Tecnología

Moderniza tu negocio desde el inicio

Antes de abrir tus puertas, no olvides que en la tecnología tienes un aliado que te ayudará a controlar tu inventario, tener comunicación permanente y directa con tus consumidores, así como aumentar tu productividad.
Moderniza tu negocio desde el inicio
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

Sin importar en qué giro emprendas, fortalece estos seis puntos básicos que harán de tu empresa un centro de soluciones eficiente y moderno que día a día sumará más y más clientes:

1 Contrata a un asesor en tecnología. Hoy, cuando decides iniciar tu propio negocio, contratar los servicios de un profesional en soluciones tecnológicas es tan importante como contar con un abogado o un contador. ¿La razón? La tecnología es una herramienta que agregará valor a tu oferta y te permitirá competir frente a las demás opciones que hay en el mercado y, así, tomar la delantera.

Antes de integrar a esta persona a tu equipo de trabajo, entrevístate con él, coméntale cuáles son tus necesidades, objetivos y el presupuesto del cual dispones. Esta información le ayudará a diseñar una propuesta que te aporte soluciones específicas. Por otro lado, también analiza su currículum y pide referencias en sus trabajos anteriores para verificar que se trata de una persona confiable.

2 Conéctate a Internet de alta velocidad. Sin importar el tamaño de tu empresa, necesitarás Internet de alta velocidad. Una conexión telefónica tradicional es muy lenta y limita tus actividades. Mientras que la banda ancha es la mejor opción para aprovechar el respaldo en línea, la VoIP (telefonía por Internet) y otras novedosas tecnologías.

Para los negocios en línea o que realizan una cantidad considerable de transacciones por este medio, el Internet es fundamental. Por ello, asegúrate que tu proveedor ofrezca un servicio y un soporte confiable. (Encuentra la opción que más te convenga en la edición de marzo de Entrepreneur: Conéctate a Internet).

3 Adquiere computadoras modernas. Éstas no deben ser lentas, de mala calidad o reliquias propias de un museo. Más bien su misión será agilizar el tiempo de respuesta en todas las áreas de tu empresa. Lo ideal es que cada empleado cuente con una computadora, la cual tendrá las siguientes características: memoria de 512MB o más, espacio suficiente en el disco duro (80GB o más), un procesador rápido (por lo menos de 2 GHZ) y una pantalla de calidad, a fin de proteger la vista del usuario.

Antes de comprarlas, pregúntate: "¿para qué las necesito?". No es lo mismo destinarlas para utilizar un procesador de textos (Word) o aplicaciones de diseño (Photoshop, InDesign). Con base en tus requerimientos, los equipos serán diferentes en cuanto a características y precio.

4 Protege tu información. Todos los datos de tu negocio -como información financiera de tus clientes- deben estar seguros y respaldados. A través de un dispositivo firewall que controla las comunicaciones (de hardware para tu red y de software para cada computadora) y un antivirus (muchos vienen en paquete y te previenen de amenazas vía Internet) protege tanto tu red local como cada una de tus computadoras. También controla el acceso inalámbrico a la red.

5 Construye tu página de Internet. Cada negocio debe tener su sitio Web. Empieza por uno sencillo que sea como un folleto digital, donde presentes quién es tu empresa, qué productos o servicios ofreces y datos de contacto. Aunque después es recomendable crear un portal que contenga información relevante para tus clientes, socios y empleados.

Contrata un diseñador Web para que realice esta tarea. En el mercado encontrarás profesionales que se adaptarán a tu presupuesto. Conforme tu compañía crezca, descubrirás que si tu página de Internet cuenta con más información destinada al cliente, esto generará satisfacción en los usuarios, pues encontrarán la respuesta a sus preguntas.

6 Crea una cuenta corporativa de correo electrónico. Toma en cuenta que un dominio "@correogratis.com" causará un impacto negativo en tus clientes por dos razones: genera desconfianza y aumenta las dudas sobre tu profesionalismo. Siempre será mejor que tu dirección esté acompañada del nombre de tu empresa: "usuario@miempresa.com". Cuando contrates el hospedaje de tu sitio Web, pide a tu proveedor que te active cuentas de correo para ti y tus empleados.

Ramon Ray. Columnista de "Tecnología Básica" de Entrepreneur, autor de Soluciones de Tecnología para Empresas en Crecimiento y editor de: Smallbiztechnology.com.

www.SoyEntrepreneur.com