Plan de Negocios

Baño sauna, terapias corporales y masajes

Cómo y por qué empezar un negocio de baño-sauna, terapias corporales y masajes
Baño sauna, terapias corporales y masajes
Crédito: Depositphotos.com

¿Por qué?

Debido al ritmo acelerado de la vida moderna, las personas de las grandes ciudades viven en un estado de estrés constante. En México, el 43% de los adultos lo padecen, según estadísticas de la UNAM.

Esto ha generado una fuerte demanda por servicios terapéuticos encaminados a reducir estas situaciones como la creación de todo tipo de masajes y terapias corporales.

 

Los saunas, una tradición finlandesa, son una alternativa de relajación. Además, entre los beneficios que ofrecen a la salud es que logran que el cuerpo libere toxinas. Incluso existe la creencia de que purifican el alma. Cada vez hay más proveedores de insumos para estos negocios, lo que genera más variedad de productos y mejores precios.

 

Baño sauna

 

¿Cómo hacerlo?

Existen tres modalidades para abordar este negocio:

 

1. La venta directa a gimnasios y Spas, a constructoras de condominios y casas o incluso a empresas de los materiales necesarios para montar los saunas.

 

2. Diseñar tu centro de relajación express, en donde el cliente pueda disfrutar del sauna y un baño en menos de una hora. Para una experiencia totalmente original combina los sistemas del sauna con el temazcal, la terapia con aromatizantes, las hierbas medicinales y la música ambiental. Destina espacios específicos para meditación y yoga como valor agregado de tu oferta.

 

3. Conviértete en distribuidor de estos negocios y comercializa accesorios, piedras exóticas, hierbas, aromatizantes, toallas o iluminación.

 

Terapias corporales y masajes

 

¿Cómo hacerlo?

Se requiere no sólo de un toque especial en las manos, sino un equilibrio mental que ayude a relajar los músculos y los nervios. Aunque no seas tú el masajista, debes facilitar un clima de relajación que abarque las dimensiones físicas, mentales y espirituales.

 

Si decides ser tú quien dé el servicio, debes estar capacitado en las diversas técnicas de masaje y terapia corporal. Muchos masajistas profesionales te podrán orientar y entrenar. Tus clientes potenciales pueden ser ejecutivos de todos niveles, profesionistas independientes, gente que trabaje en un local todo el día, madres de familia, atletas, hasta clínicas de rehabilitación deportiva.

 

Una opción sería ofrecer masajes y terapia corporal a domicilio. Para esto debes contar con un medio de transporte, un camastro portátil, toallas, aceites y cremas, velas aromáticas y música relajante. Si cobras unos $500 por sesión, puedes estar facturando fácilmente unos $40,000 al mes con sólo dar cuatro masajes al día, de lunes a viernes.

Otra opción es lograr convenios con centros comerciales, aeropuertos y en estaciones de autobuses foráneos para instalar un pequeño espacio de masajes.

 

Algunas tendencias interesantes incluyen la hidroterapia (aprovechando las propiedades curativas del agua por medio de baños, duchas, compresas, inhalaciones, envolturas de hielo, baños de vapor, hidromasaje, etc.), la aromaterapia (técnica basadas en aceites esenciales que actúan en el organismo por medio de la piel y del sistema olfativo), la cromoterapia (basada en los efectos producidos por la luz y los colores en el organismo), así como los masajes que usan sustancias como el chocolate, el vino o la tierra.