Consultoría

Por qué tener un protocolo familiar

La mejor forma de equilibrar la relación empresa-familia es con reglas del juego claras e informadas. Conoce las tácticas que utilizó librería El Sótano para profesionalizar el negocio sin perder los vínculos emocionales.
Por qué tener un protocolo familiar
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La librería El Sótano es una empresa familiar 100% mexicana que logró competir y crecer en su mercado durante más de 41 años. ¿El secreto? Profesionalizar el negocio, tomando como base una serie de valores familiares con los cuales se constituyó un Protocolo Familiar que sirve, entre otras cosas, para establecer "las reglas del juego" a seguir.

Su objetivo es crear acuerdos voluntarios para regular las relaciones entre la familia y la forma en que se dirige la empresa en cuanto a sucesión, sueldos y definición de puestos de trabajo. "Tenemos valores familiares que todos respetamos y gracias a eso nunca se ha presentado un conflicto mayor al de la operación cotidiana", explica Pedro López Ramírez, quien desde hace ocho años es director general de la compañía.

Gracias a este planteamiento, la empresa que inició en 1967 con menos de 10 empleados y que ahora cuenta con más de 300, es una de las más importantes en su giro a nivel nacional. Opera librerías en el Distrito Federal, Querétaro y León, y este año planean extenderse a Guadalajara y Puebla.

"La compañía está integrada por mi mamá, mi papá, mis dos hermanos y yo. Los cinco hemos trabajado mucho para hacerla crecer y ampliar los puntos de venta de libros en el país", señala López Ramírez. A partir de que Manuel López Gallo, fundador de la librería, permitió que sus hijos se involucraran en el negocio, se definieron las reglas para operar en la empresa.

De esta manera, el cambio generacional se fue dando poco a poco. "A mí me gustó desde pequeño este negocio y cuando se tomó la decisión de quién iba a hacerse cargo de él, yo me propuse y todos me apoyaron", explica Pedro López. Eso se pudo lograr conversando, sin mezclar los asuntos personales con el negocio. La resolución fue que cada quien ocupara el cargo que le correspondiera por aptitudes.

Así los hermanos de Pedro se dividieron el resto de las funciones: uno de ellos es administrador de empresas y puso las bases en las cuestiones técnicas y administrativas de las librerías; mientras que el otro tuvo la visión tecnológica para implementar la página Web (www.elsotano.com) que comenzó a funcionar en el 2002 y que permite realizar ventas en línea. También automatizó los inventarios y actualizó los puntos de venta.

A pesar de que las acciones de la librería están repartidas en partes iguales entre los cinco miembros de la familia, lo más importante es que, gracias al establecimiento de acuerdos y del Protocolo Familiar, se organizó correctamente la operación de la empresa. "Ser muy claros en los estatutos ha sido fundamental para llegar a una sucesión tranquila y sin problemas", considera el empresario de 37 años.

Divide y vencerás
Uno de primeros acuerdos a los que llegaron como familia-empresa fue que sólo ellos podían tomar las decisiones importantes del negocio. "Nadie más se puede involucrar. Ni esposas, ni familiares, ni primos. Nadie. Eso hace que la operación sea más transparente, más rápida y más clara" señala. 

El empresario asegura que la prioridad de la empresa es la familia, pero siempre separando una cosa de la otra. "Quien no logre involucrarse así, lo escuchamos para conocer qué quiere y si eso va bien con los intereses de la empresa, lo apoyamos y le damos luz verde para que haga lo que quiere hacer. Pero, si no se puede, lo platicamos con respeto y modificamos lo necesario para llegar a acuerdos", concluye Pedro López, quien estudió Letras Hispánicas.

Claves
* Plantea un Protocolo Familiar y así reducirás al mínimo los conflictos. Recuerda que con reglas claras mantendrás la unión familiar.
* Estimula la comunicación entre los familiares, socios o dueños de la empresa para conocer sus intereses personales y los que tienen dentro de la empresa, a fin de llegar a acuerdos.
* Fomenta entre los integrantes un compromiso real que permita cumplir con las reglas pactadas.
* Realiza juntas cada tres meses para medir el clima en el que se desenvuelve la empresa. Es importante ver y sentir el deseo de cada uno de los miembros de la familia-empresa, para hacer cambios en lo individual y en el negocio.


www.SoyEntrepreneur.com