Franquicias

Tradición a la mesa

Lo que comenzó como un puesto ambulante se convirtió, 67 años después, en una red de restaurantes que ya empieza a crecer por todo México. Conoce la historia de Boca del Río.
Tradición a la mesa
Crédito: Depositphotos.com
  • ---Shares

La industria de los alimentos representa una de las oportunidades para emprender más rentables y de mayor crecimiento en México. Y las cifras lo demuestran: moviliza cerca de $156,000 millones anuales y representa el 22% del total de franquicias en el país, el segundo segmento más grande luego del área de servicios.

Después de 64 años en el mercado, Alfredo Castillo, Director General de Boca del Río e hijo de los fundadores Paulino Castillo y Carmen Contreras, lo tenía muy claro. Era dueño de un restaurante que había logrado seducir a un buen número de comensales capitalinos a lo largo de los años. Servía buenos cócteles, sopas y pescados a la plancha en su único local de la calle Rivera de San Cosme, en el Distrito Federal.

Pero no era suficiente. "Estaba seguro de que la mejor manera de crecer sin invertir tanto dinero era a través del modelo de franquicias", cuenta. "Ésta era la fórmula que necesitábamos para fortalecernos, tener mayor cobertura y atraer a más clientes".

Fue así como, con ayuda de la consultora de negocios Feher & Feher, el empresario transformó a Boca del Río en una franquicia que en sólo tres años suma cuatro sucursales ubicadas en Santa Fe, Reforma, Nápoles y Satélite. Además, planea abrir su quinta unidad en Polanco e incursionar en Puebla, Querétaro y Guadalajara.

Al gusto del cliente
Un mexicano consume en promedio 7 Kg de pescados y mariscos por año, y se comercializan en el país alrededor de 220,000 toneladas productos como camarones, mojarras, atunes, sardinas, ostiones, calamares y jaibas, sólo por mencionar algunos. 

Cada mes, Boca del Río recibe en sus restaurantes a cerca de 800 comensales ávidos de frutos del mar, que consumen en promedio $200 por persona. Estas cifras hacen que cada unidad facture anualmente entre $1.5 millones y $2 millones. "Es un negocio rentable y una buena oportunidad para quien esté dispuesto a invertir no sólo su dinero, sino también su tiempo", explica Alfredo Castillo. "Si se cuenta con la inversión necesaria, pero no con la disponibilidad de tiempo, sugerimos buscar un socio operativo que se encargue de la administración, del personal, de los clientes y de todo lo relacionado con el negocio. Pero debe dedicarse al 100 por ciento".

Y lo mejor: "La experiencia previa no es lo más importante, sino las ganas de crecer", dice. Si cumples con estas características y te interesa emprender en Boca del Río, contempla que con una inversión de $6 millones obtendrás todo lo que necesitas para abrir uno de sus restaurantes, desde el desarrollo del proyecto, el equipo para la cocina y el mobiliario hasta la adaptación y remodelación del local.

Una franquicia de Boca del Río opera con una plantilla de 45 empleados -entre cocineros, garroteros, meseros, etc.- necesarios para atender alrededor de 60 mesas, en un local de aproximadamente 400 m2. En caso de que el interesado no tenga un establecimiento para iniciar, la empresa lo ayuda a encontrar el lugar ideal mediante estudios de mercado no sólo en el Distrito Federal, sino en toda la República.

Dentro del pago que se realiza por el uso de marca, la firma ofrece un sistema de capacitación continua tanto para sus franquiciatarios como para los empleados de cada unidad. En una primera etapa, se entrena en todo lo relacionado con la administración del negocio. Posteriormente, se da seguimiento y asesoría para aclarar cualquier duda, mientras el personal acude constantemente a cursos organizados por la Asociación Mexicana de Restaurantes y la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC).

El directivo asegura que uno de los mayores fuertes de Boca del Río es que se provee de pescados y mariscos diariamente, lo que garantiza la frescura y calidad de sus alimentos. Esto, a su vez, es un atractivo para los clientes, pues al mismo tiempo que comen en un ambiente familiar, pueden estar seguros de que lo que están consumiendo es sano, 100% mexicano y con el sabor de siempre.

Claves para crecer
* Elige bien a tus colaboradores para asegurar el éxito.
* Al replicar tu negocio no pierdas la calidad ni el sabor.
* Mantén buena comunicación con tus franquiciatarios.
* Crea planes de capacitación continua.

Costos:
-
Inversión inicial: $6,000,000
- Cuota de franquicia: US$50,000
- Pago de regalías: 5%
- Pago de publicidad: 1.5% de publicidad local y 0.5% de institucional
- Retorno de inversión: 36 meses
- Unidades totales en México: 4
- Empleados: 45 personas por sucursal

Contacto.
01 (55) 5535 4525.
www.restaurantebocadelrio.com.mx

 

www.soyentrepreneur.com