Cómo monitorear la evolución de tus utilidades

Analiza cinco grandes temas que te ayudarán a medir y proyectar tus ganancias en el corto y largo plazo.
Cómo monitorear la evolución de tus utilidades
Crédito: Depositphotos.com

Obtener ganancias o utilidades es el objetivo primordial de una empresa con fines de lucro. Más aún, algunos dirán que son el alma de la compañía, ya que son la medida del éxito de un negocio. Se les puede definir de manera simple como [ingresos - gastos = utilidad]. Para hacer crecer las ganancias es necesario aumentar los ingresos y reducir los gastos, o bien, lograr las dos cosas a la vez. Para mejorar los resultados deberás saber, en todo momento, cómo evolucionan los parámetros financieros de tus actividades.

Este artículo presenta cinco grandes preguntas y comentarios que te ayudarán a analizar tus utilidades, su nivel y su tendencia, y así determinar la influencia de tus productos o servicios. También sabrás si tu sistema de contabilidad se adapta a tus necesidades.

1. ¿Tu negocio genera utilidades? La recomendación es comenzar con un análisis de ingresos y gastos. Ya que las utilidades son obtenidas al restarle los gastos a los ingresos, debes comenzar calculando tus utilidades. Para esto es necesario que clarifiques el monto de los ingresos y de los gastos del periodo en estudio.

Para fines contables, las empresas utilizan periodos de 12 meses, del 1° de enero al 31 de diciembre. El periodo no necesariamente tiene que corresponder a un año calendario, podría tratarse del 1° de julio al 30 de junio del siguiente año. Dependiendo de la estacionalidad del negocio, una compañía podría optar por cerrar su periodo una vez que termine su temporada de ventas. La elección podrá ser entonces en función del giro del negocio, pero también de consideraciones fiscales pués, de acuerdo a esta reglamentación, no es posible cambiar constantemente el periodo del ejercicio fiscal.

2. ¿Has calculado tus ingresos totales del ejercicio? Para responder a esta pregunta, antes contesta las siguientes:

* ¿Cuál es el monto de tus ingresos brutos provenientes de la venta de tus bienes o servicios? (ventas brutas).
* ¿Cuál es el valor de las mercancías devueltas por los clientes? (devoluciones sobre venta).
* ¿Cuál es el monto de los descuentos que has otorgado a tus clientes? (descuentos sobre venta).
* ¿Cuál es el monto de las ventas netas de bienes o servicios? (Ventas netas = ventas brutas - devoluciones y descuentos sobre ventas).
* ¿Cuál es el monto de los ingresos provenientes de otras fuentes distintas al giro del negocio (ventas) como intereses bancarios, dividendos, rentas, etc.?
* ¿Cuál es el monto de tus ingresos totales? (Ingresos totales = ventas netas + ingresos provenientes de fuentes distintas al giro del negocio). 

3. ¿Conoces el monto de tus gastos totales? Los gastos son aquellas erogaciones en que incurre la empresa para generar el bien o servicio que ofrece al mercado. Dentro de los distintos tipos de gastos podemos citar:

* El costo de las mercancías vendidas (costo de las mercancías vendidas = inventario al inicio del periodo + compras de mercancía realizadas en el periodo - inventario al final del periodo).
* Sueldos (no olvides incluir el tuyo sobre una base real de cuanto ganaría una persona por hacer tu trabajo).
* Renta.
* Servicios como agua, luz, gas, teléfono, Internet, etc.
* Gastos de envío.
* Seguros.
* Gastos de publicidad y promoción.
* Mantenimiento y limpieza.
* Depreciación y amortización (es la parte proporcional que se lleva a gastos de las inversiones de largo plazo como bienes inmuebles, mobiliario, equipo de transporte y de cómputo; así como gastos de instalación y pagos de derechos y/o patentes).
* Impuestos y permisos.
* Intereses.
* Honorarios profesionales (a contadores, abogados y diversos especialistas).

Desde luego, existen muchos gastos más que dependerán del giro y tamaño del negocio. Lo importante es no dejar de contabilizar ninguno. Proyectar cuáles serán los gastos es el primer paso para controlarlos y aumentar las utilidades. 

4. ¿Son suficientes tus utilidades? El objetivo de las siguientes preguntas es evaluar en qué medida las ganancias de tu empresa son suficientes. La generación de ingresos es sólo la primera etapa. Lo importante es crear suficientes utilidades para que el negocio sobreviva y crezca.

* ¿Has comparado las utilidades realmente obtenidas con las utilidades que tenías como objetivo ganar?
* ¿Es posible que tus objetivos sean demasiado ambiciosos o no lo suficiente ambiciosos?
* ¿Has comparado tus utilidades actuales con las obtenidas durante los tres últimos años?
* ¿Has comparado tus utilidades con las obtenidas por otras compañías que se dediquen a una actividad similar a la tuya? 

5. ¿Has analizado la evolución de tus utilidades? El análisis anterior, aunque es muy interesante y aclara la situación de tu empresa en cuanto a la generación de utilidades en el pasado, no revelará cuál será la tendencia de la rentabilidad de tu negocio. Para realizar un análisis de la tendencia que tendrán las utilidades es necesario comparar las generadas en distintos periodos (por ejemplo, sobre una base anual).

Si tu compañía vende diferentes gamas de productos o servicios, realiza un análisis de cada tipo a fin de:

* Mostrar la aportación de cada producto a las ganancias totales del negocio.
* Medir el peso de los gastos que absorbe cada producto o gama de productos con respecto al total.
* Saber cuáles son los productos y/o servicios más rentables, los menos rentables y los que generan pérdidas.
* Saber qué productos o servicios se están estacando en cuanto a ventas y cuáles están creciendo en demanda. 

Rocío Zapata. Contador Público egresada del ITAM, en donde ha sido catedrática. MBA especialidad en Negocios Internacionales por la Escuela Superior de Comercio de Grenoble, Francia. roczapata@hotmail.com




www.SoyEntrepreneur.com

My Queue

Your Queue is empty

Click on the next to articles to add them to your Queue