Plan de Negocios

Comunicación sin límites

Descubre cómo Guillermo Paiz hizo de su empresa, Navega, uno de los más grandes proveedores de Internet de Centroamérica. Nada mal para un negocio surgido de un mercado de sólo 64,900 usuarios.
Comunicación sin límites
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Desde el principio, miles de personas en todo el mundo vieron en la "red" una oportunidad para hacer negocios. A esta ola de emprendedores se sumó Guillermo Paiz, quien en 1999 lanzó en Guatemala un novedoso proyecto para el Grupo Millicom: Amigonet. La idea consistía en que los usuarios de Internet vía dial up (conexión vía línea telefónica) exploraran libremente la Web sin tener que pagar una cuota fija. Además, con sólo navegar dos horas diarias por la supercarretera de la información, obtendrían una PC gratis.

Pero la historia no termina aquí. Guillermo estaba listo para dar el siguiente paso: conquistar el mercado corporativo. Esto incluía la instalación de una red de fibra óptica para que las empresas de la capital de Guatemala se conectaran a la red mundial a través de este medio, integrando datos, voz y video. Así, de la mano de Paiz y con el respaldo de cuatro compañías internacionales como Iberdrola, Teco Energy, EDP y TIGO, surgió Navega en el 2000.

La receta del éxito

Cuando la compañía irrumpió en el mercado, Guatemala era un territorio aún poco explorado, pero con gran potencial. Datos de la firma Ipsos indican que, en los últimos ocho años, el país pasó de tener 64,900 cibernautas a más de 1.4 millones. ¿Cómo conquistar a estos nuevos usuarios? Guillermo encontró que primero debía fortalecer puntos clave dentro de su organización: contar con un buen nombre, adquirir la tecnología necesaria, capacitar al personal y, por qué no, llegar a otros países de la región.

"Escoger el nombre de la compañía fue la parte sencilla del reto", cuenta el emprendedor. "Navega expresa la idea de que todas las comunicaciones -sean datos, voz o video- serán transportadas por Internet en un futuro".

Comprar los 70 kilómetros de fibra óptica que requería el proyecto inicial implicó un mayor reto. "Entonces este material era muy demandado y los proveedores lo entregaban hasta 12 meses después", recuerda. ¿Cuál fue la estrategia? Simple: aprovechar las alianzas estratégicas. Mediante uno de los socios, Iberdrola, no sólo consiguió el material requerido en tres meses, sino que también aprovechó para enviar al personal técnico a capacitarse en el extranjero.

Para 2002, Navega inició relaciones con los grandes operadores de telefonía de la región que ofrecen conexión a Internet de alto nivel, también llamados carriers. Esto, gracias a la entrada de los cables submarinos a Guatemala y a la instalación de los primeros equipos en el NAP (Punto de Acceso a Redes, por su nombre en inglés) de las Américas en Miami, donde convergen más de 100 compañías de mensajería, proveedores de servicios de Internet y empresas de telecomunicaciones.

Un año más tarde, la firma centró su mirada en un nuevo objetivo: la internacionalización. Para ello, desarrolló un ambicioso plan que incluyó la apertura de sucursales en prácticamente todo Centroamérica, llegando a Honduras, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Panamá.

Hoy, Navega se posiciona como uno de los principales carriers de la región, cuenta con una red terrestre de fibra óptica de más de 7,500 kilómetros, capacidad submarina propia y un equipo formado por 450 colaboradores. Entre sus clientes destacan compañías privadas, entidades bancarias y operadores de telefonía celular, fija y de televisión por cable.

¿Qué sigue? "Continuar con las siguientes fases de crecimiento para lograr una conectividad más allá de los límites", sentencia Luis Valladares, CEO de Navega desde enero de este año, cuando relevó a Guillermo Paiz.

Claves:

* Atrévete a emprender en segmentos poco explorados.

* Busca aliados estratégicos.

* Convive con los grandes del sector y aprende de ellos.

* Afina tu estrategia y, sólo entonces, lánzate a la conquista de nuevos mercados.

* Una vez que eres el líder, no dejes de plantearte nuevas metas.