empresa, y si el entorno empeora es lógico que, a nivel agregado, también varíe".

La diferencia fundamental entre empresas y hogares es que éstos, aunque sufran el aumento de la hipoteca cada mes, tienen financiación a 25 o 30 años, no deben renovarla. Pero si a una empresa le vence un préstamo o si un cliente le deja de pagar, debe cubrir esa falta. Si el banco ha cerrado el grifo tendrá que sacar dinero de algún sitio, y eso puede conducir a ajustes de empleo, a nuevos impagados o a venta urgente de activos.