Consultoría

Encuentra talento fuera de la familia

Existe gente con experiencia y talento en todas partes. ¡Pero qué mejor que esté dentro de tu empresa! Grupo Veerkamp te dice cómo reclutar al equipo que necesitas para asegurar el crecimiento de tu negocio.
Encuentra talento fuera de la familia
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

En 10 años, los Veerkamp construyeron todo un imperio en torno a la música. Administran la principal distribuidora de instrumentos de México, manejan más de 50 marcas de prestigio internacional, casi 9,000 artículos diferentes y le venden a más de 900 tiendas. ¿Cómo lo lograron? Reclutando personal talentoso fuera de la familia.

Hoy, profesionales sin el apellido Veerkamp lideran áreas claves de la empresa, como gerencias de tiendas o departamentos como contabilidad o finanzas. Pero no sólo eso. El mismísimo presidente del Consejo de Administración es externo.

"Son personas con gran experiencia que se han ganado toda nuestra confianza", sostien Gerhardt Veerkamp, gerente general de Grupo Veerkamp. "Además, todas sus opiniones las dan con la única finalidad de ver crecer nuestra compañía, sin intereses personales de por medio".

Para sus directivos, el principal objetivo de incluir profesionales externos es preservar el negocio. "No podemos darnos el gusto de esperar a que alguno de nuestros hijos quiera o no formar parte de la empresa", explica Gerhardt. "Si queremos que la firma siga adelante debemos buscar el recurso humano que nos garantice que el negocio crecerá".

Esta estrategia hizo que la firma llegara a la tercera generación. Y lo que un día comenzó como una distribuidora de instrumentos musicales en el Centro Histórico de la Ciudad de México, con Alfredo y Federico Veerkamp como fundadores, es hoy un grupo empresarial propietario de la Casa Veerkamp en la calle de Mesones, ocho tiendas al menudeo llamadas Palacio de la Música y una fábrica de cuerdas. En total, dan trabajo a más de 180 personas.

¿Algo más? La firma incluyó en cuatro de sus sucursales academias con métodos de enseñanza musical propios para personas de todas las edades y un curso especial para adultos mayores.

Las lecciones del cambio
El camino no siempre fue sencillo para esta empresa, pues su primera sucesión se vio un poco accidentada por la falta de planeación y estatutos. Y aunque no se presentaron problemas serios, el resultado fue que tuvieron dos gerentes generales durante la segunda generación.

"Cuando mi abuelo y mi tío abuelo decidieron que era tiempo de retirarse hicieron lo que la mayoría de las empresas familiares: le dejaron el cargo a sus dos hijos que trabajaban en la compañía", cuenta Gerhardt. Así, la forma de manejar la compañía continuó igual. "No pasó nada grave, porque la empresa tenía una inercia y crecimiento constante. Pero que el poder total estuviera dividido en dos personas con el mismo cargo, complicaba la operación", recuerda.

Estudios sostienen que el 86% de las compañías mueren antes de pasar la segunda sucesión o la "peligrosa tercera generación" -como le llama Gerhardt. Por eso, en Grupo Veerkamp vieron la necesidad de profesionalizarse: "Nunca es demasiado tarde. Además, era necesario hacerlo para asegurar que nuestra empresa alcance otros 50 ó 100 años", afirma el nieto del fundador.

De esta forma, cuando él heredó el puesto, aunque todavía no fue bajo un plan de sucesión formal, tomó la determinación, junto con sus tres primos que también trabajan en la empresa y de sus tíos retirados, de pedir ayuda a asesores externos para descubrir sus fortalezas y sus debilidades.

Como consecuencia, hace ocho años redactaron su Protocolo Familia o Carta Magna, que es donde se especifica claramente qué es lo que se espera de las personas que ahí trabajan, quién puede entrar y quién no, así como los manuales operativos y de sucesión.

Uno de los puntos importantes que toca su documento es que podrán entrar a la compañía los hijos de los accionistas siempre y cuando cumplan con las necesidades específicas de la firma, tengan una carrera profesional en cualquier área y por lo menos tres años de experiencia fuera de la empresa.

Otro de los estatutos habla sobre qué lugar deberá ocupar cada quién, es decir, donde más pueda aportar a la compañía y mejor pueda aplicar sus conocimientos, experiencia y habilidades. En Veerkamp ocupan puestos directivos sólo cuatro miembros de la familia, quienes también son socios y forman parte del Consejo de Administración, al igual que uno de los integrantes de la segunda generación.

"Ernesto es un gran conocedor de instrumentos musicales y excelente comprador, por eso él es el Gerente de las Compras; Tomás, por su personalidad y creatividad, ocupa la Gerencia de Marketing y Sandra es muy metódica y tiene gran capacidad negociadora, por eso es la Administradora de Compras", dice.

Lo que tienen estrictamente prohibido es que entren familiares políticos para "evitar conflictos de interés personal". Además, sólo miembros de la familia pueden ser accionistas de Grupo Veerkamp.




www.SoyEntrepreneur.com